12 lecciones imperdibles de sexo para lucirse en la cama

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

12 lecciones imperdibles de sexo para lucirse en la cama

Junio 30, 2019 - 07:55 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo / Editora del Equipo de Domingo
Sexo Sexualidad Parejas

La sexóloga Carmen Larrazábal, del magazín ‘Acá, entre nos’, del Canal Uno, ilustra sobre los miedos y tabús que hay que afrontar, las formas divertidas de pedir sexo, las frases que apagan la pasión y mucho más.

Pexels

Más de una década como psicóloga- sexóloga y terapeuta de pareja le dan a la cesarense Carmen Larrazábal los conocimientos y experiencias necesarios para abordar en televisión nacional, desde hace dos años, de manera segura y clara, un tema bastante espinoso: el sexo.
Ya lo había hecho por espacio de ocho años en RCN Radio, donde tenía un consultorio abierto, en el que le llegaban todo tipo de preguntas.

Ella hace parte del panel de profesionales que participan en el Magazín ‘Acá entre nos’, del Canal Uno, que se transmite de 9:30 a 11:30 a.m, de lunes a viernes.

Esta abogada de la Universidad de Los Andes, con varias especializaciones y maestrías, doctora en conciliación nacional de la Universidad de Harvard, es sexóloga de la Universidad de Nueva York. Esposa y madre, también es coach de vida y escritora.

Es además, autora del libro ‘1369 preguntas sobre sexo’ que publicó en 2014 y del que se han hecho varias ediciones. La última, este año, la mandó a imprimir ella misma para donar ejemplares, “porque el sexo es un tema tan complicado de manejar, de divulgar, que pensé que era bueno hacer un esfuerzo de mi parte para que la literatura de este campo se lograra difundir”.

Carmen Larrazábal

La psicóloga-sexóloga Carmen Larrazábal es autora de ‘1369 preguntas sobre sexo’, libro del que se han hecho varias ediciones. Ejemplares de la nueva edición ella los está donando.

Cortesía para El País

Sobre algunos de los temas que ha tratado en ‘Acá entre nos’ y en su libro, la profesional vallenata habló con El País:

1. Miedos sexuales más comunes

"Los hombres tienen miedos muy físicos, las mujeres, temores mentales. El miedo más grande del hombre es a no tener una muy buena erección; el segundo es a la eyaculación precoz; le temen también al priapismo: una erección involuntaria y dolorosa. Temen por el tamaño de su pene, que no es lo fundamental, pero para ellos entregar placer creen que sí. 
Nosotras padecemos de erotofobia, que son las fobias relacionadas con el sexo, por ejemplo, miedo a tener, literalmente, relaciones sexuales. A que no les guste nuestro cuerpo. Que no estén enamorados, que recuerden a su ‘ex’ cuando están con nosotras, eso nos paniquea; tenemos miedo a un embarazo. Que no demos la talla, que nuestra pareja quede con ganas y se vaya para donde otra. Nos preocupa
a ambos sexos ser malos en la cama. Que nos pidan algo que no nos guste
y que la pareja piense que uno es un inexperto”.

Lea también: 'El amor también es cuestión olor: las claves para que no lo arruine'.

2. Amores que enferman 


“Son aquellos que no te dejan ser, los tóxicos, los que te controlan, los amores celosos, los que te disminuyen y cuando tú te encuentras con una sintomatología particular en la que el dolor de cabeza no cesa, el estrés y el miedo son los primeros que van apareciendo, ya tú dices: tengo que tener cuidado con la enfermedad del amor porque se convierte en obsesión. Porque puede ser una relación asfixiante, acosadora, celosa, que impacta la calidad de vida de las personas, siendo necesario acudir a especialistas que nos ayuden a superar lo que está pasando. En muchas oportunidades hasta el sistema físico se va deteriorando.

El amor sí enferma y más cuando no somos capaces, por ejemplo, de hacer buenos duelos o de ponerle límites sanos a la misma relación de pareja. Puede presentarse ansiedad, depresión, tristeza continua, cefaleas sin razón, estrés, taquicardia, no duermes, no te alimentas y comienzas a sufrir de mareos, náuseas, diarrea, etc”.

3. Hablar durante el sexo 

“Hay mucha gente que considera que es casi una condición sine qua non hablar durante el sexo, hay gente que puede describir, marcar el ritmo, pedir, exigir, a través de un escenario que tiene unos tintes que pueden dibujarse como excitantes. Hablar en la cama es un recurso que se utiliza mucho para aumentar el morbo, para llegar a situaciones, llegar a límites insospechados. Y se dice que no solo aumenta el deseo y el placer, sino que te permite recrear la escena. Mucha gente, contrario a
lo que se piensa, dice que pierde la inspiración, pierde el ímpetu cuando se habla, porque pierde la concentración y eso también es válido.

Dentro de las personas que se expresan con palabras durante el acto sexual se dice que son mucho más satisfechas porque están expresando y cuando expresas, te comunicas y decantas muchas cosas. En medio de todo eso tenemos la utilización de gritos, gemidos y palabras obscenas.
¿Qué tan frecuente es? Hay mucha gente que lo hace. ¿Qué tan necesario es? Mucha gente y muchas investigaciones aseguran que no es tan necesario, porque eso puede llevar a un ‘bordeline’ (trastorno de personalidad) que es fingir, y cuando tú finges no estás en algo honesto ni estás en el cien por ciento del vínculo. Entonces, hay mucha gente que lo hace y lo hace muy bien porque es copiado de la pornografía. Las imágenes eróticamente pornográficas vienen a hacer una muestra esencial de lo que en muchos casos no se debe hacer, porque ahí tú tienes gritos que logran ser fingidos y que no traen naturalidad, autenticidad al encuentro sexual. Yo digo sí a los gritos cuando sean auténticos, sí a las palabras obscenas cuando sirvan para generar un clima mayor para aumentar el placer y para erotizar el encuentro. Pero cuando estamos exacerbando el comportamiento lo que estamos es fingiendo como unos malos actores pornográficos”.

4. Auxilio: mi pareja es mal amante 

“Esa es una de las mayores quejas. Una de las preguntas que más hacen las personas es que si el tamaño importa y segundo, cómo hacer para convertirse en un buen amante. Es lo que más consultan, lo que más buscan, lo que más piden. Esa es una de las preguntas más buscadas en Google. Increíble.

A mí me hacen muchas llamadas y por el Instagram y las redes sociales me preguntan que cómo convertirse en buen amante, o me comentan: ‘me van a dejar por mal amante’, eso es pan de todos los días.

No estoy de acuerdo con eso de las instructoras o terapeutas sexuales, eso es un concepto de prostitución disfrazado, porque lo que están buscando es proporcionar placer a través de un título que ni siquiera estas mujeres merecen. Terapeuta es cuando usted ha cursado 5, 6 años de carrera, luego le dedicas dos a una especialización, luego tres a una maestría y de paso cinco a un doctorado. Esa es una verdadera terapeuta.

Para ayudar a los que creen ser malos amantes estamos los psicólogos, los sexólogos, los psiquiatras, los médicos, los urólogos, que estamos convencidos de que a través de la academia y de la ciencia podemos indicar qué se puede hacer, pero no es ir a buscar manos advenedizas”.

Beso, imagen de referencia

5. Formas divertidas de pedir sexo 

“Cada persona tiene su propio código, sabe cuáles son los límites que debe guardar con su pareja. Porque si tú tienes una pareja que es chistosa, la pasan bien, tienen el mismo lenguaje, una comunicación amplia, donde tú mandes un emoticón y sepa él qué es lo que tú quieres dar a entender con ello, eso es maravilloso. Pero siempre digo que el infalible desnudo nunca va a fallar, porque desnudarse frente a la pareja es una clara invitación a tener sexo y que lo quieres hacer inmediatamente.

Enviarle mensajes que tengan doble sentido eso le funciona cierta gente. No falta la persona mojigata que no le gustan las insinuaciones. Hay mucha gente que utiliza enviar fotos. Yo siempre digo que las fotos y los videos siempre hay que utilizarlos con precaución, no sabemos cuándo estos van a ser usados en nuestra contra.

El uso de una ropa interior sugestiva; invitarlo (a) a ver una película en tu casa también puede ser el inicio de un buen encuentro. Definitivamente, desnudarte, quitarte la ropa, alargar el encuentro o tener insinuaciones
absolutamente corteses o descorteses van a ser válidas en la medida
en que la comunicación de la pareja lo permita.

Lo importante es que exista un juego previo, enriquecido, que haya una comunicación también lista para la acción y que durante la intimidad el humor y la diversión sean elementos indispensables. Es cuestión de atreverse, de pensar que el sexo alarga la vida y que estamos en la jugada.

Insinuar posiciones, ser creativos, salir de la rutina, es lo que nos va a permitir comunicarle a nuestra pareja que queremos tener sexo saludablemente con ella”.

6. Frases que apagan la pasión:

“Para desmotivar solo tenemos que utilizar frases ofensivas
como ‘te huele la boca a…’, esa es matadora al pecho.

“¿Y esto era todo?”. Cuando se lanza esta frase es que seguramente había una expectativa que no se cumplió.

“¿Cuánto te falta?”, y está la mujer viendo el techo.

“Me parece que debes cortarte las uñas”. “Hace mucho rato estoy viendo que ese gordito va en aumento”, son otras frases que se deben evitar.

Una que ofende a los hombres es: “¿es así de chiquito?”. Eso los aniquila.
“¿Será que puedo comenzar a dejar mis cosas aquí en tu departamento o puedo mudarme contigo?”, esas frases espantan. “¿Podemos hablar de tu pasado?”. “¿Con cuántas personas has estado?”. “¿Te gusta lo que yo he hecho hasta el momento?”.

“¿Lo hago mejor que tu ‘ex’?”. “No creas que yo siempre me entrego la primera noche”. Apagan la pasión también todas aquellas expresiones que tienen que ver con el aseo, con la apariencia o con el sobrepeso. Tienen que evitarse en el momento del encuentro sexual. No se pueden ventilar, porque así tú lo digas asertivamente siempre van a ofender. Por ejemplo, decirle, “tienes que bañarte”, es muy diferente cuando le dices: “¿Por qué no nos damos una ducha juntos?”.

7. Mujeres, a tomar iniciativas


“Estar en una sociedad machista, arraigada, con costumbres marcadas, donde solamente esperamos a que el hombre tome la iniciativa porque eso es lo que históricamente se ha venido instaurando es lo que nos impide a nosotras retardar la consecución del placer.

En la medida en que nosotras nos despojemos de tanta carga, en esa misma medida vamos a comenzar a disfrutar mucho más.

Definitivamente, la iniciativa tienen que tomarla hombres y mujeres en la misma proporción”.

Sexo Sexualidad Parejas

8. Casados y sin sexo

“En este aspecto mucha gente miente y te lo digo porque he atendido a muchas parejas al interior de la terapia que dirijo y la verdad es que cada vez me concientizo más de que las parejas decidieron ser buenos amigos, ser buenos compañeros, pero se olvidaron del sexo, primero, por una actitud desidiosa y por razones físicas, de salud. Hay muchas parejas que debieron dejar el sexo a un lado por problemas cardiovasculares, enfermedades terminales, que a veces impiden los encuentros sexuales.
Y también los jóvenes, a los que se les ha dado por reunir gran cantidad de dinero. Quien está tan interesado en el aspecto financiero no puede tener buenas erecciones, ni funcionar al ciento por ciento en la cama.

Mientras no desplacemos todas las situaciones que causen un estrés emocional, un estrés laboral, un estrés financiero, un estrés familiar, no vamos a disfrutar; por eso cada vez menos las parejas casadas o ennoviadas tienen menos sexo…

La gente decidió que es mucho más fácil estar dormido, descansar y no tener sexo. Después no saben cómo alargar la vida, cómo tener un sistema inmune elevado, cómo quitarse el estrés y lo único que hacemos es sobrecargarnos de trabajo, buscar más dinero,  ocuparnos en otras cosas y desplazar la sensación placentera que puede dar
una actividad sexual”.

9. Mitos y tabús que afectan las relaciones sexuales 

“Los hombres siempre deben tener ganas”.
“El sexo oral es pervertido”.
“Las mujeres no experimentan sueños húmedos”.
“La masturbación es un hábito de jóvenes inmaduros”.
“El alcohol, la marihuana, los barbitúricos y los alucinógenos son estimulantes sexuales”.
“La relaciones sexuales deben evitarse durante el embarazo”.
“El orgasmo vaginal y el orgasmo clitoriano son completamente diferentes y cuando alcanzamos uno no alcanzamos el otro”.
“La impotencia en la vejez tiene causas puramente físicas”.
“El deseo sexual se acaba a los 50 años”.
“El sexo anal solo tiene que ver con relaciones homosexuales”.
“Procuremos orgasmos simultáneos porque allí es cuando se experimenta el mayor placer”.
“Las mujeres eyaculan igual que los hombres”.
“Los hombres siempre deben tener erecciones perfectas”.

10. Para incrementar la líbido

“Tener una buena alimentación: verduras, granos, frutas, sobre todo frutas dulces, nos ayudan muchísimo a tener una buena salud sexual, ya que nosotros somos lo que comemos y porque, si somos ágiles, vamos a tener una velocidad y agilidad en nuestros encuentros íntimos. El consumo de granos, avena, cereales nos ayuda más que cualquier cosa.
Entre los grandes mitos de la sexualidad está que todo lo de mar nos erotiza y eso es falso, a veces te da una llenura que no puedes ni siquiera contigo. Después de una cazuela de mariscos, ¿qué funcionamiento vas a tener?

Hay que revisar la salud para ver si no se tiene diabetes, enfermedades cardiovasculares. Salir de los problemas emocionales, del estrés, las crisis. Si estás tranquilo, en paz contigo mismo y encuentras a una persona con la que puedes crecer y apuntarle a objetivos claros te aseguro que ningún encuentro íntimo será inoficioso, todos valdrán la pena.

Que cuando la rutina llegue, seamos capaces de darle la vuelta, porque nos preocupamos por agraciar al otro, por tener una buena higiene, por usar protección, por la planificación familiar; por nosotros mismos, por llevar una nueva lencería; porque la geografía del cuarto donde tenemos nuestra intimidad sea armoniosa; porque los movimientos, la velocidad de nuestros encuentros tengan intensidad; porque lo que nos rodee nos brinde muchos elementos y armas para que amor y el deseo nunca decaigan”.

11. Sorprender a la pareja 

“Nosotras hoy por hoy somos especialistas en sorprender de acuerdo con las necesidades que tenga nuestra pareja. A un hombre se puede sorprender de diferentes maneras, con seguridad, para que este se enamore más: con un viaje romántico, a ellos les gusta salir de la rutina; les encantan los juegos de roles; les fascina que puedan cocinar desnudos juntos; que los acompañes a un juego de béisbol o algo que implique fuerza o sorpresa, agresión, en el buen sentido. Les encanta un show privado; irse para una finca; sorprenderlo con una noche de ducha, jacuzzi, masaje, en fin, una noche de spa, que incluya cena erótica y si le metes otro día una noche de circo o de atracciones mecánicas, lo vas a tener en tu mano.

Consentirlos, contemplarlos hasta el cansancio les parece encantador. Compartir música con ellos, acicalarlos, ponerlos bellos, tener sexo por el teléfono, mandarles fotos y videos. Realizar tu fantasía preferida con él, incluir vinito, planificar una noche para dos donde no hayas perdido ninguno de los detalles; inventar nuevas posturas sexuales, usar disfraces, tocar los puntos erógenos que consideras pueden ser de gran aporte. No se te olviden los lubricantes que tienen muchos beneficios, incluir juguetes sexuales, lencería erótica y bueno, darle rienda suelta
a las sensaciones y a lo que puedas alcanzar a través de todas sus
manifestaciones”.

12. Fútbol vs. Sexo

“No tenemos las mujeres por qué amargarnos porque ellos estén viendo un partido de fútbol. No hay que rivalizar con el fútbol jamás, ya que en ese caso las mujeres perderíamos. Porque ellos siempre van a querer solamente fútbol y nosotras podemos querer solamente sexo. Cuando nosotras les decimos, ‘bueno, aprovechemos el intermedio’, ellos dicen: ‘no, porque lo quiero prolongado’ y es mentira, pues están esperando que el equipo de su predilección gane. Entonces no podemos organizar nuestra vida sexual o ponerla a depender exclusivamente de un cotejo deportivo. Siempre he aconsejado que debemos estar en otra tónica: o que nos comience a gustar bien el fútbol para que los acompañemos a ellos, que es lo que está ocurriendo con una gran proporción de mujeres o que tengamos nuestros propios planes: aprovechemos para ir de compras, visitar la familia, atender a nuestros hijos y no amargarnos”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad