Huelgas, paro y ocios

Huelgas, paro y ocios

Noviembre 27, 2018 - 11:45 p.m. Por: Poncho Rentería

Como tenemos huelga estudiantil y de maestros y alumnos, habrá caos en el transporte. Lleven tenis porque la caminata será larga. Frescura, no habrá pedreas ni encapuchados anarquistas, eso prometieron los líderes de la huelga universitaria. Seguro que a Carlos Mayolo, Poncho Ospina, las primas Barberena, Clara María Ochoa y todos los que soñaron el ‘Caliwood’ con Focine, gozaron como yo, el trío Bertolucci, Francesco Rossi y Visconti. Ya está en el cielo, en la zona de vinos, quesos y la pizza napolitana, Bernardo Bertolucci. Nos dejó una regia clase de ciencia política, su película ‘Novecento’, que deben ver mañana todos los huelguistas. Buena noticia: en el próximo Hay Festival de Cartagena veremos cinco películas de este talentoso que se murió de 76 años, digamos que muy joven. Punto.

Aplaudo a mi amigo Miky Calero por aceptarme una crítica que le hice en el programa radial ‘Oye Cali’. Le reclamé que los ecologistas de Cali y de Colombia han sido muy tímidos al censurarle a la guerrilla de don Gabino sus bombardeos al oleoducto petrolero, que han ido destruyendo ríos, fauna, caminos y tierras de humildes campesinos. Bien por Miky, que desde su religión ecologista condena ese estúpido infantilismo, ese ordinario sabotaje a un país quebrado como Colombia. Hoy paro general, que no va a molestar a los burgueses o pudientes o ‘Ricarditos del dinero’. Harán deporte y Netflix, las víctimas son los que deben ir al trabajo y los obreros. Punto.

En París, mayo del 68, su líder Dani ‘El Rojo’ lanzó en la Sorbonne una consigna: “Nosotros, la rebelde juventud estudiantil europea, queremos una universidad sin clases sociales ni jerarquías”. Pero unos sectarios seguidores la mejoraron así: “Queremos una universidad sin clases, ni tareas, ni cuadernos, ni profesores, ni tableros, porque todos son títeres de la mentirosa democracia al servicio del capitalismo opresor”. Hoy veo ese mayo del 68 en París como una aventura pequeño burguesa de ilusos jovencitos ‘jai’ que gozaron tirándoles piedra a los gendarmes. Punto.

En los 49 días de huelga la base universitaria ha tenido mucha radio para opinar. Prudencia muchachos, no se dejen robar el movimiento por los encapuchados. Hoy veremos pancartas con este letrero: “Perdonen si alguna molestia les causamos, pero somos luchadores por la educación de sus hijos, nietos y sobrinos”. La molestia es brutal para los de bus que viven en lejanías. Ojo: vale su lucha pero ganarían si no bloquean el transporte. Punto. Otro puente se derrumbó cerca de Villavicencio. Varios edificios se cayeron en Medellín y Cartagena. Por eso, mi amiga Marisa Arabia me dijo: “Hoy en Cali sí hay exigencias severas a los constructores”. Bravo, porque a los de Medellín se les caen hasta los pesebres navideños.

VER COMENTARIOS
Columnistas