El pais
SUSCRÍBETE
De izquierda a derecha. Jhonier Leal, su madre Marleny Hernández y su hermano el estilista Mauricio Leal. Estos últimos dos asesinados por Jhonier Leal de 49 años, quien también es estilista, en su residencia en el kilómetro seis vía la Calera, cerca a Bogotá. | Foto: Foto: Colprensa / Cortesía / externos

MAURICIO LEAL

El análisis forense sobre lo que llevó a Jhonier Leal a asesinar a su hermano y su madre

“Estamos hablando de un sujeto malvado que por situaciones, emociones y pensamientos de ira, envidia y codicia, planeó y ejecutó el crimen de sus familiares”, dice Belisario Valbuena.

23 de enero de 2022 Por: Luis Carlos Gómez y Camilo García - Colprensa<br>

Conmovida por la historia que había escuchado durante las últimas 48 horas, la Juez 14 de control de garantías de Bogotá, le confesó al sindicado Jhonier Leal, su sorpresa por el hecho de que hubiera asesinado a su madre, mientras “otros, como yo, daríamos lo que fuera por tener con vida a la nuestra”.

El impacto que le produjo el caso, más como persona que como jueza, es el mismo que han sentido todos los colombianos desde el pasado martes, cuando Leal decidió aceptar cargos por el crimen de su hermano, Mauricio, un reconocido peluquero de Bogotá, y su madre, Marleny Hernández. ¿Cómo puede alguien matar a su madre y a su hermano? es la pregunta que muchos se hacen desde ese día.

“Aprovechó la oportunidad para hacer mi manifestación de arrepentimiento, pidiendo perdón a mi familia, a mis hijos, a las víctimas y a todo Colombia por los hechos acontecidos, y a comprometerme a que jamás volverá a acontecer una situación de tal magnitud”, fue la única explicación que dio Leal en medio de la audiencia.

“Estamos hablando no de un hombre enfermo sino de un sujeto malvado que seguramente por situaciones, emociones y pensamientos de ira, envidia y codicia, planeó y ejecutó el crimen de sus dos familiares”, asegura el sicólogo forense Belisario Valbuena, experto en perfilación criminal.

Los abogados penalistas aseguran que Jhonier Leal, de 49 años, no podría contar con beneficios como casa por cárcel ni suspensión condicional de la pena.

Y agrega: “es posible que tenga algún trastorno antisocial de personalidad, que es lo que comúnmente la gente llama psicopatía, por su falta de empatía y control sumado a su capacidad de mentir de forma patológica”.

Las investigaciones de la Fiscalía, que presentó un detallado informe ante la juez, muestran que Jhonier Leal venía planeando el crimen desde hacía por lo menos 4 meses.

Parte de su plan consistió en irse a vivir a La Calera, en donde abusando de la confianza de su madre y de su hermano, aprovechó para hacerles ‘inteligencia’: analizaba a qué horas salía Mauricio de la casa, qué se quedaba haciendo su madre en la casa, qué personas la acompañaban, quién los visitaba y, en últimas, cuál era el mejor momento para asesinarlos.

Esteban Buitrago, quien administraba la publicidad y el mercadeo de la peluquería de Mauricio Leal, testificó que Jhonier le tenía envidia a su hermano. “Él (Mauricio) me mostraba muchas conversaciones que tenía con Jhonier por el celular donde lo trataba de tacaño y todo el tiempo le pedía plata”, afirmó.

Maryuri Orrego, también empleada de la peluquería, aseguró a los investigadores que Mauricio se enteró de que Jhonier hablaba mal de él con sus clientes, les decía que era un envidioso, que nunca lo ayudaba. Luego de que le pidió 300 millones de pesos de préstamo, que Mauricio no le dio, fue cuando aumentaron los roces.

El abogado de las víctimas, Elmer Montaña, asegura que la Fiscalía incurrió en un error al no catalogar el asesinato de Marleny Hernández como un feminicidio.

Andrés David Sánchez Hernández, sobrino de Marleny Hernández, dijo que en la familia ya era un secreto a voces que “Jhonier vivía resentido con Mauricio porque teniendo tanto dinero no lo hacía”.

“El análisis nos permite decir que Jhonier Leal tiene rasgos de un sujeto calculador, perverso, que planeó sin duda la comisión del crimen. Eso descarta, en él, alguna situación clínica, psiquiátrica, patológica, con un posible diagnóstico por ejemplo de esquizofrenia o de cualquier otro trastorno”, explica el sicólogo forense Valbuena.

En su opinión, es muy probable que la Fiscalía se haya quedado corta al decir que Jhonier planeó el crimen durante 4 meses. Él cree que debía haberlo preparado desde mucho tiempo atrás, incluso por años.

“Fíjese que él usa una de las prendas, que eran del hermano (una chaqueta blanca que usó en una entrevista con Caracol) como una especie de trofeo, para decir: ‘yo estoy aquí, mi hermano ya no está, ahora yo soy el centro de atención’”, dice.

A los investigadores de la Fiscalía les provocó sospechas el afán que tenía Jhonier por quedarse con el dinero de su familia. No solo presentó una serie de derechos de petición a Bancolombia y Davivienda para averiguar cuánto dinero había en las cuentas de su hermano y su madre, sino que se autonombró como representante legal de la Sociedad Mauricio Leal Peluquería, SAS, y designó como secretaria a su excompañera sentimental, Luz Helena Betancourt.

También hizo gestiones ante los fiscales delegados a cargo del caso para obtener los ‘tokens’ que le permitieran hacer retiros de las cuentas, porque, según la interceptación que le hicieron a su celular, “como sea, requería sacar dicho dinero”.

Es imposible penetrar en la mente de un asesino, pero, las evidencias recogidas por la Fiscalía muestran que años de envidias, rencores y resentimientos, sumados a una personalidad patológica, terminaron dando lugar a un horrendo crimen.

“Jhonier, Mauricio y su otro hermano formaban parte de una familia disfuncional, una familia que ocultaba algunos antecedentes de maltrato psicológico, de maltrato entre ellos, de comparaciones, de poner en pedestal a uno de los hermanos por encima de los otros. El mote que se ganó Mauricio de ‘niño genio’ generaba no solo envidias sino odio, que es una emoción humana perniciosa, la misma emoción que desde tiempos inmemoriales se conoce en los textos la Biblia sobre Caín y Abel”, concluye Valbuena.

El relato del crimen

-Según la Fiscalía, los homicidios ocurrieron entre las 11:45 de la noche del domingo 21 de noviembre y las 5:53 de la mañana del lunes 22.

-Jhonier llegó a la casa a las 11:37 p.m. Fue la última persona que entró, según confirmó la Fiscalía. Las cámaras de seguridad del conjunto permitían garantizar que nadie más hubiera ingresado a cometer el asesinato sin ser detectado.

-Aunque Jhonier aseguró que se tomó una valeriana y durmió toda la noche, el tráfico de datos de su celular demostró que había navegado en aplicaciones como Youtube, desde la madrugada hasta las 10:30 a.m.

-Jhonier atacó primero a su mamá en la cama de su cuarto en el tercer nivel de la casa y luego pasó al de su hermano en el segundo nivel. A ambos los atacó con el mismo cuchillo, pero a Mauricio, además, lo obligó a escribir la falsa carta de suicidio que hallaron las autoridades.

-Jhonier también obligó a su hermano a ingerir ocho pastillas de zopiclona, para hacer parecer que este se había suicidado, aunque Mauricio conscientemente solo se había tomado una.

-Luego de cometer los crímenes, Jhonier movió el cuerpo de su madre, con guantes, desde la habitación donde la asesinó al cuarto de su hermano, es decir de la tercera a la segunda planta.

-El movimiento dejó una mancha de sangre en el primer escalón antes de la entrada a la habitación de Mauricio. La Fiscalía encontró además una toalla en la habitación de Jhonier con sangre de su madre y suya, un trapero, líquido limpiador y un limpiavidrios. En la cañería del baño, la Fiscalía encontró sangre fresca.

AHORA EN Contenido Exclusivo