Alerta por uso de medicamentos con propósitos recreativos en Cali

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Alerta por uso de medicamentos con propósitos recreativos en Cali

Julio 28, 2019 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País
Medicamentos. Imagen de referencia

Los medicamentos que atacan el sistema nervioso central son los que más están siendo abusados por parte de personas sin experiencia o necesidad.

Colprensa

Jarabes para la tos que tienen efectos sedantes, pastillas para el malestar general que producen adormecimiento y hasta fármacos de uso psiquiátrico, son algunos de los medicamentos que se están utilizando con fines recreativos y no para aliviar dolencias y malestares.

Según el Observatorio del Comportamiento de Automedicación de la Universidad del Rosario, estos medicamentos de prescripción médica están siendo usados con fines recreativos, usualmente en espacios sociales.

El profesor Andrés Pérez, director de dicho Observatorio, afirmó que hay personas que “lo hacen como una búsqueda de sensaciones y para un uso evasivo, esto en la medida que tienen unos usos farmacológicos específicos, pero hay que decir que tienen enormes riesgos”.

El experto explicó que “son especialmente preferidos en las nuevas ‘bandejas festivas’ del fin de semana los medicamentos de uso psiquiátrico como las benzodiacepinas. Por supuesto, en estos casos, el abuso y la intoxicación por estos nuevos ‘cocteles’ es cuestión de minutos u horas”.

Entre tanto, el toxicólogo Jorge Quiñones señaló que la práctica de utilizar medicamentos no es nueva en la ciudad y que, de hecho, se remonta a mediados de los años 60, cuando músicos, estrellas de cine y figuras públicas hacían uso de ellos, moda que no tardó en asentarse en Cali y perpetuarse hasta la actualidad.

Lea también: 41 % de jóvenes en Colombia ha sufrido violencia física o sexual: Minsalud

“Otrora se abusaba de las benzodiacepinas y los barbitúricos, que son medicamentos que pueden generar efectos de sedación o euforia, pero que en los últimos han tendido a desaparecer. Esto ha pasado por varias etapas, pues con el transcurrir de los años han cambiado los nombres de esas benzodiacepinas, y es así como después vimos el abuso del Valium, del Robinul y hoy vemos que de lo que más se está abusando es del Rivotril”, apuntó Quiñones, quien señaló que en los últimos años se han presentado reportes de intoxicaciones por el abuso de sustancias médicas con fines recreativos tanto en Cali como en municipios de su área metropolitana.

El toxicólogo explicó que, pese a que este último medicamento es de uso psiquiátrico y se accede a él a través de prescripción médica, también cumple con funciones anticonvulsivas y son usadas por personas con epilepsia, razón por la que su comercialización no se está restringiendo.

Quienes más estarían incurriendo en el abuso de medicamentos de forma recreativa serían los adolescentes, según comentó Quiñones. “Son muchachos muy jóvenes que están creciendo aislados de sus casas y el mundo real, con un computador, con redes sociales y sin papás que tengan contacto con ellos; por lo que están buscando en estos medicamentos una opción nefasta de vida. No es conveniente que jóvenes y niños estén utilizando estas sustancias”, aseguró.

El experto remarcó que hay una amenaza latente por la comercialización de medicamentos para el dolor que están fabricados a base de opio y con origen asiático que, si bien aún no han llegado al país, ya generan alerta en países como Estados Unidos y Argentina.

Por su parte, la secretaria de Salud del Valle, María Cristina Lesmes, indicó que para mitigar este fenómeno es necesario tener los medicamentos fuera del alcance de los menores.

“También quisiéramos que hubiese una prescripción médica para la venta de esos medicamentos. En Colombia hay algunos medicamentos tienen uso restringido y necesitan una prescripción especial y algunos otros, como los antibióticos, que deberían tener una receta ordenada por un médico. Los medicamentos con efectos secundarios no deberían estar en las vitrinas de los supermercados y tiendas”, afirmó.

Automedicarse, una costumbre de alto riesgo

A la alerta por el uso de medicamentos con uso recreativo, se suma la preocupación por otra mala práctica que no parece dar tregua en el país ni mucho menos en el Valle del Cauca: la automedicación.

La Secretaria de Salud Departamental manifestó que esta es una práctica que se ha tornado cotidiana, pues una misma receta médica para una enfermedad específica se está rotando entre familiares y vecinos, sin siquiera tener la certeza de que los medicamentos sean los idóneos para combatir los síntomas de un mal que no ha sido diagnosticado oficialmente por un especialista.

“Hay un uso y abuso de los antibióticos que, sin ninguna indicación, que se están usando para las gripas. Eso hace que los antibióticos generen resistencia y no tengan la mejor respuesta cuando la gente realmente los necesita. Muchas veces también se dan intoxicaciones por el sobre abuso de los medicamentos, una consecuencia nefasta de la automedicación”, enfatizó Lesmes.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud, INS, en lo corrido del presente año se han reportado, en todo Colombia, un acumulado de 2460 casos de personas que se han intoxicado con medicamentos. De estas cifras, solo en el Valle del Cauca se registraron 289 casos de intoxicación por medicamentos, lo que convierte al departamento en la tercera entidad territorial con mayor número de notificaciones de este tipo, detrás de Bogotá (462) y Antioquia (348).

De acuerdo con la EPS Medimás, los medicamentos de los que más abusan los colombianos, sin prescripción médica alguna, son el acetaminofén, el ibuprofeno y los de venta libre, lo que puede desembocar en intoxicaciones o afectaciones a la salud.

July Guerrero, toxicóloga de dicha EPS, explicó que las razones por las que puede darse intoxicación por la ingesta de medicamentos obedece, en gran parte, a la mala formulación o errores en la dosificación.

“Por ejemplo, con los niños, no por errores médicos sino por pacientes que van a droguerías y acuden a personas que no saben del tema y dosifican mal. Esto pasa mucho con los pacientes con que adquieren acetaminofén, especialmente, para poblaciones pediátricas, ya que se duplican las dosis”, señaló la especialista, quien agregó que los efectos adversos del consumo de medicamentos varían dependiendo del tipo de estos, de su presentación y de sus efectos terapéuticos; así como del peso, talla y edad de la persona que los ingiere.

¿Cómo prevenir las intoxicaciones por medicamentos?

De acuerdo con la toxicóloga July Guerrero, la intoxicación puede prevenirse cumpliendo con las siguientes recomendaciones:
Consumir solamente medicamentos tomados por prescripción médica, no por farmacias.

Tener claridad del tipo de medicación que se está consumiendo.
Tener cuidado con los pastilleros, pueden ser un factor de riesgo.
Identificar los nombres de los medicamentos que consuma.
Verificar la fecha de vencimiento de los medicamentos.
Si presenta síntomas, visite al médico.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad