Las dudas que despierta el fracking para la sostenibilidad del país

Escuchar este artículo

Las dudas que despierta el fracking para la sostenibilidad del país

Septiembre 09, 2019 - 11:30 p. m. Por:
Redacción de El País
Fracking, imagen de referencia

Exploración de petróleo, fracking, imagen de referencia.

Pixabay

Mientras que algunos gremios y empresarios aseguran que con la decisión que tome el Consejo de Estado sobre la exploración de Yacimientos No Convencionales en Colombia, está en juego la estabilidad fiscal y la seguridad energética del país, otros grupos argumentan que lo que está en juego es la sosteniblidad ambiental.

Para explotar los Yacimientos no Convencionales de hidrocarburos se usa la técnica del fracking, que consiste en inyectar en el suelo grandes cantidades de agua con aditivos químicos y arena para fracturar rocas a unos 2.500 metros de profundidad y, de esta forma, extraer petróleo y gas.

Esto, para algunos ambientalistas, implica una serie de consecuencias que puede impactar el ecosistema del país.

Según la Contraloría General, si bien en Colombia se ha avanzado en la reglamentación del fracking existen aún vacíos en el conocimiento que no permiten tener una línea base pertinente con la cual se pueda verificar que los proyectos de fracking no estén afectando sensiblemente los recursos acuíferos y atmosféricos.

Lea también: En Cumbre por la Amazonía se destinarán US$ 96 millones para protección del 'pulmón'

Luis Enrique Orduz, representante de la Corporación Podion, miembro de la alianza “Colombia sin fracking”, explicó que hay tres elementos básicos por lo que no se debe implementar esta práctica: por la sismicidad que desencadena; por la liberación de material radiactivo que está en el subsuelo y es liberado y por la conservación de fuentes hídricas.

Al respecto, Leonardo Herrera, director del programa de Biología de la Universidad Icesi, explicó que la aplicación del fracking tiene dos retos fundamentales: el uso del agua y la posible contaminación de las fuentes hídricas.

“Esta técnica utiliza una gran cantidad de agua, por lo tanto la que se use no debería ser potable”, añade el docente.

Asimismo planteó que con el fracturamiento de las rocas, que es lo que hace el fracking, el hidrocarburo que se libera, especialmente el gas, puede llegar a contaminar las fuentes de agua que aunque no sean directamente para consumo humano si afectarían el medio ambiente.
Para el analista el desarrollo económico puede ir de la mano con el ambiental, “pero hay que tener en cuenta todas estas cosas que seguramente pueden ser mitigadas o evitadas con las nuevas tecnologías”.

Julio Cesar Vera, presidente de la Fundación XÚA Energy, dijo que Colombia cuenta con un marco normativo de 10 años y que esta práctica “se puede hacer bien, de la mano de las mejores empresas, sin escatimar ningún esfuerzo financiero y con un desarrollo que será responsable y con el uso de estándares técnicos y ambientales. Es una oportunidad de oro y no se puede desaprovechar”, dijo.

Asimismo, varios gremios argumentan que permitir el uso del fracking será clave para la sostenibilidad fiscal y la seguridad energética del país. Cálculos de la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP) indican que el uso de la técnica representaría para Colombia una oportunidad de generar ingresos fiscales por $1,5 billones anuales en impuestos, derechos económicos contractuales, dividendos y regalías.

El Consejo de Estado realizó ayer una tercera audiencia sobre este tema y se está a la espera de una decisión final.

Otra acción

El abogado Luis Enrique Orduz presentó ayer un incidente de desacato ante el Consejo de Estado porque considera que se violó la medida cautelar que suspendía los proyectos pilotos de exploración de yacimientos No Convencionales.

El caso se refiere a una exploración de gas que viene haciendo la empresa Drummond con este tipo de yacimientos desde hace varios años.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad