Que Melissa se divorcia

Escuchar este artículo

Que Melissa se divorcia

Junio 30, 2020 - 11:45 p. m. Por: Poncho Rentería

Mi amiga caleña Melissa se fatigó del encierro con sus dos niñas y marido. La regañé por floja, “tienes nevera llena, televisores, radios, hornos, Netflix y te llega tempranito El País, es un encierro soportable”.
Se divorcia, “no aguanto más” me dijo. La animé diciéndole que amargo encierro el de los secuestrados de La María, el de Íngrid Betancourt, el de 770 militares, los 11 diputados del Valle, los casi tres mil civiles que sabemos en siete departamentos. Oyó, no dio reversa.

Mi amigo ‘Marinillo’, ex de la Juco, becario en la Universidad Patricio Lumumba, en Moscú. Lo conocí allá, calle Tupolev 21, apto. de María Arango Fonnegra. Fue Farc, se desmovilizó, hoy escribe, por experto, sobre Vladimir Uliánov Lenin y “la toma del poder ante la revolución rusa de 1917”. Ayer me opinó vía teléfono: “Gran torpeza que el Gobierno paralice bancos, supermercados, fábricas, comercios y transportes, eso derrumbaría el país y líderes irresponsables empujarían al estudiantado, a los encapuchados, a las masas y al proletariado combativo a la toma del poder”. ¿Podría pasar eso en Colombia? Lo dudo, aquí hay gobierno sólido pero opinen.

Aleluya, comenzó julio de este ‘generoso y calmado año 2020’. En dos años exactos sabremos quién reemplaza a Iván Duque en el sillón presidencial. Recibirá un desastre económico, alto paro laboral y ruda violencia. ¿Quién lo reemplazará? Yo lo sé pero me lo guardo, decirlo afecta mi aproximada imparcialidad. Diviértanse, den tres nombres posibles, metan a Petro, tiene chance, pueblo, votos y fuertes simpatías en medios y trinos.

El encierro no paraliza la política, en respuesta a Yamid Amat en El Tiempo, Sergio Fajardo fustigó a Álvaro Uribe hasta invitarlo en tono inamistoso a que se fuera de la política. El expresidente Uribe le salió al quite, con trinos irónicos y por radio, graduó al matemático Fajardo como candidato de Juan Manuel Santos. Por radio, Ana María Ruiz, soltó el chisme: “El santismo de Fajardo lo avivó su noviazgo con una sobria exministra del expresidente y Nobel J. M. Santos”. Dudo esa versión.

El amor y la política se cruzan, el expresidente Núñez gobernó a Colombia desde Cartagena porque su amante Soledad Román no quiso vivir en la nevera bogotana. Miguel Abadía Méndez, presidente de 1926 a 1930 fue seducido a los 75 años por una jovencita de 20 y padeció su aventura sexual. Le entregó, según Felipe Lleras Camargo, el poder a su hijo, “un zoquete ineptísimo y por eso en 1930 ganó el poder el liberal Enrique Olaya Herrera”. Aleluya, en Colombia ningún aspirante a presidente ha tenido amores clandestinos ni ‘líos amorosos’. Bravo, viva la castidad y colorín colorado.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS