Seguridad para Jamundí

Seguridad para Jamundí

Junio 27, 2019 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

El apoyo solicitado por la Gobernadora del Valle para enfrentar los graves problemas de seguridad y orden público que padece Jamundí, debe recibir una respuesta rápida y efectiva por parte de la Nación. Es la reacción que se espera si se pretende impedir la repetición de hechos que afectan la tranquilidad ciudadana y generan zozobra entre la población.

Crímenes atroces, secuestros, amenazas y en general una violencia que no da tregua es lo que se vive de nuevo en ese municipio del sur del Valle, vecino cercano a Cali. Se sabe que el origen de tal situación está en la presencia de organizaciones criminales dedicadas a actividades ilícitas como el narcotráfico, los cultivos ilícitos o la minería ilegal, que buscan apropiarse e imponer su orden en un territorio estratégico para sus nefastos negocios.

Por las montañas de Jamundí, al igual que sucede en el norte del Cauca y la zona rural de municipios como Florida y Pradera, hoy se mueven el Eln y reductos del Epl; también bandas criminales como ‘Los Pelusos’ y disidencias de la antigua guerrilla de las Farc, que además de participar en el negocio de las drogas estarían reviviendo viejas prácticas como el secuestro o la extorsión. Incluso se asegura que hay presencia de integrantes de los carteles mexicanos de las drogas y serían ellos quienes estarían detrás de las vendettas, las masacres o los asesinatos cometidos con sevicia que se han presentado recientemente.

La difícil situación que vive la región ha llevado a conformar un batallón de fuerzas especiales del Ejército para que le haga frente al crimen organizado. También se adelanta la llamada ‘Operación Atalanta’ que tiene como objetivo recuperar el orden y la tranquilidad tanto en el Valle como en el Cauca. Pero si bien se han obtenido algunos logros como la desarticulación parcial de la banda de ‘Los Pelusos’, esas acciones no están siendo suficientes, como lo ha dicho la gobernadora Dilian Francisca Toro.

Por eso el llamado al Gobierno Nacional para que en primer lugar cumpla con los compromisos hechos con el Valle, como el de enviar 600 uniformados, de los cuales a la fecha apenas han llegado 100. También para que exista un mayor acompañamiento del Ministerio de Defensa y se refuerce aún más el pie de fuerza del Ejército y la Policía para hacer el control que necesita el sur del departamento.

La violencia y la criminalidad que hoy afectan la zona rural así como al casco urbano de Jamundí, y de las cuales Cali siente los coletazos de manera directa, no son problemas que pueda resolver el Valle en solitario, por ello necesita el apoyo de la Nación. Es el Estado en su conjunto el que debe hacerle frente al desafío que representan quienes tratan de desestabilizar al Valle a través de actividades ilícitas como el narcotráfico, quienes desconocen el ordenamiento jurídico o aquellos que imponen la fuerza de sus armas contra los ciudadanos.

A ellos hay que derrotarlos si se quiere evitar que la región retroceda en la lucha que ha dado por años para erradicar el crimen organizado de su territorio y para conseguir la tranquilidad que se merece su gente.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS