Escuchar este artículo

La cuenca del Pacífico

Diciembre 06, 2019 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

Agua y protección son palabras claves en el Pacífico colombiano. Esta macrocuenca es, junto con la Amazonia y la Orinoquía, la mayor proveedora de recursos hídricos para el país por lo cual hay la obligación de cuidarla y contar con una estrategia que garantice su preservación en el largo plazo.

La buena noticia es que se está trabajando para hacer el diagnóstico real sobre su situación y existe un Consejo Ambiental Regional de la Macrocuenca encargado de trazar el plan estratégico para su conservación a largo plazo, así como de velar para que se cumpla. Que es un proyecto tanto necesario como ambicioso no hay duda, la cuestión es si todos los departamentos que hacen parte de la gran cuenca del Pacífico tienen la capacidad técnica, económica y política para desarrollar las acciones que se definan. O cuáles serán los compromisos y la participación de la Nación en ese propósito.

Estamos hablando de un territorio de 740 kilómetros longitudinales, conformado por Nariño, Cauca, Valle, Chocó y Risaralda, que además de albergar una de las mayores biodiversidades del mundo tiene 16 cuencas hidrográficas. Ahí nacen los ríos que abastecen de agua a 8,5 millones de personas que viven en la región y a buena parte del país. Son fuentes que están sometidas a la depredación, la indolencia y la indiferencia, y que sucumben frente a enemigos como la minería ilegal, la deforestación y el narcotráfico.

Hoy el agua es el bien más preciado para el mundo y el Pacífico colombiano, pese al daño que se le ha causado, se mantiene como un territorio privilegiado en cuanto a ese recurso. Así se ha reconocido al formular el Plan Estratégico de la Macrocuenca, que busca entre otros asuntos garantizar la disponibilidad hídrica a futuro, establecer una política para el manejo de los vertimientos y asegurar el cumplimiento de la normatividad ambiental. En ello tienen un papel definitivo las Corporaciones Autónomas Regionales, CAR, autoridades ambientales en los departamentos.

La pregunta es si están las CAR del Pacífico en capacidad de responder por esa obligación. No hay mayor duda de la gestión que puede desempeñar la CVC, a la cual se le debe reconocer que su compromiso en el manejo del medio ambiente en el Valle. Así mismo está el Consejo Departamental de Ambiente y Gestión del Recurso Hídrico, Codeparh, que lleva cuatro años haciendo un trabajo juicioso en la formulación de políticas y en la recuperación de las cuencas regionales, trabajo que aún está a medio camino.

Recuperar y preservar la Macrocuenca del Pacífico demanda recursos económicos y técnicos, políticas ambientales sólidas, controles efectivos. ¿Cuentan con ello las Corporaciones Autónomas del Chocó, de Nariño o del Cauca? El Valle puede liderar, como lo viene haciendo, el trabajo y las iniciativas del Plan Estratégico, pero la efectividad será parcial si los demás departamentos no funcionan con la misma eficiencia. Por ello hay que preguntar sobre la participación de la Nación en ese propósito, cuando el Gobierno Central parece más preocupado por controlar o cambiar las CAR que en brindar el apoyo que necesitan para hacer que funcionen bien.

Las ideas hay que concretarlas, porque así sean las mejores de nada sirven si no se ponen en práctica. El Pacífico, su riqueza hídrica y los colombianos que se abastecen de ella, exigen que así sea.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS