Combatir la inequidad social, otro reto del próximo Alcalde de Cali

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

Combatir la inequidad social, otro reto del próximo Alcalde

Octubre 06, 2019 - 11:55 p.m. Por:
Redacción de El País
Caleños Colombianos Referencia

En 2018, el ingreso promedio de un caleño fue de $1,3 millones. Una persona que se auto-identificó como afro, ganó 33 % menos que un caleño reconocido como blanco.

Raúl Palacios / El País

Cali es una ciudad donde las brechas sociales están muy marcadas. Por este motivo, uno de los frentes imperantes que deberá atender el próximo mandatario local será generar mayor equidad en términos de servicios, salud, transporte público, espacio público y creación de oportunidades.

Esto es lo que se deduce del análisis realizado por el Observatorio de Políticas Públicas de Icesi, Polis, en términos de inequidad. En este se resalta, entre otros, que en los territorios donde vive más de la mitad de la población de la ciudad (1.3 millones de habitantes), es donde hay menos bienes públicos.

Vale la pena precisar que este análisis hace parte de una alianza entre El País y Polis para analizar los retos del próximo alcalde que tendrán los caleños.

Le puede interesar: Así está el 'pulso' de las fuerzas políticas por la Alcaldía, a tres semanas de las elecciones

De acuerdo con las proyecciones de población contempladas por la Alcaldía, el 55% de la población en Cali vive en los estratos 1 y 2, y según la distribución de la población por estrato de la encuesta Calibrando, la mayor proporción de los habitantes de barrios vulnerables son de minorías étnicas, lo que convierte a Cali en una ciudad segregada racialmente.

En ese sentido, Lina Martínez, directora de Polis, hizo hincapié en que en Cali “hay mucho para los que tienen y muy poco para los más pobres”.

Esto se reafirma si se tiene en cuenta algo tan elemental como es el espacio público, pues un caleño que vive en estrato 1 cuenta con 1,58 metros cuadrados de espacio público efectivo, y una persona que reside en estrato 6 tiene, en promedio, 44,08 metros cuadrados de espacio público.

Inequidad en Cali

Para Martínez la inequidad en la ciudad es “posiblemente uno de los mayores impedimentos en muchos de los avances de política social y del tejido que buscamos crear como sociedad. Hay múltiples investigaciones que muestran que hay una correlación más alta entre inequidad y violencia que pobreza y violencia. La inequidad obvia que hay en Cali muestra la falta de interés político de, al menos, hacer una provisión de bienes y servicios dignos para la población”.

Entre tanto, los datos recogidos por Polis evidencian que la provisión de bienes y servicios que entrega el Gobierno no se ubican en las zonas en las que está el mayor número de beneficiarios. Por ejemplo, en los lugares en los que habitan las personas más vulnerables de la ciudad, es donde más homicidios se cometen, pues durante el 2018 se registraron 786 asesinatos en las comunas cuyos estratos son el 1 y 2.

Por su parte, Harvey Vivas, investigador del Laboratorio Urbano de la facultad de Ciencias Sociales Económicas de Univalle, señaló que en Cali “la educación de calidad se vuelve un bien escaso y de tipo ‘club’, en el sentido en que es excluyente en el consumo. Las personas más pobres no tienen cómo entrar a competir con la clase media y mucho menos con la élite, que forma a sus hijos en los mejores colegios y universidades”.

El economista agregó que otra inequidad muy acentuada en la ciudad es el acceso a transporte. “La forma en que se ha trazado el sistema de transporte masivo, las coberturas, los problemas de frecuencia y la estructura de mercado oligopólica, han llevado a que los tiempos de desplazamiento de las personas más vulnerables son los más altos, así como mayores costos en sus viajes. Esto implica que en términos de bienestar, en la estructura familiar los más vulnerables son los que menos pueden disfrutar de las facilidades urbanas y de los equipamientos básicos en educación, salud, recreación y todas las amenidades que la ciudad ofrece”.

Inequidad en cifras

  • El 44 % de los caleños solo ha terminado educación secundaria, mientras que el 19 % accede a educación superior profesional.

  • Por su parte, el 46 % de los caleños que se reconocen como mestizos han accedido a educación profesional y solo el 13 % de los afro y el 3 % de los que se reconocen como indígenas han accedido al sistema educativo superior.

  • En el 2018, el ingreso promedio de un caleño fue de $1,3 millones mensuales, pero con grandes diferencias por raza/etnia. Una persona que se auto-identificó como afro, ganó 33 % menos que un caleño reconocido como blanco.

Posibles soluciones: Mayores inversiones focalizadas en población vulnerable

Para desarraigar las profundas diferencias que hay en Cali, analistas advierten que se debe apuntar a propuesta que se enfoquen en solucionar problemas elementales de la población más vulnerable de la ciudad, como educación y movilidad.

Lina Martínez, directora de Polis, remarcó que “disminuir las inequidades sociales solo se consigue con intervenciones que correspondan a las necesidades de las zonas donde habita la población más vulnerable. Las intervenciones deben sostenerse en el tiempo”.

La analista hizo énfasis en que el gobierno local “tiene la responsabilidad de hacer inversión focalizada territorialmente, haciendo uso de procesos de evaluación continua y monitoreo para dar cuenta de los avances en acciones tomadas y rendir cuentas sobre inversiones, resultados e impactos”.

Entre tanto, el economista Harvey Vivas sostuvo que para generar mayor equidad en movilidad se debe migrar a un sistema público multimodal.

“En Cali, al transformarse en Distrito Especial y mirando las apuestas que tiene con la eliminación de las comunas y la vinculación de la zona rural, si no hay un sistema de transporte masivo de alta articulación y multimodal, van a prevalecer las mismas inequidades en el acceso a los bienes públicos locales. También se deben combinar políticas de modernización y sistemas de control inteligente”, afirmó Vivas.

Entre tanto, para cerrar la brecha educativa el analista apuntó a estrategias de fortalecimiento del sector público. “Se debe impulsar la calidad educativa en instituciones oficiales para que las personas del Oriente y la ladera tengan elementos para competir con quienes sí tienen acceso a buen nivel educativo. Esto se logra con sistemas de intervención directa y de promoción, a través de subsidios focalizados adicionales a los que genera el Gobierno Nacional”.

Ficha técnica de la encuesta Calibrando

  • Grupo objetivo: hombres y mujeres mayores de 18 años, residentes de Cali.

  • Técnica de recolección: encuestas directas (cara a cara) en puntos centrales.

  • Tamaño de la muestra: más de 1200 encuestas por año.

  • Margen de error: 2.8 %, con un nivel de confianza de 95%.

  • Número de preguntas por encuesta: 2014, 51 preguntas; 2015, 56; 2016, 84; 2017, 88; 2018, 109 y 2019, 97.

  • Sistema de muestreo: muestreo estratificado, multietápico. Primera etapa, selección de 36 puntos en toda la ciudad. Segunda etapa, definición de cuotas a cumplir por estrato socioeconómico, género y raza/etnia. Tercera etapa, selección aleatoria simple de una persona de 18 o más años de edad, residente en Cali.
Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad