En las manos de la gente

En las manos de la gente

Marzo 24, 2019 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

En una impresionante manifestación de fortaleza ciudadana, un millón de ingleses salieron a las calles de Londres para exigir un segundo referendo sobre la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Cientos de banderas de la UE ondearon, al tiempo que los manifestantes protestaban por lo que llaman ‘el engaño’ con el que se votó el Brexit hace tres años y expresando su rechazo a los principales responsables de la crisis. La figura de la primera ministra, Theresa May, fue el blanco favorito de las críticas.

Detrás de esta convocatoria se encuentra People Vote, una ola popular que se ha convertido a la luz de sus organizadores en un gran movimiento que canaliza la inconformidad que existe sobre la crisis de liderazgo que padece Gran Bretaña. “Ahora es cuando tenemos la información que no teníamos hace tres años y cuando hemos sido capaces de comprobar las dificultades y las desventajas de las que nadie habló”, dice uno de los líderes de esta organización.

Los partidarios de una segunda consulta han ido ganando espacio a medida que crece la confusión. El rechazo del parlamento al acuerdo presentado por May para salir de la Unión Europea ha desatado un clima de incertidumbre y la sensación es la de unos tories divididos entre el sí y el no. Con una Primera Ministra que no se atreven a sacar porque no tienen una orientación clara, ni reemplazo ni contenido. En estricto sentido un conservatismo que perdió la sensibilidad de lo que pasa en la sociedad, encerrado en la política profesional de mantener curules.

El asunto es que la UE le dijo a Gran Bretaña que si prorroga la salida hasta el 30 de junio como pide May, debe pagar sus cuotas y elegir eurodiputados en mayo, lo que para los más conservadores es inaceptable. Pero May no desata el nudo. No renuncia, pero tampoco retira a Gran Bretaña de la UE.

Y por el lado de los laboristas la situación no es mejor. La multitudinaria marcha también sirvió para comprobar que su líder Jeremy Corby, desconectado de lo que sucede en su país y apoyando cosas como la dictadura en Venezuela, prefirió hacer campaña en una remota región que atender el llamado de la gente.

Por eso la frase ‘Put in to the people’ (Ponlo en manos de la gente) se convirtió en el gran emblema de la marcha. La falta de respuestas por parte de los políticos ha provocado que la ciudadanía reclame que se le devuelva la voz como una salida a este enredo que tendrá graves efectos en el Reino Unido.

Esta semana May presentará otra vez a la Cámara de los Comunes el acuerdo que le han derrotado dos veces. No es difícil anticipar una nueva derrota. ¿Renunciará? ¿Adoptará el Brexit duro? ¿Cederá a los clamores de un nuevo referendo?

Un amplio grupo de parlamentarios conservadores promueve el respaldo al pacto si la Primera Ministra no está para la siguiente etapa de negociaciones que concretará la salida. También se especula que once ministros conspiran para sacar a May del cargo.

Es la política enrevesada, sin soluciones prácticas para los ciudadanos, pero también la democracia como instrumento para hacer las transformaciones.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas