El pais
SUSCRÍBETE
La COP16 es la cumbre de biodiversidad más importante del planeta y Cali es una de las ciudades finalistas para ser sede, al ser la capital del Pacífico, una de las regiones más biodiversas de Colombia. El certamen es una oportunidad para reconciliar la ciudad, trabajar en colectivo.
En un año complejo, esta es una buena oportunidad para mejorar los números locales y dinamizar diferentes sectores de la economía regional. | Foto: Raúl Palacios - El País

Editorial

El impacto de la COP16

La COP16 podrá marcar el renacimiento para las economías local y regional, el impulso que tanto se necesita después de unos tiempos complejos.

17 de junio de 2024 Por: Editorial

La Conferencia de las Partes sobre la Biodiversidad, COP16, tendrá múltiples impactos en Cali, en el Valle y en el Pacífico colombiano. El económico ya está calculado e incluye la generación de miles de empleos durante el desarrollo del que, sin duda, es el más importante evento internacional acogido por la ciudad. En un año complejo, esta es una buena oportunidad para mejorar los números locales y dinamizar diferentes sectores de la economía regional.

Se calcula que la cumbre mundial de Diversidad Biológica, moverá cerca de US$ 25 millones, el equivalente a unos $100.000 millones. Se estima, en primer lugar, que será necesario realizar una inversión de US$3,5 millones en servicios logísticos para atender a los 12.000 visitantes, provenientes de 196 países, que se espera lleguen a la capital del Valle.

El sector hotelero tendrá durante un mes su capacidad hotelera al 84%, mientras se espera que en los 12 días de la COP alcance el 99% de ocupación. Además de los hoteles de la zona urbana, la hostelería rural tanto de Cali como de municipios vecinos también recibirá a los participantes al evento ambiental. El sector espera que en el marco de la Conferencia de las Partes ingresen cerca de US$11 millones.

Además de hospedaje, habrá una alta demanda de servicios gastronómicos, culturales, de transporte y de entretenimiento, así como turísticos. Para ello deberá estar preparado el comercio local y regional. Cali y el resto del Valle tienen una oferta importante, pero además única, que deberá ser aprovechada en los próximos meses para visibilizarse, darle un impulso a su economía así como para promoverse como destino con múltiples posibilidades

Serán varias semanas en las que se requerirá contratar más personal, por lo que se calcula que antes y durante la Cumbre se generarán cerca de 5.000 empleos, número importante que repercutirá en la reducción de cifras de desocupación así se de forma temporal.

El gran reto que tienen la ciudad y el departamento es conseguir que la COP16 no solo deje réditos durante el tiempo de su realización. Esta es una oportunidad inigualable para el futuro de la comarca, para mostrar sus fortalezas, para construir unos cimientos que le permitan mantenerse como una alternativa para la realización de grandes eventos de talla internacional.

Existe la infraestructura necesaria para recibir a miles de visitantes, para atender sus demandas gastronómicas, así mismo su diversidad se traslada a la cultura, donde la riqueza de su migración y las herencias heredades de sus ancestros, en particular los del Pacífico, también se sienten en sus múltiples expresiones artísticas. Y lo más importante, Cali, el Valle, sus montañas, su litoral, están habitados por gentes amables, cálidas, acogedoras, para las que ser buenas anfitrionas hace parte de su esencia.

La COP16 podrá marcar el renacimiento para las economías local y regional, el impulso que tanto se necesita después de unos tiempos complejos. La ciudad, el departamento, el Pacífico están listos para recibir la cumbre mundial de la biodiversidad, con todos los desafíos que implica realizar un encuentro de tal magnitud.

AHORA EN Editorial