Valle, segunda zona del país con más casos de acoso sexual en Colombia

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Valle, segunda zona del país con más casos de acoso sexual en Colombia

Febrero 24, 2019 - 10:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Violencia Mujer Sexual Acoso

Las mujeres entre los 19 y los 27 años son las más propensas a ser víctimas de cualquier tipo de acoso en Colombia.

Agencia EFE

“Todo empezó cuando era una niña. Tenía unos 9 o 10 años. Él siempre esperaba a que todos se quedaran dormidos y entraba a mi cuarto. A veces me tocaba. Una vez rozó sus partes íntimas con las mías. Desde ahí, empecé a cogerle miedo a mi papá”. Ese es el relato de Laura*, una caleña de 23 años, cuando le preguntan si ha sido víctima de acoso en Cali.

Casos como el de ella se repiten una y otra vez en la ciudad. Según información de la Unidad de Abuso Sexual de Cali, en el 2018 se presentaron 150 denuncias nuevas por acoso sexual en entornos laborales, familiares o académicos.

Silvana Olivera, coordinadora de la Unidad de Abuso Sexual, dice que el acoso es una expresión de violencia de género que, por medio de diferentes hechos o palabras, hostiga o asedia a una mujer para fines sexuales. “El acoso se puede presentar en cualquier escenario: colegios, universidades, en el trabajo, incluso en la calle”.

Además, agregó que los actos cometidos en espacios públicos, como el sistema de transporte MÍO o en la calle, no llegan hasta la Fiscalía, a no ser que los victimarios sean capturados en flagrancia.

De acuerdo con el último informe sobre violencia de género de la Fiscalía General de la Nación, la segunda zona más afectada por ese flagelo es el Valle del Cauca.

Lea también: Condenan a seis años de cárcel a hombre que acosaba periodistas

Sin embargo, según Casa Matria, es común que las mujeres no interpongan una denuncia formal porque han normalizado dichas conductas. Como Laura, que por más de 15 años ha sido víctima de acoso por su padre, pero ha decidido no denunciar por el temor de quedar sin el sustento económico en su hogar. “Temo que si lo llego a denunciar, a mis hermanos les pase algo porque quedarían sin una fuente económica”, dice.

Acoso sexual en el MÍO

El año pasado se registraron 76 casos de denuncia por perturbar mediante actos obscenos o molestos a los ocupantes del transporte masivo MÍO. De esos, 13 culminaron en capturas hacia los responsables.
Según el capitán Alveiro Sierra Urbina, comandante del MÍO, este es el tercer causal más frecuente de comparendos realizados en el sistema.

Ese fue el caso de Catalina Castro, una joven de 23 años que sufrió de acoso sexual el año pasado en un Masivo. “Yo me monté al bus. Iba de pie por la cantidad de gente que había y de repente empecé a sentir algo extraño atrás. Un señor me preguntó que si el hombre que iba detrás de mí tenía algún vínculo conmigo, que si era mi pareja. Cuando volteé, el señor de atrás se estaba masturbando”.

Casos como el de ella ocurren a diferentes horas del día. Sin embargo, según el comandante, las horas cuando más se registran denuncias son entre las 2:00 p.m. y las 7:00 p.m., y el perfil del victimario siempre es distinto. “Hemos tenido presuntos acosadores de 19 años, como de 60. El tema de las edades es muy relativo”, afirmó Sierra.

El proceso que se debe seguir si una persona es víctima de acoso en el Masivo es avisar al conductor para que oprima el botón de pánico y que las patrullas de cada una de las 53 estaciones puedan capturar al presunto victimario en flagrancia. “En caso de no realizarse la captura en el acto, difícilmente se podrá luego comprobar los hechos o llegar a hacer judicializaciones por el caso. La multa por este delito es de 32 salarios mínimos diarios legales vigentes, Smdlv, es decir $866.043”, añadió Sierra Urbina.

Acoso sexual en las universidades

A pesar de que según investigaciones de la Fiscalía, las mujeres entre los 19 y los 27 años son las más vulnerables a ser víctimas de acoso sexual en Colombia, no hay cifras oficiales que muestren el actual panorama que viven las jóvenes universitarias en el país.

El último informe de la Fiscalía General de la Nación indicó que en la última década se presentaron 10.830 denuncias interpuestas por acoso en entornos académicos. Así mismo, Alba Nubia Rodríguez, del Centro de Investigaciones y Estudios de Género de la Universidad del Valle, dijo que el subregistro que hay del tema en la ciudad es casi absoluto. “No se reciben denuncias porque las niñas han normalizado esas conductas, pero sabemos que casi a diario se pueden presentar casos de acoso sexual”.

En Cali, la universidad que más registros tiene es la del Valle, con 5 casos en los últimos años. Sin embargo, en el resto de instituciones como la Javeriana, Icesi, Universidad Santiago de Cali y la Universidad Autónoma de Occidente, coincidieron en que el promedio de casos que se denuncian es de uno o dos por año, a excepción de la UniCatólica, que afirmó no tener registro de casos de acoso sexual desde el 2017.

¿Hostigamiento o acoso?

Los piropos callejeros, las palabras obscenas en la calle o las insinuaciones eventuales por parte de desconocidos hacen parte de lo denominado como acoso sexual callejero. Sin embargo, especialistas del tema de género y académicos abrieron el debate sobre lo que puede ser denominado como hostigamiento.

Silvana Olivera, de la Seccional de la Fiscalía Cali, explicó que es importante hacer una diferenciación entre hostigamiento y acoso sexual. Mientras en el acoso hay conductas sistemáticas y constantes por parte del mismo victimario, en el hostigamiento se pueden presentar casos puntuales que ocurren una sola vez. “No es posible denunciar acoso en entornos de calle si no hay una connotación sexual clara en los hechos. Muchas denuncias que llegan es porque una persona hace comentarios o piropos que incomodan, pero si no hay una alusión directa a algo sexual, es poco probable que culmine un proceso probatorio”, comentó.

Sin embargo, Claudia Lorena Carvajal, magíster en Educación Popular, explicó que si bien en Colombia no había una ley específica para tratar el tema de hostigamiento, los reiterados actos obscenos que ocurren en la calle pueden ser considerados como acoso, porque pese a que puede no haber una invitación directa a algún hecho sexual, hay intimidación.

Mujeres trans también son acosadas

Pese a que las denuncias interpuestas ante la Seccional Cali de la Fiscalía no provengan de mujeres transgénero en la ciudad, muchas de ellas advierten haber sido víctimas de violencia sexual y psicológica.

Ese es el caso de Giselle González, una mujer trans que cuenta que en la mayoría de casos contra personas transgénero o travestis, los hechos se presentan por medio de redes sociales. “La constante con nosotras es que de repente un hombre nos escriba por nuestras redes, comience a buscar seducirnos y cuando se dan cuenta que somos trans, nos comienzan a violentar. Se va el mínimo respeto que tenían”, dice González.

Frente al hecho, Pedro Julio Pardo, director de Santamaría Fundación, comentó que las mujeres trans sufren de violencia sexual, luego de varios episodios de acoso. “Es difícil que determinemos cuántos casos hay, porque por el hecho de ser mujeres transgénero, muchas normalizan ser tratadas con irrespeto o ser vistas como objeto sexual”.

Según el director de Santamaría, Sameco, el Cementerio Metropolitano del Norte, la Calle 34 con Carrera 15, el Parque Obrero, el Terminal de Transporte de Cali y la Calle 21 con Carrera 15, son las zonas en las que las mujeres trans de Cali más han sufrido de violencia psicológica, física y sexual en Cali.

¿Cómo denunciar el acoso sexual en Cali?

Si una persona incurre en comportamientos que invaden el espacio personal, hace comentarios obscenos sobre la forma de ser o de vestir o tiene manifestaciones físicas y afectuosas que generan incomodidad, usted puede estar siendo víctima de acoso sexual.

Para denunciarlo, recuerde que en todo el país está habilitada la línea 155, dedicada únicamente a recibir denuncias relacionadas con el género.

Otra forma de denunciar ante las autoridades es acercándose a la Unidad de Reacción Inmediata, URI, ubicada en la Calle 7 # 6-78, al lado de la Gobernación del Valle.

En caso de acoso laboral, recuerde que este delito quedó tipificado en la ley y tiene un tratamiento diferente. Para denunciarlo se debe presentar a las oficinas del Ministerio de Trabajo, en la Carrera 42 # 5C-48.

Para las mujeres de todo el país que quieran informarse o identificar si están siendo víctimas de violencia, existe la app ‘Ellas’, una ruta de atención que explica el paso a paso para realizar las denuncias.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad