Así quedaron los cobros y restricciones para uso de baños públicos y privados en Cali

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Así quedaron los cobros y restricciones para uso de baños públicos y privados en Cali

Febrero 12, 2019 - 11:45 p.m. Por:
Jair F. Coll Rubiano - redactor de El País
Baños públicos, con precios regulados y muchos peros

El baño del Paseo Bolívar presenta inconvenientes como consumo de estupefacientes al pie de los inodoros, intentos de atraco al interior del espacio y hasta relaciones sexuales. Entre 200 y 300 personas usan este espacio a diario.

Foto: Jorge Orozco / El País

Desde este mes, si usted necesita hacer uso de un baño público o privado en Cali no deberá pagar más de $552. Es más, si usted es un adulto mayor, está en embarazo o es discapacitado no tendrá que pagar por el servicio. Tampoco los niños.

Incluso, si usted es cliente o no de un establecimiento que tenga baño y necesita utilizarlo, el negocio estará en la obligación de prestarlo, sino será multado con $110.412.

Así quedó establecido en el Decreto No. 0063 del 2019 firmado por el alcalde Armitage, que regula el precio y uso de los baños públicos y privados, por lo que también acoge a establecimientos comerciales.
Pese a esta regulación, desde algunos sectores se hizo un llamado a la Alcaldía dada la escasez de estos espacios: solo hay cuatro públicos en una ciudad de 2.5 millones de habitantes.


En un recorrido que realizó El País por estos baños, encontró que en algunos de ellos se consumen drogas al pie de los inodoros e incluso se han presentado intentos de atraco. En otros casos, sus instalaciones son óptimas, pero son empleadas como bodegas de vendedores ambulantes.

El panorama

Los cuatro baños públicos que cuenta el Municipio están en la Plazoleta Jairo Varela, el Parque Santa Rosa, el Parque de las Banderas y el Paseo Bolívar.

El encargado de cuidar de este último contó: “En este espacio, que es muy usado por habitantes de calle, me ha tocado sacar personas que se drogan, que han intentado atracar a otros y hasta una vez encontré a dos hombres teniendo sexo. De hecho, hace ocho meses intentaron robar unos tanques del baño”.

El empleado explicó que el espacio recibe alrededor de 300 a 400 personas diarias, las cuales aportan un valor voluntario por su entrada. Estos recursos se destinan al mantenimiento del baño, la compra de productos de limpieza y el salario de la persona encargada de su cuidado.

Aunque es propiedad del Municipio de Cali, el baño es administrado por la Corporación para la Recreación Popular, CRP. Su director, Fernando Marín, señaló que pese a que habló con las autoridades, la presencia de la Policía no es constante.

La Corporación también se encarga del cuidado del baño público en la Plazoleta Jairo Varela, en donde su estado es bueno y la entrada es gratuita.

¿Pero cumplen los baños del Municipio la regulación del cobro? En el Parque Las Banderas cobran $800 por su uso, $280 más de lo establecido por el decreto Municipal.

Y aunque su estado y aseo son sobresalientes, se constató que algunos comerciantes del sector suelen ocupar el baño de hombres con sus enseres, especialmente cuando hay partido en el estadio Pascual Guerrero. A esto se suma que cuando la persona encargada está en sus días de descanso, una vendedora de cholados es la que asume el cuidado del mismo.

“Entre semana esto mantiene muy solo, salvo cuando hay partido y el baño está abierto hasta las 10:00 u 11:00 de la noche, por lo que viene mucha gente a usarlo”, contó la vendedora.

Por otro lado, el baño del Parque de Santa Rosa, que cobra $500 por su uso, recibe alrededor de 200 personas diarias. Esto se traduce en un estimado de $2.5 millones al mes, suma destinada al mantenimiento del mismo, el pago del encargado y el sostenimiento del Parque.

El espacio es administrado por Asolibreros Marca Cultural Santa Rosa. Su tesorera, Marta Cecilia León, denunció que algunos habitantes de calle llegan a mostrarse muy agresivos cuando les hace falta monedas para ingresar y que, además, acostumbran a hacer sus necesidades en los alrededores del baño, comportamiento que es sancionado por el Código Nacional de Policía.

Y es que según la Policía Metropolitana de Cali, en el 2018 se impusieron en la ciudad 1094 comparendos a personas que hicieron sus necesidades fisiológicas en espacios públicos, según lo señala el Artículo 140 numeral 11 del Código Nacional de Policía. Y en lo que va de este año, las autoridades han interpuesto 87.

Quienes hagan sus necesidades fisiológicas en espacios públicos deben pagar una multa de $786.880.

Baños públicos, con precios regulados y muchos peros 02

Los establecimientos que incumplan el Decreto deberán pagar una multa de $110.412 o la suspensión temporal de sus actividades comerciales.

Sebastián Castro - videógrafo de El País

Piden más baños públicos

Al panorama de los baños públicos de la ciudad se suma la dificultad de los caleños para ubicarlos -todos concentrados en el noroeste-, bien sea por su escasez o desconocimiento de su existencia. Sitios de gran afluencia como el Bulevar del Río, los barrios Versalles y San Antonio reclaman este tipo de espacios, según la concejal Alexandra Hernández.

“No solo se trata de poner baños públicos, sino también el estar pendiente de la seguridad del sector. Un caso de esto es San Antonio, en donde sus habitantes se quejan bastante por ese tema”, expresó.

El presidente de la JAC de ese barrio, Carlos Gálvez, contó que hace dos años propusieron a Planeación Municipal la construcción de baños públicos en el Parque San Antonio.

Según Gálvez, al menos 10.000 turistas visitan la zona cada semana, además de los artesanos y cuidadores de carros que trabajan en la colina, pero no cuentan con espacios aptos para hacer sus necesidades.
Ante esta situación y los pendientes encontrados en los baños, El País intentó contactarse con la Alcaldía, pero no fue posible ubicar un vocero.

La norma

Uno de los propósitos del decreto es que la Policía haga cumplir esta norma en los establecimientos comerciales de Cali. Es decir, los caleños pueden contactar a las autoridades en caso de que el establecimiento se niegue en prestar los baños.
 
Sin embargo, puede darse que los negocios no conozcan el decreto. Tal es el caso es el de la Terminal de Transportes de Cali, cuyos baños cobran $1000 por entrada y $6000 por ducha, un punto no contemplado en el decreto.

Y pese a que los dineros recogido se invierten en el mantenimiento del baño y cuente con una división para discapacitados, la Administración de la Terminal informó que estudiará el decreto. La Terminal tiene una afluencia diaria de 36.000 personas.

Tenga en cuenta

Los negocios no pueden cobrar más de $550 por el uso del baño.

No pagan clientes, embarazadas, adultos mayores y discapacitados.

Los establecimientos que incumplan el Decreto deberán pagar una multa de $110.412 o la suspensión temporal de sus actividades comerciales.

Lea además: Anuncian Plan de salvamento para el colegio Santa Librada

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad