Los nuevos Gobiernos

Escuchar este artículo

Los nuevos Gobiernos

Octubre 27, 2019 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

Con una votación que en el caso de Cali llegó al 45% y en el departamento al 49%, el Valle y los 42 municipios eligieron ayer sus gobernantes para el periodo que se inicia el primero de enero de 2020.
Como en el resto de Colombia, la tranquilidad fue el hecho más destacado en un certamen que sin embargo es afectado por la abstención creciente, síntoma de la distancia que persiste entre la política y los ciudadanos.

Luego de una campaña donde fue notoria la polarización, el 38% de los votantes eligió a Jorge Iván Ospina como su alcalde, repitiendo la decisión que se produjo en el 2007. Fue una campaña con momentos tensionantes protagonizados por la confrontación con su rival Roberto Ortiz y la presencia de Alejandro Éder como una alternativa sin apoyo en la política tradicional.

En líneas generales puede decirse que fue una contienda limpia, en la que la labor de las autoridades se destacó por evitar fraudes y mantener la tranquilidad en la ciudad.

El próximo primero de enero, el señor Ospina asumirá la obligación de administrar el municipio y orientar los destinos de la ciudad para lo cual contará con el respaldo de una importante mayoría en el Concejo. Es el momento para incitar en los caleños su deber de aceptar la responsabilidad que les corresponde en la transformación de la ciudad.

Los problemas de Cali están diagnosticados con suficiencia y al nuevo burgomaestre le corresponde tomar las decisiones que inciten a sus coterráneos a construir una mejor ciudad. Y, ante todo, de administrar con transparencia el patrimonio público que le encomiendan los electores, para evitar que las dudas y los escándalos se atraviesen en su tarea de liderar a la capital vallecaucana.

A la Gobernación del Valle llegará Clara Luz Roldán, persona de amplio recorrido en cargos públicos. Con una mayoría enorme que no deja dudas sobre el consenso que logró despertar entre los vallecaucanos, la nueva mandataria tendrá ante sí el deber de responder a ese abrumador respaldo, por encima de los pactos políticos que impulsaron su candidatura.

También fueron elegidos 21 diputados y 560 concejales en los municipios vallecaucanos. La esperanza es que ejerzan el control político al manejo de los recursos y las administraciones departamentales y municipales que ordena la Constitución. Eso debe ser un mandato que permita superar el clientelismo, el gran enemigo de la buena administración pública.

Ya habrá oportunidad de analizar lo sucedido en las alcaldías del Valle, en sus concejos y en la Asamblea Departamental. Y de hablar sobre lo que los vallecaucanos debemos hacer para que la Nación atienda como corresponde los problemas que afectan a nuestra comunidad y a todos los habitantes del departamento, del Pacífico y el suroccidente de Colombia.

Por ahora hay que decir que los vallecaucanos expresaron su voluntad de manera democrática y se debe acatar su decisión sin que ello implique guardar silencio ante los desafueros o los actos que pongan en peligro la transparencia de la gestión pública. Y se deben respaldar las iniciativas que lleven a nuestra región a los sitios de honor que le corresponden.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS