Alberto Plaza celebra 35 años de carrera musical esta noche en Cali

Mayo 26, 2022 - 01:02 a. m. 2022-05-26 Por:
por Daniela del Mar Peña, reportera de El País
Alberto Plaza

El cantautor chileno-estadounidense Alberto Plaza.

Especial para El País

Los títulos de sus canciones suenan a profecías, a versículos, quizá por eso muchos creen que se trata de un evangelizador del amor.

El cantautor chileno-estadounidense Alberto Plaza está lleno de historias en sus letras, como en: Milagro de Abril, Polvo de Estrellas, Aventurera, No me Quites la Ilusión, Bandido, Ahora es Miguel, No Seas Cruel, Yo Te Seguiré, Hoy que no Estás, Amiga del Dolor, Pa’lante, entre muchas otras que figuran en la ‘play list’ de sus fieles seguidores.

Conocido como el trovador de sueños, se ha robado suspiros de, por lo menos, tres generaciones.

Confiesa que siente un gran cariño por los colombianos. Por eso, para él, celebrar sus 35 años de carrera musical en este país, es un privilegio. Ya ha pasado por ciudades como Cartagena, Barranquilla, Valledupar y Bogotá. Hoy, 26 de mayo, se presentará en el Teatro Calima desde las 7:00 p. m.

Lea aquí: Ellen DeGeneres, la presentadora más influyente de la TV estadounidense, le dice adiós a su show

Y aunque ya se ha presentado otras veces en Cali, la pandemia impidió que el milagro del reencuentro con los caleños se diera antes. Este año regresa recargado, para celebrar sus 35 años de carrera musical, presentar su nuevo disco con colaboraciones de artistas como: el trío Pandora (México), Mocedades (España), Manuel Medrano (Colombia), Erika Endel (Panamá), Ricardo Cocciante (Italia), entre otros.

Alberto Plaza

Alberto Plaza tiene cuatro hijos. Está casado con Josefina Arteaga.

Especial para El País

“Es muy lindo volver, me siento muy emocionado de este retorno y compartir con los caleños, es un público muy afectuoso, el calor y la cultura de su ciudad hace que los caleños sean muy extrovertidos”, asegura Plaza, quien canta sin pensar en un género musical específico, “creo más bien que soy un trovador romántico”.

En su nueva producción vienen colaboraciones con el peruano Gian Marco, y precisamente, mañana, 27 de mayo, estrenará una canción con el colombiano Manuel Medrano, “es una maravilla”. También cantará con Pandora, de México.

Plaza ha grabado 12 discos de estudio. Se
ha presentado en seis oportunidades en el Festival Viña del Mar, donde ganó, cada vez, la Antorcha de Plata.

No perseguía el éxito

La carrera musical de Alberto Alfredo Plaza Aguirre despegó cuando obtuvo el tercer lugar del XXVI Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar con ‘Que cante la vida’ en 1985 y el segundo lugar en el XXIV Festival OTI con ‘Canción contra la tristeza’ en 1995.

Pese al gran reconocimiento que adquirió, con los años, en muchas plazas del mundo, dice que no hizo sus canciones con el objetivo de ser famoso. “Con mi equipo de trabajo damos todo para representar un sentimiento. Y seguro habrá gente que tendrá emociones similares, por eso, muchos se sienten identificados con mis canciones. A veces miro al joven que inició hace tanto, y veo que es algo que no habría podido imaginar”.

Lo enorgullece encontrarse a menudo con familias que se han casado con sus canciones, o que se las han enseñado a sus hijos. Lo agradece. “Sebastián Yatra y Manuel Medrano me han hablado sobre la influencia de mi música en sus vidas, es un honor ver como artistas colombianos tan importantes, me ven como alguien del que puedan aprender”.

Plaza dice que en el escenario, siente “la alegría de volver a ver a un ser amado.
No me asusta, me emociona”.

Contrario a lo que se pudiera pensar, no es un romántico empedernido, “mis canciones son más románticas que yo, la cotidianidad me consume y debo hacer frente a las cosas diarias de una persona normal. Reconozco que me gustaría ser más romántico con mi esposa, mi familia; tengo algunos gestos de romanticismo, pero me gustaría hacerlo un poco más”.

Para Plaza, “el amor tiene dos lados hermosos, pero dolorosos algunas veces. También se puede hablar de los amores que pudieron ser y no lograron construir por alguna razón del destino. Para cantarle al amor tienen que estar ahí todos los sentimientos, no solamente los lindos que todos queremos, sino también los negativos y lo que nos hace crecer a la fuerza”.

Al preguntarle al trovador “¿Cuál es la cura de un corazón roto?”, responde como un profeta: “Como dice la canción, es la risa. Uno puede enfrentar la vida con optimismo, con alegría. Cuando se tiene tristeza y se hace un esfuerzo por reír puede salir algo bien interesante de ahí. Muchas veces la gente se olvida que hay muchas cosas por las que hay que sonreír y por las que agradecer”.

No sufre de falsa modestia, acepta que le gustan todas sus canciones, pero en especial: ‘Por el hecho de estar’. De otros artistas, tiene una favorita: Oh Melancolía, de Silvio Rodríguez. “En el colegio un amigo le prestó a mi grupo un cassette con canciones de él, y las amé, son el matrimonio perfecto entre la música y la poesía, yo escucho una canción suya y me dan ganas de componer”.

Su mayor secreto para componer es solo y en silencio, en ese estado en el que puede reencontrarse consigo mismo y con su evolución, dice Plaza que ha logrado grandes canciones. “Mirar ese niño soñador y escucharlo nuevamente da grandes resultados”, afirma.

VER COMENTARIOS