El perfil que debería tener el nuevo Ministro de Defensa, tras la renuncia de Botero

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

El perfil que debería tener el nuevo Ministro de Defensa, tras la renuncia de Botero

Noviembre 07, 2019 - 11:30 p. m. Por:
Redacción de El País
Guillermo Botero

Guillermo Botero, ministro de Defensa.

Colprensa

Ya comienzan a sonar los nombres de los más opcionados para ‘calzar los zapatos’ del ministro de Defensa del Gobierno de Iván Duque, tras la renuncia de Guillermo Botero el pasado miércoles.

Quien llegue a liderar esa cartera tendrá que asumir grandes retos en materia de cultivos ilícitos, bandas criminales, disidencias de las Farc, relación con Venezuela, seguridad urbana y protestas ciudadanas, entre otros temas de alto interés público.

Entre definir cuál es el mejor perfil para el cargo: militar, civil, empresario o político, los expertos aseguran que el siguiente Ministro de Defensa tiene que tener mucho más que experiencia en uno de esos campos.
Según John Mario González, analista político, el nuevo funcionario tiene que tener de todo un poco y, sobre todo, no puede llegar a aprender.

“Tiene que ser una persona que conozca de la Fuerza Pública, ojalá que tenga una visión empresarial, que tenga un carácter conciliador y, sobre todo, que tenga mucha capacidad de ejecución, porque en este clima social que estamos viviendo no puede llegar a generar más polarización y a cometer desatinos. Importante que tenga capacidad de diálogo político y simbolice un puente con el Congreso, el Presidente y el Centro Democrático, algo que le faltó y afectó mucho a Guillermo Botero”, dijo el experto.

Lea también: "Le expresamos nuestra gratitud; reconocemos su virtud de patriota": Duque sobre Guillermo Botero

Frente a la posibilidad de que la persona que llegue al gabinete tenga un perfil militar, González precisó que la tendencia tradicional colombiana, desde la Constitución de 1991, es elegir a civiles para esa cartera.

“El entonces Gobierno del presidente César Gaviria instituyó la tradición de que al frente de la Fuerza Pública estuviera un civil, cuyo primer ministro de Defensa fue Rafael Pardo Rueda. Pero eso no solo sucede en Colombia, sino en América Latina, quien tenga un ministro miliar sería un ‘patito feo’. Además, el país no está en estado de excepción ni de guerra para acudir a un militar en estos momentos. Colombia no necesita a alguien exclusivamente ni militar ni político ni empresario, sino una persona que reúna condiciones eclécticas o varias, de momento el país así lo exige”, agregó.

El experto acotó que lo ideal es que el siguiente Ministro de Defensa represente un símbolo de lucha común, además de tener un conocimiento especial en la lucha contra las drogas, las relaciones con el Departamento de Seguridad de Estados Unidos y amplia capacidad en la forma cómo opera la Fuerza Pública.

Lo mismo opina Ancizar Marroquín, director académico del Instituto de Altos Estudios para la Gestión Pública, quien señaló que el nuevo funcionario debe tener dos condiciones.

“Un gran liderazgo que le permita ganarse el respeto y la admiración de la tropa, principalmente de los generales. Segundo: debe tener claro que su deber es poner la cara cuando el oficialato se equivoca, porque desde que se han tenido los ministros civiles a los oficiales del momento lo que les importa es que sea él el que ponga la cara”, aseveró Marroquín.

¿Empresario?

Para el experto, “en el país los empresarios deben meterse más en los asuntos del Estado pero, desafortunadamente, si usted mira los casos, como el de Sabas Pretelt de la Vega, en Fenalco, y el de Botero en el MinDefensa, deduce que terminan haciéndole un flaco favor a la agremiación que representan. Ellos creen que eso se maneja como un comercio y los asuntos del Estado requieren conocimiento de lo público. El nuevo Ministro puede ser un empresario pero con sensibilidad por lo público para que no le oculten la información y lo cojan de muñeco”, puntualizó.

Finalmente, el politólogo Fernando Giraldo destacó que es importante que el entrante jefe de la cartera de Defensa sea alguien dispuesto a rendir cuentas.

“Alguien extrictamente ceñido al funcionamiento de las instituciones y de las leyes. Debe rendir cuentas por el ejercicio del poder político; no hay nada que indique que no lo deba hacer porque es su obligación, sobre todo porque estamos hablando de un tema que tiene que ver con la seguridad y la vida de las personas en un país que hace un esfuerzo por salir del conflicto”, aseveró Giraldo, quien resaltó que debería ser un ministro proclive a la implementación del Acuerdo de Paz con las Farc.

“Pienso también que debería ser un político, pero con experiencia, que el tema de la seguridad lo haya tenido muy en su corazón y en su gestión. Que entienda que el tema de seguridad no debe estar determinado por sesgos ideológicos”, añadió el experto.

Los que suenan:

  • Luis Guillermo Plata, exministro de Comercio, que trabajó en el Gobierno de Álvaro Uribe.
  • Juan Carlos Pinzón, exministro de Defensa y exembajador en Estados Unidos.
  • Rafael Nieto Loaiza, exviceminitro del Interior y de Justicia. Precandidato presidencial por el CD.
  • Rafael Guarín, alto consejero presidencial para la Seguridad y exviceministro de Defensa.
  • Jorge E. Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores y exviceministro de Defensa.
  • Federico Gutiérrez Zuluaga, quien en diciembre entregará la Alcaldía de Medellín.

Otros nombres en el sonajero 

Además de Luis Guillermo Plata, Juan Carlos Pinzón, Rafael Nieto Loaiza, Rafael Guarín, Jorge E. Bedoya y Federico Gutiérrez Zuluaga, otros nombres suenan en el sonajero para remplazar a Guillermo Botero:

  • Andrés Villamizar, secretario de Seguridad de Cali y exdirector de la Unidad Nacional de Protección en el gobierno de Juan Manuel Santos.
  • La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, que además ya fue ministra de Defensa durante el gobierno de Álvaro Uribe.
  • Carlos Holmes Trujillo, ministro de Relaciones Exteriores .
  • Alejandro Ordóñez, actual embajador de Colombia ante la Organización de Estados Americanos. Además de procurador fue magistrado.
  • Pero más allá de saber el nombre, la incertidumbre principal es cuál será la tendencia que representará el nuevo ministro al interior del gobierno. Era conocido que Guillermo Botero era de la línea del expresidente Álvaro Uribe, más no pertenecía a la llamada baraja de los ministros ‘duquistas’.
  • De ahí que, tal vez, el presidente Iván Duque haya decidido designar como encargado al comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, esto mientras se toma un tiempo para ‘convencer’ a un civil de que llegue a esa cartera. Hasta solo se sabe al Mandatario le gustaría que su nuevo ministro siga en la línea de un empresario o un representante gremial.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad