Alumbrado público en Cali seguirá tercerizado hasta el 2020

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Alumbrado público en Cali seguirá tercerizado hasta el 2020

Agosto 02, 2019 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País
Alumbrado Megaproyectos

En Cali hay 160.000 luminarias que están bajo la tutela de la firma Megaproyectos. Aunque ya se ha avanzado en el cambio de luz amarilla a luz blanca, esta será una de las piedras angulares en la formulación del nuevo negocio que se establezca para el alumbrado público, bien sea que siga tercerizado o que lo recupere el Municipio.

Aymer Álvarez / El País

El destino del millonario negocio del alumbrado público en Cali aún es incierto. Hoy, sobre uno de los servicios públicos más sensibles para los caleños, recae un manto de interinidad que se tornó crónico.

Esto, luego que el pasado 31 de diciembre de 2017 culminara el contrato de operación y mantenimiento del alumbrado público que desde hacía diecisiete años estaba en manos de la firma Megaproyectos, vínculo al que desde hace dos años se le han realizado al menos tres prórrogas.

Actualmente, el alumbrado público de la ciudad continúa en manos de Megaproyectos y, según explicó el gerente general de Emcali, Gustavo Jaramillo, dicha extensión del contrato se continuará prolongando.

“El contrato va hasta diciembre 31 de este año y, seguramente, por las recomendaciones de la Procuraduría sobre la imposibilidad de Emcali de adelantar un proceso licitatorio, se prorrogará por seis meses más, hasta mediados del 2020, para que la nueva administración tome una decisión”, expresó Jaramillo.

Cabe recordar que en marzo de este año Emcali sacó a licitación dos contratos relacionados con este negocio: uno para comprar luminarias y otro para ejecutar el mantenimiento del alumbrado público de la ciudad. El contrato de mantenimiento, específicamente, se planteó para que tuviera una duración de tres años y su ejecución no podría superar el 31 de diciembre de 2022; aunque se estableció que el valor del contrato sería “indeterminado pero determinable”, el presupuesto estimado cobijaría alrededor de $76.994 millones.

Lea también: Indemnización de Metrocali a Git Masivo afectaría inversión social en Cali

Entonces, después que las Empresas Municipales publicaran en su página web un documento con las condiciones específicas del contrato, la Procuraduría Provincial de Cali, en desarrollo de una acción preventiva, evidenció “inconsistencias que podrían afectar las garantías de transparencia y legalidad en la gestión pública”.

En ese sentido, el Ministerio Público señaló que ambos procesos de contratación, por estar ligados a un servicio público no domiciliario, debían convocarse por licitación pública y no a través de una convocatoria abierta, que es la modalidad que en su momento propuso Emcali. De la forma en la que se planteó el proceso, apuntó la Procuraduría, la convocatoria podría haber resultado “excesiva y afectar la participación y pluralidad de oferentes, uno de los principios de la contratación estatal que se deben garantizar en todo proceso contractual”.

De acuerdo con Jaramillo, tras la advertencia que hizo la Procuraduría en torno a la contratación de este servicio, se debe tener cautela para analizar el futuro de este negocio.

“El camino ahora se reduce a dos cosas que quedarán en manos de la nueva administración: bien sea que transfiera el servicio de alumbrado público para que lo administre el Municipio o que modifique el objeto social de Emcali para que la empresa pueda abrir una licitación y pueda contratar el servicio”, esgrimió el Gerente General de Emcali.

El funcionario señaló que este negocio reporta un recaudo de $110.000 millones anualmente. De estos ingresos deben apartarse recursos para comprar energía y realizar la operación y el mantenimiento del sistema.

¿Alumbrado podría volver a manos de las Empresas Municipales?
Para el presidente del Concejo Municipal, Fernando Tamayo, el aplazamiento en la toma de decisiones sobre el futuro del alumbrado público en Cali es “prudente”, teniendo en cuenta que el actual mandato local está a punto de concluir y, de afanar el paso, se podría incurrir en errores que podrían dejar mal parada a la compañía.

“La propuesta que había en un momento y que consistía en entregarle el alumbrado a un operador paisa (Celsia), generaba la posibilidad de permitir que EPM se metiera al Municipio y esto implicaría que tendrían acceso a información estratégica y esto sí que sería lesivo para la empresa, porque habría sido como dormir con el enemigo”, afirmó el cabildante.

Tamayo destacó que si bien Megaproyectos ha cumplido “una labor interesante, bien desarrollada”, se debe apuntar a que la operación y el mantenimiento del alumbrado público retorne a manos del Municipio y se deje de tercerizar, como ha ocurrido en los últimos diecinueve años.

“Este es un negocio excelente y Emcali está capacitado para hacerse con la operación. Lo más importante es la compra de las luminarias, entonces Emcali debería entrar no como una concesión sino como socio mayoritario en este negocio; hay que generar un modelo en el que todas las oportunidades que brinden ingresos se queden en la empresa”, dijo Tamayo.

Por su parte, la concejala María Grace Figueroa señaló que si bien el estado natural de este negocio es que lo maneje Emcali, teme que la compañía no cuente con la capacidad de respuesta para hacerse cargo de uno de los servicios públicos que más tienen en la retina los caleños.

“Esto debe revisarse muy bien, porque la ciudad no aguanta quedarse cuatro o cinco días sin luminarias, como pasa actualmente con servicios como el de telefonía, por ejemplo. Este es un tema sensible y que debe mantenerse a punto, pues cualquier falta de atención o mantenimiento que deje a oscuras un sector, puede derivar en hechos de inseguridad”, afirmó la cabildante.

Figueroa añadió que más allá de si es el Municipio el que se encargue de la operación del alumbrado, lo gestione Emcali o se entregue a un tercero, uno de los compromisos a establecer debe ser el de completar el cambio de las luminarias de vapor de sodio (luz amarilla) a tecnología LED (luz blanca).

“Esta es una deuda que hay con la ciudad y que se ha postergado durante las últimas administraciones, pero este es un tema que no aguanta más incumplimientos ni dilaciones”, dijo.

Por su parte, el fiscal de Sintraemcali, Jorge Iván Vélez, dijo que el alumbrado debe retomarlo el Municipio a través de Emcali y debe potenciarse para que sirva de trampolín a otros negocios. “El alumbrado no debe ser meramente la lámpara que ilumina una calle, sino que debe ir acompañada de un sistema inteligente y prestar servicios adicionales como vigilancia de seguridad, reportes de accidentes de tránsito, conectividad al wifi. Si esto se hace, a través de Telco, sería dar un paso importante para convertirnos en una ciudad inteligente”.

La historia del contrato

En 1997, la Alcaldía hizo un convenio con Enercali (en esa época la empresa de energía de Emcali) para que se hiciera cargo del alumbrado público de la ciudad.

Teniendo en cuenta que la compañía no tenía recursos para asumir tal responsabilidad, buscó un privado para que se encargara de esa labor y licitó en 1999 la operación, mantenimiento y expansión del alumbrado público. Megaproyectos ganó dicho proceso.

Debido a obras contempladas en el diseño del MÍO se permitió ampliar el plazo de dicha concesión hasta el año 2017.

Sin embargo, desde esa fecha, el contrato que estableció Emcali con Megaproyectos ha tenido múltiples prórrogas. La mayoría de estas extensiones del convenio se establecieron por una duración máxima de seis meses.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad