El amor también es cuestión olor: las claves para que no lo arruine

El amor también es cuestión olor: las claves para que no lo arruine

Junio 23, 2019 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País
El amor también es cuestión olor: las claves para que no lo arruine

Percibir un mal olor durante el encuentro sexual le quita toda las ganas a uno por muy emocionado o excitado que se encuentre en ese momento íntimo de pareja”.

Foto: Archivo de El País

Los seres humanos no tenemos el sentido del olfato tan desarrollado en comparación al de animales como los perros, cuya capacidad olfativa es muchísimo mayor. A pesar de eso, no es un factor que dejemos al azar: cada que podemos intentamos descifrar y disfrutar de los olores que nos gustan, y de ser posible, evitar los que nos desagradan.

Los olores son un aspecto fundamental porque de la misma manera en que pueden incitar y estimular, también son capaces de convertirse en inhibidores del gusto, la pasión y el deseo.

Y es que, precisamente, la forma en cómo olemos es un elemento preponderante en el momento en que nos disponemos a tener un encuentro sexual con nuestra pareja o con la persona con la que apenas estamos conociendo.

La Universidad de Bremen, en Alemania, realizó un estudio con 432 participantes entre los 15 y 84 años, entre ellos 273 mujeres y 159 hombres, en el que se pretendía conocer la relación entre los olores y la atracción sexual.

El estudio permitió precisar que el olor es el factor de mayor importancia para la atracción sexual y que, según los encuestados, los olores más estimulantes son: el corporal sin perfume (48 %), el de las axilas (23 %) y el del pecho (21 %). El 45 % de las personas aseguró sentirse estimulado sexualmente por el olor de un cuerpo perfumado, mientras que el 31 % referenció el olor íntimo.

Casi la mitad de los encuestados reconoció que se excitaba debido al olor corporal de sus parejas. El 8 % de los hombres y un 5 % de las mujeres respondieron que algunas veces tomaban ropa interior de sus parejas para excitarse.

El estudio también concluyó que los olores muy fuertes resultaban molestos y reducían el deseo sexual.

Higiene del cuerpo

Definitivamente, la falta de higiene corporal es uno de los aspectos que siembra una barrera entre las personas. Desde no asear adecuadamente las partes íntimas hasta no ducharse por las mañanas antes de salir a trabajar o a hacer cualquier actividad, son acciones que lo pueden alejar de esa persona a la que quiere conquistar o ya es su pareja.

De acuerdo con la psicóloga - sexóloga Ana Cristina Mallarino, es fundamental tener “buen olor en el cabello, en el cuerpo; que de punta a punta nuestro cuerpo huela bien. Sin duda la sexualidad también pasa por la higiene”.

Sin embargo, ella es enfática al recordar que más allá de aplicarse cremas o lociones con olores deliciosos, lo primero que se debe hacer es asearse bien desde el primer momento en que nos metemos al baño.
Tampoco se trata, advierte, de intentar cambiar los olores naturales que tienen los órganos genitales.

“Hay gente que utiliza mucho jabones íntimos, en el caso de las mujeres, para eliminar el olor que tiene el órgano femenino. Intentar eliminarlo completamente puede resultar antierótico, porque a algunos amantes les gusta”.

Aclara que el caso es diferente cuando el aroma que expulsa es muy fuerte o repulsivo y en ese caso, dice, es recomendable visitar a un especialista.

El médico sexólogo Édison Pazmiño define como “repelentes sexuales” a todos esos aquellos olores poco agradables que salen del cuerpo.

Por eso hace diferentes recomendaciones para que las personas no pasen momentos incómodos o pierdan oportunidades a causa de un descuido higiénico.

Pazmiño comenta que hay partes del cuerpo muy sensibles en cuanto a los olores como la boca, las axilas, los pies y el cabello, que requieren de nuestra atención todos los días.

El experto aclara que hay casos en los que los olores desagradables en estas partes del cuerpo pueden estar relacionados con una enfermedad por lo que, de persistir el problema, se debe visitar a un especialista para tratarlo.

Pero es que, justamente, aquellos olores fuertes son los que, muchas veces, indisponen a los amantes. Por esa razón las parejas tampoco dejan al azar un hecho muy frecuente en la actualidad: decidir tomar una ducha antes de tener una relación sexual.

Es una acción que ha encontrado su nicho en un amplio sector porque, de cierta manera, con esto aseguran la eliminación de, por lo menos, el sudor en el cuerpo. Eso sin contar que la ducha también es otro sitio que en este caso pueden aprovechar para establecer sus juegos previos.
Otra cosa que deben tener en cuenta las parejas, de acuerdo con la sexóloga Mallarino, es tratar de no utilizar prendas apretadas en las zonas íntimas para evitar la sudoración.

“De ser posible es bueno que la gente se duche antes de irse a dormir y que vaya a la cama sin ropa interior, desnudos, eso ayuda a mejorar el olor de la parte genital. Ventilar esta zona es importante porque se encuentra cubierta durante todo el día. Para el caso de los hombres es recomendable que usen calzoncillos de algodón y no licra”.

Beso, imagen de referencia
En la conquista

“En el primer encuentro eso es una lotería porque la percepción del olor es algo muy subjetivo. Dependerá de cada quien decir si un olor le parece agradable o desagradable. En esa primera oportunidad toca apegarse al ensayo y error para poder darse cuenta qué es lo que le gusta al otro”, explica el psicólogo clínico y sexólogo Luis Alberto Montejo.

Y es que si en las salidas casuales el olor juega un papel importantísimo, en la cama puede llegar a ser rey. Los olores en la alcoba son creadores o generadores de consensos, hacedores de disputas o de diversión. O de satisfacción o repudio.

Por eso es importante que las parejas sean sinceras desde el principio sobre los aromas que les gustan. Es fundamental hacerle saber con suma delicadeza si el perfume que lleva no le parece agradable o si le gustaría que se aplicara más o un poco menos. ¡O le produce alergia! También sobre los aromas que prefiere: amaderado, cítrico o dulce. Estos son detalles que parecen pequeños, pero que, en últimas, terminan por hacer grandes diferencias.

Fragancias
Crema splash

Las feromonas son uno de los productos más vendidos en las tiendas que venden todo tipo de artículos sexuales. A pesar de que su eficacia no está comprobada totalmente, hay quienes le tienen gran fe a estos elementos que, según dicen, ayudan en el proceso de atracción.

Luz Marina Luna, administradora de la Boutique My Love, cuenta que esta es una de las cosas que más se vende en los locales que hay en diferentes sectores de Cali. Las feromonas vienen en diferentes presentaciones: en lociones, spray, cremas e, incluso, fragancias para los cuartos.

Lo que hacen estos productos, de acuerdo con lo que indica, es estimular la atracción. Según dice, recomienda mezclar las feromonas con las fragancias que se usan habitualmente. Pero que si la gente así lo prefiere también las puede aplicar directamente, pues tienen olores muy agradables.

Según su experiencia, el mayor nicho de compradores que tiene este producto pertenece al género femenino. “Son ellas las que se ocupan mucho más de esos pequeños detalles. El hombre suele ser más básico”, cuenta.

Una de las posibilidades que brindan este tipo de artículos es la de armonizar los espacios con las feromonas que venden especialmente para esta función y con las velas de olor.

“Tenemos una clienta que nos dijo que ya no sabía qué hacer con el esposo porque las feromonas que se estaba aplicando lo estaba volviendo loco”, cuenta jocosamente. Es algo que se va volviendo “viral” a través del voz a voz y las experiencias de los clientes. “Se venden mucho”, puntualiza.

Pero aparte de las feromonas también hay otro tipo de productos que pueden utilizar las parejas para encender la pasión en la intimidad
a través de una experiencia olfativa.

“La gente también suele comprar ‘burbujas’ para utilizar en las tinas que aparte de oler muy bien, tienen propiedades relajantes. Aceites para los masajes corporales que vienen con aroma a coco, almendras, entre otros”, asegura Luna.

Otras opciones que brinda el mercado son las pinturas comestibles con sabor y olor a chocolate, fresa, vainilla, caramelo, coco y muchos más. Asimismo, afirma Luna, se pueden encontrar lubricantes calientes que vienen en diferentes olores y sabores.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad