Escuchar este artículo

Así se reiventaron las redes de contrabando en pandemia

Noviembre 17, 2020 - 11:55 p. m. Por:
 Andrés Felipe Becerra / editor de Orden
general Gustavo Franco

El general Gustavo Franco, director de la Policía Fiscal y Aduanera, habla de lo que ha sido la lucha contra este delito en pandemia.

Especial para El País

El general Gustavo Franco Gómez, director de la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), llegó al cargo el 27 de marzo pasado, en plena declaratoria de la emergencia sanitaria y económica del país, y tras dirigir la Escuela de Cadetes General Santander, que en enero de 2019 sufrió un ataque del ELN.

Desde entonces, él y su grupo de trabajo no han parado la lucha contra las organizaciones de contrabando en el país, que durante la pandemia, dice, también se reinventaron.
El General habló con El País y contó que solo en los meses de la pandemia, la Polfa en la capital del Valle ha realizado alrededor de 1047 acciones de control, logrando la aprehensión de mercancía avaluada en $17.360 millones.

Asimismo, en apoyo a la Dian, se han hecho 39 acciones de control, permitiendo la incautación de mercancía avaluada en $7611 millones. Textiles, cigarrillos, licores, perfumería, calzado y medicamentos, entre lo más decomisado en la región.

Puede leer: Hermano de 'Jeringa' fue asesinado en medio de presunto atraco en Medellín

General, ¿cómo ha enfrentado el contrabando en esta época?

Ha sido muy complejo porque hay mucha incertidumbre. Pero la misión de la Polfa es proteger el orden económico del país como interés nacional y por eso desde mi llegada iniciamos un proceso de formulación de una ruta estratégica, pues éramos conscientes que la pandemia iba a generar una afectación a la salud humana, pero también al sector económico. Venimos, sin parar, haciendo presencia y control en las vías, las fronteras, los puertos, aeropuertos, en conjunto con la Dian.

¿Y cómo se definió esa ruta?

Hicimos un análisis prospectivo que implicaba entender las variables claves que moverán al mundo en el futuro. Identificamos cinco variables: medio ambiente y recursos naturales; la sociedad por generaciones; desarrollo económico y de la competitividad, sectores que afecta directamente el contrabando; el desarrollo tecnológico, y por último la comunicación. De acuerdo a esto tomamos decisiones de cómo debía actuar la Polfa y eso nos dio un espectro muy importante.

Luego de ese análisis, ¿cómo podría explicar el fenómeno del contrabando en un país como el nuestro?

El contrabando en Colombia lleva más de seis décadas; fue primero que el narcotráfico. Pero el contrabando hay que verlo en una dimensión de lo visible y de lo invisible. Lo visible es que existe un contrabando abierto y técnico, y que afecta a los sectores económicos, el empleo, la competitividad, el desarrollo de la libre competencia empresarial, se genera evasión fiscal. Y un tema invisible, que es algo social, donde se acepta y se considera que el contrabandista es un comerciante. Así era en el mundo hasta que la ONU lo definió como delito transnacional.

Precisamente, ¿cómo ha sido el trabajo con las autoridades de otros países durante esta pandemia?

Entendimos que el tema del contrabando se debía trabajar también con la cooperación internacional. Por eso constituimos un SAI (Sistema de Alerta Internacional), que nos permite generar intercambio de información directa con otras autoridades y otras empresas y eso lo que nos da son capacidades proactivas, es decir, antes de que llegue la mercancía a Colombia nosotros ya tenemos información. Iniciamos trabajando con Panamá, luego con el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos, con Ecuador, Canadá, Francia, Alemania, España. También con Ameripol, que asocia todas las policías de América Latina; con Europol y todo el componente de policías de Europa y con Interpol.

"Hay que tomar conciencia frente al efecto que produce el contrabando, que afecta la economía y el empleo", General Gustavo Franco, director de la Policía Fiscal y Aduanera.

¿Qué tipo de alertas se generaron?

Cuando hicimos este ejercicio se generaron alertas de todo tipo, una de ellas de Europol. Ellos detectaron un buen número de empresas de Turquía y China dedicadas a la falsificación de elementos de protección personal y medicamentos para tratamiento del Covid. Europol nos dijo que la mercancía llegaría inicialmente a Europa, pero como el virus pasaría después hacia América, era probable que llegara a Colombia. Eso nos dio otra dimensión, y entendimos que en pandemia la Polfa no solo protegería el orden económico del país, sino la vida humana, porque esos medicamentos podrían ser más perjudiciales que el mismo virus porque eran adulterados.

En Ipiales y Cali se dio una incautación de Ivermectina, ¿eso tuvo que ver entonces con esa alerta?

Claro. Luego de tener la alerta de la Europol, lo que hicimos fue generar nuestra propia alerta e informar a todas las unidades del país. Por eso en julio logramos la aprehensión de 3800 cajas de Ivermectina, cargamento avaluado en $135 millones. Fue incautado en la vía Panamericana, entre Ipiales y Pasto, Nariño, y tenía como destino Valle, en especial Cali, donde en ese momento se había autorizado una actividad experimental con este medicamento.

Es decir, si este cargamento hubiera llegado a las calles de las ciudades, cualquier ciudadano de buena fe lo hubiera podido comprar a menor precio y consumirlo sin saber las consecuencias.

Hay una preocupación actual y es sobre algo denominado como el ‘cibercontrabando’. ¿Qué es esto?

Las nuevas generaciones son netamente virtuales, de mucha conectividad y lo cruzan con el desarrollo tecnológico que está surtiendo el mundo. Cuando llegó la pandemia lo entendimos con mayor rapidez porque lo detectamos.

Vimos que las redes de contrabando también se reinventaron, pues el país entró en un aislamiento obligatorio, que implicó cierre de establecimientos. Pero los contrabandistas no se quedaron quietos y utilizaron la web para hacer marketing, pero también para hacer entrega de todo tipo de mercancía a domicilio. Desde la Polfa comenzamos una serie de patrullajes virtuales para detectar estas organizaciones. Ha dado resultado, pero hay una gran informalidad virtual porque se crean páginas, se hace promoción, pero no hay una formalidad ante el Estado.

General, para cerrar, ¿cómo mejorar los controles internos para que no se presenten casos de corrupción como el de Ambuila, en la Dian de Buenaventura?

El tema de la transparencia es un factor clave y por eso estamos trabajando sobre varios aspectos, tanto en la Dian como en la Polfa. Tenemos un mecanismo de incorporación a la Polfa muy estricto; hacemos pruebas de confiabilidad como el polígrafo y ese es un ejercicio permanente; y estamos fortaleciendo la Policía Judicial para detectar a los funcionarios que les ayuden a las bandas en sus fechorías, y así poderlos llevar a la vía penal y disciplinaria para que respondan por sus malas actuaciones.

Plan para fin de año

“Estamos trabajando con los sectores para focalizar los controles, entendiendo que viene la temporada alta que es el mes de diciembre. Hemos desplegado grupos de investigación y de verificación en todo el territorio nacional, pero es clave el trabajo conjunto con los sectores económicos, porque ellos tienen varios datos y eso nos puede permitir anticiparnos a este delito”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS