El drama de los colombianos que buscan llegar de manera ilegal a Estados Unidos

Junio 18, 2022 - 11:55 p. m. 2022-06-18 Por:
Redacción El País
Frontera Estados Unidos

Los arrestos de colombianos en la frontera vienen en aumento. Entre enero y febrero pasaron de 4.330 a 10.059, en marzo fueron 15.374 y abril fueron 13.087.

Foto: AFP

Es un cliché, sí, pero eso solo demuestra que es una verdad incontrovertible: el ‘sueño americano’, para muchos no es más que una pesadilla. Basta recordar los nombres de Claudia Marcela Pineda, Juan Carlos Rivera y Jonathan Egidio Betancourt, tres vidas que terminaron para siempre unidas por el sino trágico de su final: todos murieron en la frontera entre México y Estados Unidos, tratando de cruzar ‘El Hueco’, como se le llama al paso ilegal al país del norte.

El de Jonathan fue el caso más reciente. Él murió ahogado en Río Bravo cuando las aguas lo arrastraron después de ayudar a cruzar a su hija de 9 años, a quien cargó en sus hombros por el caudal, al que muchos califican de trampa mortal. Su cuerpo sin vida fue hallado días después por las autoridades fronterizas del lado mexicano. Su esposa y su hija pudieron contactarse con allegados de él que ya estaban en los Estados Unidos y, pagando tal vez un precio demasiado alto, pudieron entrar al país.

Jonathan, igual que Juan Carlos, y antes Claudia, quería mejorar sus ingresos económicos. Sus allegados lo recuerdan como un hombre soñador, que quería garantizar su futuro y el de su familia. Por eso, junto a su esposa, decidieron arriesgarse al peligroso viaje.

Lea también: Sicarios asesinaron a peligroso narcotraficante brasileño mientras estaba en Colombia

Juan Carlos sí llegó a terreno estadounidense, pero allí murió. Él tomó otra alternativa: escalar el muro. Esa estructura es una de las más aterradoras para los migrantes, porque se puede elevar hasta por nueve metros sobre el piso y hay que subir con unas escaleras improvisadas.

El colombiano superó el ascenso, pero al bajar perdió el equilibrio. Un golpe en la cabeza al caer habría sido la causa de su fallecimiento. Sus acompañantes lo abandonaron y la patrulla fronteriza lo encontró y lo reportó a su familia.

4.700.000 de colombianos viven actualmente en el exterior, de acuerdo con datos oficiales de la Cancillería.


El caso de Claudia fue incluso más dramático. Ella murió de sed en el desierto de Arizona, que queda entre Estados Unidos y México, junto a su hija de 11 años. Su hijo, que las acompañaba, pudo sobrevivir a las temperaturas de hasta 48 grados centígrados. Tenía 2 años en septiembre del 2021, cuando ocurrió la tragedia.

Lo más horroroso del caso es que Claudia alcanzó a llamar a las autoridades para pedir auxilio porque ella y los menores estaban desorientados en el

desierto y la llamada se grabó. Se oye a la niña pedir comida y a ella pedir socorro porque estaba muy débil. Su celular se descargó, por lo que cuando hallaron sus coordenadas ya era tarde para ella y su hija.

“Trump nos dejó como legado negativo el considerar “normal” maltratar a migrantes; de hecho, en los mismos Estados Unidos se continúa con su misma política incluso con el cambio de administración demócrata”, Wooldy Edson Louidor, profesor investigador U. Javeriana.

Los tres casos de los colombianos son apenas la punta de un iceberg que bajo el agua oculta no solo muertes, también secuestros, robos extorsiones, asaltos sexuales y tráfico de personas.

De acuerdo con la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo de EE. UU. (CBP por su sigla en inglés) solamente durante el mes de mayo de 2022, 254.000 migrantes intentaron cruzar la frontera sur de Estados Unidos, de ellos, 19.040 eran colombianos, lo que ubica al país como el quinto del mundo que más flujo migratorio irregular está aportando en este momento y representa el 5 % del total.

Desde el pasado 23 de mayo terminó la vigencia del Título 42, la norma emitida durante la administración de Donald Trump que permite la expulsión de extranjeros por razones de salud pública, lo que reduce dramáticamente la posibilidad a los migrantes de pedir asilo.

Apenas se conoció del fallo judicial que ordenó suspender el Título 42 la Patrulla Fronteriza arrestó a más de 500 migrantes solo en el sector del valle del río Grande, al sur de Texas, cerca de donde murió ahogado Jonathan; mientras que en Yuma, Arizona, lugar en el que perecieron Claudia y su hija, detuvieron a otros 1.500 en apenas 24 horas.

El enorme problema es que cruzar migrantes por ‘El Hueco’ es un negocio muy rentable y expertos en migración creen que las medidas restrictivas de los Estados Unidos aumentan los precios que cobran los llamados ‘coyotes’ para hacer el recorrido a pie desde la frontera mexicana.

Para un colombiano la travesía individual puede costar hasta 8.000 dólares (unos 32 millones de pesos al cambio actual), pero ese pago no le garantiza cruzar la línea divisoria. Ni siquiera llegar hasta ella.

Ha pasado que cuando las balsas para cruzar el río van muy llenas, simplemente empujan a alguien por la borda. También que los migrantes son abandonados en el desierto, después de quitarles las pertenencias.

Sin una patrulla ronda los alrededores, las posibilidades de ser abandonado sin provisiones ni capacidad de orientación como le pasó a Claudia y sus pequeños. Solo en 2021, 650 perdieron la vida tratando de cruzar ‘El Hueco’.

Los arrestos de colombianos en la frontera vienen en aumento. Entre enero y febrero pasaron de 4.330 a 10.059, en marzo fueron 15.374 y abril fueron 13.087.


En Facebook se han creado grupos en los que familiares comparten fotos de sus seres queridos, esperando que alguien les pueda informar de sus destinos.

Para Donna Catalina Cabrera Serrano, docente especializada en migraciones internacionales de la Pontificia Universidad Javeriana, una de las razones de que los colombianos sigan eligiendo a Estados Unidos como su destino de migración irregular es porque, históricamente, ha sido el el país del mundo que ofrece mejores oportunidades laborales, de emprendimiento, comercio e inversión, académicas, y sociales. “El informe sobre las migraciones en el mundo de la OIM para el año 2022 indica que por más de 50 años se ha mantenido como el primer destino de la migración internacional y que actualmente cuenta con 51 millones de migrantes internacionales. Estados Unidos cuenta con una diversidad de comunidades de diferentes nacionalidades que facilitan la llegada de nuevas personas al país ya que contar con un familiar o un amigo se constituye en un factor que facilita la instalación de las personas en ese país”, explica.

Para la experta, el pico en ingresos durante el 2021 y lo que va del 2022 tiene que ver con el reacomodo social y económico al que el covid-19 llevó a todos los países del mundo. “Las consecuencias de la pandemia sobre el empleo y emprendimiento en Colombia han motivado la búsqueda de opciones económicas en otros países. Debido a que existe un grupo importante de nacionales residiendo en Estados Unidos entre quienes se ha difundido información sobre la búsqueda de trabajadores en este país, la influencia sobre las personas para tomar la decisión de migrar a ese país aumenta. Desafortunadamente, no siempre cuentan con los permisos de trabajo necesarios o con la visa, lo que los empuja a buscar otras alternativas como ‘El Hueco’”.

Por otro lado, para María Teresa Palacios, directora del Grupo de Derechos Humanos de la Universidad del Rosario y experta en migración, un drama adicional es que Estados Unidos tiene una preferencia política por los extranjeros que representan valor, pero no se ha abierto a crear políticas de migración humanitaria, pese a que muchos de los recién llegados se suman a la mano de obra disponible, lo que dinamiza su economía.

Lea aquí: Capturan al presunto asesino de jurado de votación en primera vuelta presidencial

“Estados Unidos se construyó con fuerza migrante, pero pese a ello tiene una visión utilitaria de la persona que cruza la frontera. Cuando se trata de migraciones humanitarias hay un rechazo y se crean políticas brutales como la separación de las familias que implementó Trump, en la que separaban a los niños de sus padres, los encerraban en jaulas y los acumulaban en edificios. Eso provocó incontables atentados a los derechos humanos que son un drama más para los afectados, que ya habían hecho un camino muy difícil hasta allá”, dice Palacios.

Para Wooldy Edson Louidor, director de la Maestría en Estudios Críticos de las Migraciones Contemporáneas del Instituto Pensar de la Javeriana el camino a seguir ahora no es el de la prohibición. “No se debe regular el tráfico de personas porque esto es ilegal, lo que se debe de hacer, en primer lugar, es convertir la zona fronteriza, que es clave para los tránsitos, en lugares de protección internacional para las personas migrantes y no en lugar de militarización y aseguramiento, porque las personas migrantes son también víctimas de estas redes de tráfico ilegal. Lo paradójico es que a menudo se castiga más a las personas migrantes- encarcelándolas y deportándolas- que a los mismos delincuentes”.

Por ahora, los expertos coinciden en que una solución general es imposible, lo más triste y preocupante es que el fenómeno continúa y los casos de Claudia, Jonathan y Juan Carlos serán solo tres del enorme iceberg de miedo, dolor y muerte que es el ‘El Hueco’.

VER COMENTARIOS