Protejan la economía

Septiembre 20, 2022 - 11:55 p. m. 2022-09-20 Por:
Elpais.com.co

Contrario al discurso del nuevo gobierno nacional, la economía colombiana sigue dando muestras de su fortaleza y su capacidad para crecer en medio de las dificultades y de la incomprensión. Los resultados, sólidos en materia de transferencias al Estado y del mayor valor de los impuestos pagados, muestran la posibilidad de enfrentar las alertas sobre el futuro sin causar daños ni desestimular el empeño de la empresa privada y de los colombianos.

El mes de julio arrojó un crecimiento del Producto Interno Bruto en
6,5 % comparado con las cifras del mismo mes en el 2021, y el acumulado del 2022 va en el 9,9 %, lo cual ha permitido un mayor recaudo de impuestos, llegando a $22,2 billones en el mes y a $136,15 billones, un 115,8 % de lo presupuestado en los siete primeros meses del año. Son cifras incontrastables, producto a su vez del aumento en el consumo y de incrementos en las exportaciones, así como del despliegue vigoroso de la actividad privada.

Por supuesto, tales cifras reflejan lo que ha acontecido en el pasado reciente y solo pueden ser tomadas como referencia para calcular lo que puede suceder en los próximos meses. Eso será posible siempre y cuando las actuaciones del Estado como director de orquesta no sigan siendo la emisión de mensajes que desestimulan, siembran desconcierto y en muchos casos desconocen la realidad con intenciones de carácter político.

También es claro que el país necesita enfrentar los problemas causados por asuntos como el subsidio a los combustibles que ha ayudado a contener la inflación a un costo muy alto, aplicando una corrección que no vaya a convertirse en factor de desestabilización. Así mismo, es necesario conseguir recursos para consolidar las finanzas públicas, amenazadas por el crecimiento del déficit fiscal y del endeudamiento, herramientas que se utilizaron para enfrentar la recesión que causó la pandemia citada.

Y aunque se le pueden exigir más recursos a los contribuyentes por la vía de las reformas tributarias, hay que preguntar cuál es la prioridad entre resolver los factores como el pago de la deuda y del déficit fiscal o el reclamo del nuevo gobierno para conseguir los recursos que demandan sus promesas de campaña, entre los cuales hay un sensible incremento de subsidios. En otros términos, entre poner orden en la casa o recortar el gasto y entregar más recursos al gobierno sin exigirles los controles y la moderación a los gobernantes y sin que se vean acciones para acabar la corrupción que se queda con decenas de billones de pesos que salen de los impuestos pagados por los colombianos.

Las noticias sobre la reactivación de la economía son prueba fehaciente de que el crecimiento y la actividad privada son la mejor y más efectiva forma de resolver los problemas que afectan la economía tanto de Colombia como de gran parte del mundo, entre los cuales se destaca la urgencia de generar empleo estable. Ojalá, las decisiones que se tomen en el Congreso de la República y en el Gobierno no se conviertan en desconciertos que afectan la actividad económica y en razones de desconfianza sobre nuestra economía.

VER COMENTARIOS