Y Camilo fue a la guerrilla

Y Camilo fue a la guerrilla

Febrero 05, 2019 - 11:45 p.m. Por: Poncho Rentería

Ayer escuché a un viejo amigo, hoy profesor universitario, muy historiador y buen charlista. Así me dijo: “De la guerrilla que eliminó en Bogotá a 21 jóvenes cadetes, atletas estudiantes, fue militante un arquitecto de Palmira, Armando Correa, presidente de la FUN e íntimo amigo de Camilo Torres, el que siguió a la guerrilla y allá murió disparando a nombre de la ‘revolución’.

Camilo Torres Restrepo, miembro de la ‘jai’ bogotana, disidente en todo, venía de ejercer de capellán y luego, arrastrado por el sarampión político, entró a la guerrilla del Eln en San Gil. Perdió la vida cuando intentó matar a un sargento del Ejército. Camilo Torres hubiera sido útil en la política urbana con la gente pero le pudo el infantilismo extremista, que según Lenin es una enfermedad juvenil desastrosa.

Gobernaba Carlos Lleras y ese 15 de febrero, en San Vicente fue la emboscada, Camilo y siete guerrillos esperaron a la patrulla del Ejército para dispararle. Noticia nacional: “Muerto Camilo Torres en la guerrilla”. Hubo misa en Bogotá y choques con la Policía. Mil universitarios gritaban: “Comandante Camilo Torres, presente, tu ejemplo lo seguiremos”. De él dijo Diego Montaña Cuéllar: “Era una figura valiosa, quería la revolución mañana mismo y es el pueblo el que la hace”. Punto.

Camilo Torres Restrepo, hijo del médico Calixto Torres Umaña y de Isabelita Restrepo, fue víctima de la intolerancia del aparato represivo en tiempos de Carlos Lleras, Pastrana, Valencia. Los detectives del DAS eran arbitrarios y ser de izquierda o del Juco o del Moir daba para coscorrones y palizas. El DAS fichaba y acomodaba el idiota cargo: ‘Agente de la subversión castrista’.

Año 67, gobernaba Carlos Lleras, aquí existía una manguala de rojos y azules, de godos y cachiporros y la burocracia se la repartían al miti-miti, era el reaccionario Frente Nacional que no conocen los jóvenes porque no leen historia y se las enseñan mal en los colegios. Punto.

Inevitable asustarse con el infarto al tipazo querido de Fernando Gaitán, creativo y protector amoroso de ‘La Mencha’. Y de bravucón pasó a pedir cacao a USA el anti-izquierdista Maduro. Gobernar bien es que haya sopa y seco. Hace años, Colombia vendía a Venezuela ocho mil millones de dólares, ahora solo cuatrocientos y no pagan, están quebrados. El socialismo parlanchín, promesero e inepto arruinó a la rica Venezuela. Lo peor, tiene en el poder a mediocres militares e izquierdistas. Sigan la película de los venecos y aprendan porque “camarón que se duerme se lo lleva la corriente”.

VER COMENTARIOS
Columnistas