‘El Ñoño’ Elías hizo moñona

‘El Ñoño’ Elías hizo moñona

Septiembre 11, 2018 - 11:45 p.m. Por: Poncho Rentería

Ayer quedé aturdido e iracundo al ver de nuevo en la televisión el encontronazo de dos aviones 747 contra Nueva York y sus torres gemelas, abajo de Wall Street. Casi 3500 muertos causó ese infame ataque al corazón del ‘imperialismo yanqui’. Obra de unos bellacos musulmanes fieles al asesino Bin Laden, ya acribillado por USA en Pakistán. Fanáticos de esa calaña hay miles en Iraq, Siria y Yemen y el atentado pueden repetirlo, el asesino tiene premio: Alá lo espera en el cielo como a un héroe. Punto.

Un consentido del Gobierno, el costeño senador Bernardo Elías (228.000 votos en Sucre), recibió megamillonarios contratos de obras para sus consentidos amigos. Recibió ‘moñona millonaria’ cuando él escogió para gerente general del Fondo Nacional de Desarrollo a Jorge Iván Ordóñez, su amigote con votos en Sahagún. Mala suerte tuvo El Ñoño porque al descubrir la Fiscalía General el ‘Cartel de la Toga’ (magistrados en sobornos) supo sin buscarlo que ‘El Ñoño’ Elías recibió cuatro mil millones de Odebrecht como regalito por sus mandados en el Capitolio. Elías pasó de la moñona a la cárcel en Bogotá. Punto.

La marihuana fue ‘personaje noticioso’ la semana pasada porque el Presi-Duque ordenó una campaña agresiva contra los vendedores de pepas, basuco y vareta en discotecas, cafeterías, colegios y universidades.

Que medio millón de muchachos anden trabados y ninguneando sus estudios es una bomba contra un país. Muchachón trabado es un dormilón en clase que no escucha, no hace tareas, confunde Arica con África y su futuro pinta mal. De una emisora bogotana me preguntaron por la campaña ‘anticonsumo’ y opiné: “Toca aplaudirla, en los jóvenes la marihuana, éxtasis o pepas son destructivas, los desorganiza del cerebro a los talones, los embrutece, los entrega a la pereza, al rock durísimo de Joe Cocker y al torpe mareo alucinante; mucho joven inteligente se jodió su vida con eso”. Punto.

Germán Vargas Lleras no está turistiando en España, desde Bogotá denunció que la carretera Cali-Buenaventura tiene trabas, casi sabotajes como las “obligatorias consultas a la comunidad” que son poderosas, ellas definen si hacen o no hacen una obra pública.

En Bogotá afirman que hay grupos móviles organizados para atajarlas o ‘generosos honorarios’ para permitirlas. Vargas Lleras conoce el tema y el presidente Duque también. ¿Cuándo terminarán la carretera a Buenaventura? Cuando el Deportivo Cali o el América derroten en Tokio al Barcelona de Messi & Cía.

VER COMENTARIOS
Columnistas