Apoyo para Cali

Apoyo para Cali

Febrero 25, 2019 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Cali tiene muchas necesidades por resolver, que demandan recursos importantes y requieren de la voluntad del Municipio así como del respaldo de la Nación para solucionarlas. Por ello es válido el llamado de la Administración para que el Gobierno Central apoye sus proyectos y los incluya en el Plan Nacional de Desarrollo que se debate en el Congreso de la República.

En la lista de la Alcaldía hay obras como la troncal oriental para el MÍO, planes de saneamiento ambiental, la construcción del búnker de la Fiscalía, un nuevo centro carcelario y otros 20 proyectos, en su mayoría sociales, que demandan apoyo por $2,3 billones. De ese monto Cali aportará $781.000 millones de sus ingresos, por lo que la Nación deberá poner los restantes $1,6 billones.

En resumen, esa es la petición del Municipio, que prioriza las soluciones para los problemas sociales que padece la ciudad en materia de educación, salud, seguridad o justicia, lo cual es entendible. Pero hay asuntos igual de importantes por resolver, como el atraso en infraestructura vial, que es innegable y debe ser solventado en el corto plazo para evitar un colapso mayor en materia de movilidad y progreso.

Obras como la ampliación de la vía a Jamundí podrían ayudar en ese propósito, pero no son la respuesta definitiva que se requiere. Esta es la oportunidad de recuperar el tiempo perdido y pedirle al Gobierno Nacional el apoyo al tren de cercanías que conectaría a Cali con sus municipios vecinos, facilitaría el acceso a la capital del Valle y reduciría el ingreso de vehículos por los puntos donde hoy se generan los mayores colapsos por el tráfico.

Para ello hay que invertir en la recuperación de la red férrea local y estructurar un plan que integre al tren de cercanías, al tren ligero y al MÍO y los haga complementarios. Sería la solución para el problema de movilidad y una oportunidad para hacer la verdadera transformación urbana, cultural y social que demanda la ciudad si se quiere aproximar a la modernidad.

Para eso está la Ley de Metros de 1996, que si bien ha sufrido modificaciones, mantiene como esencia la participación de la Nación en la financiación de los sistemas de transporte masivo.

Pero no es lo único que se debe hacer. Hay otras obras urgentes por adelantar como la ampliación de la salida a la vía al mar o proyectos de infraestructura que ni siquiera están contemplados para un futuro cercano, pese a que varios de ellos hacen parte de las Megaobras y ya fueron pagados por los caleños a través del sistema de valorización.

Cali y el Valle deben unirse en ese propósito que favorece al Departamento, en especial a su capital y a las poblaciones vecinas como Jamundí, Palmira y Yumbo. Trabajar por ese objetivo debe estar por encima de cualquier interés político y necesita del acompañamiento decidido de su bancada parlamentaria que está llamada a hacer valer los derechos de la ciudad y de la región.

Es válido el reclamo del Alcalde al demandar un mayor apoyo financiero de la Nación para proyectos que se necesitan con tanta urgencia. Pero se deben priorizar aquellas obras que pongan a Cali a tono con el Siglo XXI.

VER COMENTARIOS
Columnistas