De premios y vanidades

De premios y vanidades

Noviembre 13, 2018 - 11:45 p.m. Por: Poncho Rentería

Mañana entregan en Bogotá los premios de periodismo Simón Bolívar que ya no coordina Ivonne Nicholls porque se retiró a su tranquilo vivir. Ivonne sigue muy sociable para almuerzos largos y con vino y con su montón de amigas que en pandilla gozan. Ella sigue fiel a las series televisivas, a las viejas películas y duerme tan rico como hoy duerme la Gabriela Tafur Nader, mi paisana, nueva Miss Colombia, que es bella y de serio peso intelectual. Por 48 años he sido amiguísimo de Ivonne Nicholls y seguimos camaradas afectuosos. Punto.

En otros años hacía mucha noticia el concurrido coctel de Seguros Bolívar en Bogotá porque aparte de whisky estampillado, vino de Rioja corrido, reunía centenas de mujeres, políticos, empresarios, periodistas de todos los colores más 89 modelos, 47 reinas, 15 toreros y cantantes. ¿El mejor columnista 2018? ya lo sé, un radical antiuribista. Bravo.

Jurado muy activo del premio Simón Bolívar fue el cachaquísimo escritor Carlos Lleras de la Fuente, donde tuvo varios encontronazos con otros miembros del jurado porque muchas veces rechazó que sus colegas “premiaran a unas viejas mediocres”. Otras veces declaró radialmente que “en periodismo de cuando en cuando premian a mucho zoquete”.

Por televisión vimos la lluvia de madrazos en París al presidente Duque. Le gritaron “asesino, paraco, represor, criminal y fascista”. ¿Un debate ideológico? Lo dudo. Extra: a Bogotá llegaron desde el Chocó, en 10 buses, 397 indígenas. Piden ser recibidos por el Presidente para denunciarle que en sus veredas hay tipos sospechosos. Ojalá que los carteristas de Bogotá no les roben los celulares a los compañeros indígenas ni los enferme la polución. Punto.

Bogotá mañana con marcha estudiantil. Es posible que los ‘ideólogos encapuchados’ trastornen el transporte y las mujeres alisten tenis comodones para la caminata. La dirigencia estudiantil exagera dándole ultimátums al Presidente, si buscan doblegarlo se pifian, Duque no es un debilongo. “A Duque le entregaron la olla raspada y el país quebrado”, así lo escribió antier el sensato Juan Lozano. ¿Y por qué a Santos que era tan poderoso no le reclamaron lo que piden hoy? No sé ¿o sería por ser bogotano, premio Nobel, primo de ‘Pacho’ Santos y Danilo Santos y amigo de estadistas hindúes, paquistaníes e ingleses? ‘Niensesabe’, responderían seis campesinos boyacences, primos del lúcido exministro Jaime Castro. Quedé fatigado, duro escribir en un país tan revolcado.

VER COMENTARIOS
Columnistas