Análisis: ¿inició con Guaidó un proceso de transformación en Venezuela?

Análisis: ¿inició con Guaidó un proceso de transformación en Venezuela?

Enero 23, 2019 - 11:20 p.m. Por:
Ronal Rodríguez / Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario
Fotos impresionantes de protestas en Venezuela / 17

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela 

Agencia EFE

Juan Guaidó, un líder político de tercera línea, se ha convertido en la esperanza de la oposición venezolana. Ha logrado conectarse con las bases y, bajo la premisa de un liderazgo no en la persona sino en el proceso de transición, logra granjearse el apoyo de la comunidad internacional, después de juramentarse así mismo Presidente encargado de Venezuela.

Por el otro lado, el Gobierno venezolano trata de reaccionar, argumenta que tiene el apoyo de Turquía y expide medidas para expulsar al Gobierno norteamericano.

Seguidamente Guaidó responde con una carta en la cual le pide a todo el personal diplomático permanecer en Venezuela.

Mientras la situación continúa en ires y venires, todo el juego parece estar en este momento a favor de Guaidó.

Ronal Rodríguez / Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario

Ronal Rodríguez / Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario

Especial para El País

Lea también: Video: el momento en el que Juan Guaidó se autoproclamó presidente de Venezuela

Nicolás Maduro está refugiado en Miraflores, prácticamente atrincherado, esperando ver cómo se desarrollan los acontecimientos. La movilización, si bien existió en el día y pareció desconectada de la realidad, el Gobierno no pudo ocultar más una situación que se venía sobre ellos.

Con un discurso anacrónico en el tiempo y lleno de refritos, Nicolás Maduro no logra conectarse con las bases y se mantiene en Miraflores tratando de organizar sus próximos pasos.

Esta situación genera una serie de dificultades en el corto plazo. ¿Qué va a pasar dentro de 72 horas, cuando el Gobierno de Estados Unidos decida mantener a todo el cuerpo diplomático presente en Venezuela, como lo ha pedido el presidente de la Asamblea Nacional (o Presidente encargado) Juan Guaidó?, ¿estará el Gobierno de Venezuela dispuesto a retirar ese cuerpo diplomático por la fuerza?, ¿estará dispuesto a hacer lo mismo con Colombia, Brasil, Paraguay y Canadá?

Realmente, el juego se cierra y, por el otro lado, se abre una pequeña esperanza por parte de la comunidad europea.

¿Serán los europeos los que pondrán sobre la mesa la necesidad de una negociación y darán el espacio para que Nicolás Maduro pueda salir del proceso de transición de forma negociada? o ¿Nicolás Maduro, por el contrario, se resistirá e implementará los brazos militares de la Guardia Nacional, la Policía Nacional Bolivariana, pero sobre todo, los colectivos y, en tanto, los militares de fondo como ausentes de todo este escenario.

Es una situación difícil en el corto plazo; no sabemos qué va a pasar. Cada hora, cada minuto, ocurre un nuevo evento que hace que los hechos se precipiten. Teníamos una fecha del 23 de enero, ahora con la expulsión de los funcionarios norteamericanos se establecen 72 horas más, no sabemos cómo van a devenir, cuáles van a ser las acciones, cuál va a ser el costo. Lo que sí sabemos es que esto generará consecuencias para algunos países, entre ellos Colombia.

Si la situación deviene en violencia, los venezolanos huirán hacia territorio colombiano tratando de protegerse; si la situación deviene en la transición y Nicolás Maduro cae, aquellos sectores que le son afectos, aquellos actores como los colectivos que participaron en logísticas criminales y de persecución de la población huirán también hacia Colombia, tratando de buscar un terreno, sobre todo, en la zona de frontera, donde la presencia de más de 17 grupos al margen de la ley les permitiría mantenerse.

Si no se logra una transición con un mínimo nivel de participación del chavismo, podríamos estar ante un escenario de confrontación en Venezuela, una transición que tenga de fondo el ruido de un grupo subversivo que no permita a los venezolanos transitar en paz.

Si bien, lo que hoy comienza a precipitarse es el problema de la transición democrática, si Venezuela logra regresar a la democracia, a la recuperación del sistema político, no sabemos cuánto tiempo tarde en recuperar el sistema social y económico.

Solamente en temas de salud, manejar la emergencia humanitaria en la que se encuentra Venezuela, requerirá, según expertos, más de 3 años de atención y cooperación internacional, lo que hace que sea muy difícil llevar a cabo un proceso de transición, llamar a unas elecciones, blindar de legitimidad dicho proceso y gobernar durante los próximos años.

La situación se vuelve más compleja y, obviamente, Colombia es el país más afectado por la transición.

Ninguna Constitución plantea cómo salir de una dictadura. Estamos en un proceso en el que cada parte juega sus cartas”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad