El pais
SUSCRÍBETE

Inicio

Mundo

Artículo

Cerca de 15 millones de chilenos decidirán hoy si aprueban o no una nueva constitución. | Foto: Agencia AFP

CHILE

Un Chile indeciso y polarizado decidirá hoy si aprueban una nueva constitución

Con una sociedad polarizada, cerca de 15 millones de personas definen hoy en las urnas si aprueban o no el nuevo texto. Preocupan cambios como autonomía indígena.

4 de septiembre de 2022 Por: Redacción de El País

Con el temor frente a artículos que otorgan más autonomía a los indígenas, que permiten la interrupción voluntaria del embarazo o que aumentan los controles al sector minero e industrial en favor del medio ambiente, cerca de 15 millones de chilenos decidirán este domingo si aprueban o no una nueva constitución.

El mundo estará expectante al resultado de esta votación que, pese a ser el resultado del estallido social de octubre del 2019 y de un plebiscito aprobado por el 79% de los electores, las esperanzas de reformar la constitución escrita en los años 80 durante la dictadura de Augusto Pinochet se han reducido, tras las dudas que generan varios de los artículos.

Así lo muestran las últimas encuestas, en las que todas coinciden en que hoy se impondría el ‘rechazo’ al texto de la nueva carta magna redactada por la asamblea nacional constituyente y que ha generado todo tipo de debates en el país austral por los alcances que a futuro tendría la aplicación de la misma.

Lea además: Esto es lo que se sabe sobre el atentado a Cristina Kirchner y cómo va la investigación

En diálogo con El País, el docente de la Escuela de Derecho de la Universidad de Concepción, Alfonso Henríquez, aseguró que el texto “es innovador en muchas materias, si se compara con la Constitución vigente”. “Personalmente considero que la mayoría de estos aspectos son positivos, aun cuando existen legítimas dudas y visiones contrapuestas entre los especialistas. En algo en lo que parece existir consenso eso sí, es que, de aprobarse este texto, se requerirán algunas reformas, destinadas a mejorar ciertas partes del articulado, como las relativas al sistema político”.

“La crisis política y económica que vive el país, unido a un clima de creciente polarización -fundamentalmente entre los partidos y organizaciones sociales- junto a una campaña que se ha centrado más en polémicas que en la reflexión pausada del texto constitucional, han contribuido a que la población esté enfrentando esta elección con cierta dosis de preocupación y también cansancio. De hecho, durante las últimas semanas hemos sido testigos de algunas polémicas y hechos que han ocasionado impacto en la opinión pública”, dice el profesor Henríquez.

Entre los aspectos que destacan quienes avalan la iniciativa está el avance hacia un Estado social, las medidas para enfrentar los efectos de la crisis climática, el nuevo papel de las regiones y el reconocimiento de un Estado plurinacional y paritario, en el que las mujeres deben estar en al menos el 50% de los cargos públicos.

Los temores que existen

Más allá de los avances que pueda representar el documento redactado por la Asamblea Constituyente de Chile, son varias las críticas que se han hecho al rumbo que pueda tomar el país si se aprobara este borrador de Carta Magna.

Las propuestas en las que se centró la polarización, y que permitieron que la opción del ‘Rechazo’ ganaran terreno en las calles, son las que nada tienen que ver con la demanda de derechos sociales.

Entre esos temores está la posibilidad de que el país vaya a verse desmembrado con la autonomía que se les reconocería a once comunidades o pueblos indígenas que podrán crear y aplicar sus propias normas y su modelo de justicia.

Además del derecho a que se pueda decidir sobre la interrupción del embarazo y los controles más estrictos al sector minero e industrial en un escenario de desaceleración económica y una elevada inflación, también existen serias dudas sobre la eliminación del Senado para dar paso a un sistema de dos Cámaras con el mismo poder de decisión entre ellos.

En diálogo con la agencia AFP, Anadriel Hernández, de 18 años, y Tomás Ortega, de 19, ambos primeros votantes, señalan que la elección pasa por la esperanza de cambio o el miedo a ese giro. Ortega dice que votará ‘Rechazo’ decepcionado por el proceso y por “la eliminación del Senado” o por una lógica “casi separatista en el trato de temas indígenas”.

Lea también: El G7 aplicará un tope a los precios del petróleo ruso

Convencida de votar por la opción de ‘Apruebo’, Hernández admite que los cambios no serán “de la noche a la mañana, pero siempre se comienza por algo y la nueva Constitución es un gran paso para iniciar cambios en la modalidad con la que se rige el país”.

Ambos jóvenes consideran importantes las reformas en medio ambiente, educación y salud, pero para Ortega el texto fue muy lejos en algunas y se quedó corto en otras. Cree que es necesario un cambio constitucional “pero no como quedó esta propuesta”.

La propuesta de nueva Constitución Política para Chile, que contiene en 178 páginas un total de 388 artículos y 57 normas transitorias, plantea también que las cotizaciones obligatorias en salud vayan un 100% al sistema público y que se permita contratar seguros privados adicionales. Sus detractores, consideran que esta propuesta terminará por colapsar al sistema público de salud, que atiende al 80% de la población chilena.

En pensiones, desde la Constitución de 1980 las jubilaciones dependen de aportes exclusivamente del trabajador en fondos de pensiones privados que otorgan jubilaciones por debajo del salario mínimo de US$400 dólares, o un 60% más bajo que el último salario.

La propuesta que se vota el domingo propone un Sistema de Seguridad Social público, financiado por trabajadores y empleadores.

De sumar los votos necesarios para que sea aprobada, esta sería la primera Carta Magna en el mundo que se redacta en una convención paritaria y que define a Chile como una “democracia paritaria”, donde las mujeres ocuparán al menos el 50% de los poderes y órganos del Estado.

Los analistas coinciden en que no es que el pueblo chileno quiera quedarse con la Constitución Política que se redactó en la era de Pinochet, sino que el borrador de esta nueva propuesta no ha logrado el mismo consenso que tuvo entre los electores la idea de dejar atrás la carta política actual.

Más allá del resultado de la consulta de hoy, lo que es claro es que el debate no acaba con el conteo de los votos.

Ya Chile decidió que se reformará la Constitución y si gana el ‘Apruebo’ se deberán modificar algunos artículos como lo prometieron los progresistas de mayoría oficialistas en un intento por calmas las críticas de una opinión pública que se manifestó mayoritariamente contra el documento final.

Pero si se impone el ‘Rechazo’ hoy en las urnas, habrá que redactar otro documento más convincente y empezar a barajar de nuevo.

AHORA EN Mundo