Se incrementan multas por exceso de velocidad en Cali

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

Caleños siguen 'acelerados': van 6267 sanciones por exceso de velocidad

Octubre 21, 2019 - 11:55 p. m. Por:
Redacción de El País
Velocidad en Cali

Aunque el límite de velocidad en Cali es de 60 Km/h, hay quienes exceden dicho tope en los corredores principales.

Archivo El País

El afán por llegar más rápido a un destino y la imprudencia de presionar más de la cuenta el acelerador sigue siendo uno de los malos comportamientos de los conductores que más se están sancionando en Cali en lo que va de este año.

Entre el 1 de enero y el 31 de agosto de este año se han impuesto 40.072 comparendos a quienes han sido captados por las cámaras de fotodetección excediendo los límites de velocidad establecidos en las vías de Cali. Esta cifra representa un incremento de 6267 multas más que las que se notificaron durante el mismo periodo del 2018, cuando hubo 33.805 sancionados por este comportamiento.

Lea además: Nueva polémica por 'taches' en Cali: reducen tramo de vía Cañasgordas a un carril

De hecho, esta es la tercera infracción que más han cometido los conductores caleños, luego de no detenerse ante una luz roja o amarilla de semáforo, una señal de Pare o un semáforo intermitente en rojo (54.276 multas) y transitar por sitios restringidos o en horas prohibidas por la autoridad competente (40.891 multas).

De acuerdo con el registro del Observatorio de Movilidad Sostenible y Seguridad Vial, los vehículos que más son sorprendidos en Cali excediendo los límites de velocidad son los automóviles, pues este año les han sido impuestas 31.661 sanciones a sus conductores; entre tanto, a los motociclistas que han sido detectados infringiendo esta norma en lo que va del 2019 se les han expedido 8376 multas.

Según el secretario de Movilidad, William Camargo, en el incremento dramático en esas sanciones convergen factores como la falta de educación y cultura vial, así como los vehículos que tienen mayores tasas de aceleración.

“Esto va de la mano con una baja conciencia de los conductores frente a la vulnerabilidad de algunos actores a la hora de un siniestro vial. Cuando vamos en un vehículo asumimos que estamos en un entorno seguro y se nos olvida que la pérdida de control de los vehículos genera mayor daño a los peatones y ciclistas”, dijo el funcionario, quien señaló que los corredores donde más se registran multas son las avenidas Ciudad de Cali y Circunvalación y la Autopista Simón Bolívar.

La multa por exceder los límites de velocidad establecidos en el Código Nacional de Tránsito asciende a 15 salarios mínimos diarios legales vigentes, es decir $414.045.

El funcionario indicó que cuando se habilite el tercer carril de la vía Cali - Jamundí hay una “posibilidad muy alta de que se aumenten las velocidades”, por lo que señaló que para contrarrestar accidentes y excesos se habilitarán semáforos. “Tres carriles nos permiten una mejor composición de tráfico, pero no son una invitación a que aumentemos la velocidad”, afirmó.

Cabe recordar que, según el Código Nacional de Tránsito, la velocidad máxima autorizada en la ciudad es de 60 kilómetros por hora en vías urbanas, mientras que en los corredores internos de los barrios y entornos escolares el límite de velocidad es de 30 kilómetros por hora.
Al respecto, el director de la Agencia Nacional para la Seguridad Vial, Ansv, Luis Felipe Lota, manifestó en su momento que “nos interesa que las velocidades en las ciudades sean cada vez más bajas. Esto, si se tiene en cuenta que el 50 % de las muertes en Colombia se dan en las ciudades y, la mayoría de estas, son consecuencia del exceso de velocidad o del irrespeto a las señales de tránsito”.

El funcionario hizo hincapié en que “Cali debería tener una velocidad máxima de 50 kilómetros por hora. En el mundo, en general, en las zonas urbanas se trabajan velocidades máximas de 50 kilómetros por hora y de 30 kilómetros por hora en las zonas residenciales. Por su parte, en zonas interurbanas la tendencia en el mundo es llevar la velocidad a 80 kilómetros por hora”.

De acuerdo con la Agencia Nacional de Seguridad Vial, Ansv, el incremento de un 1 % en la velocidad media de un vehículo aumenta en un 4 % el riesgo de accidentes mortales y en un 3 % de accidentes con lesiones graves.

Para James Gómez, analista de seguridad vial y representante de la firma Urbavial, el alto número de sanciones impuestas este año por exceder los límites de velocidad permitidos refleja que “las personas todavía no tienen consciencia de las repercusiones que tiene manejar con exceso de velocidad en una ciudad como Cali y también puede obedecer a que hay un mayor control por parte de las autoridades, algo que es positivo”.

Gómez indicó que las cámaras de fotodetección “han sido claves para que no se incremente el número de siniestros, sobre todo en puntos críticos de accidentalidad. Estas herramientas son claves para inhibir el comportamiento de los conductores, pero como las cámaras solo se pueden utilizar cumpliendo unos requisitos preestablecidos, se perdió la sorpresa para el ciudadano y esto hace que la gente se relaje en cuanto al control”.

Entre tanto, el Centro de Experimentación y Seguridad Vial de Colombia, Cesvi, indicó que el tiempo de reacción de un conductor al frenado puede ser de 0,8 a 1,2 segundos, aunque esto está sujeto a la edad, sexo, consumo de medicamentos, sustancias psicoactivas o café, lo cual lo puede alterar las condiciones del conductor.

“Una diferencia de velocidad de 10 kilómetros por hora -entre 50 y 60 kilómetros por hora- puede representar detenerse en 27,9 metros (y no 36,9 metros), lo cual equivale a una reducción del orden de 9 metros (25 %) en la distancia de frenado”, afirmó el centro de investigación.

Asimismo, en un estudio el Cesvi concluyó que aunque no se trata de una relación directa, la velocidad de circulación de un vehículo en un evento de atropello puede determinar lesiones en un peatón.

Esto, pues según la velocidad, la víctima choca con paragolpes (lesiones extremidades inferiores), capó (cadera, costillas, extremidades superiores), hace contacto con el vidrio panorámico (lesión en cabeza, cuello) y, si la velocidad es mayor, se puede provocar el levantamiento del atropellado por encima del vehículo.

“Todo lo anterior puede suceder a velocidades superiores a 30 kilómetros por hora. Además, un atropello a velocidad excesiva (alrededor 80 km/h) es posible causante de amputaciones. Cabe aclarar que a 30 km/h o menos, el atropello desemboca fácilmente en heridas graves del peatón, no solo por el contacto directo, sino por el impacto contra el piso. A velocidades entre 40 y 60 km/h se determinan daños en el frente del vehículo (capó, rejilla, farolas, paragolpes, parabrisas) y el peatón tiende a quedar adelante del vehículo. Cuando la circulación es a más de 60 kilómetros por hora, los daños se localizan en el frente del vehículo, parabrisas y techo, con ubicación final del peatón detrás del automotor”, afirmó Centro de Experimentación y Seguridad Vial de Colombia.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad