Explosión en Rosas, Cauca: Tráfico de explosivos, principal hipótesis de la emergencia

Escuchar este artículo

Tráfico de explosivos, principal hipótesis de la emergencia en Rosas, Cauca

Febrero 18, 2020 - 11:30 p. m. Por:
Redacción de El País
Los estragos de la explosión en el Cauca

Tres viviendas y cuatro vehículos resultaron afectados por la explosión que se registró en la noche de este lunes en la vía Panamericana, a la altura del corregimiento Párraga, jurisdiscción de Rosas, Cauca.

Foto: Jorge Eliécer Orozco / El País

La detonación accidental de artefactos explosivos dentro de un vehículo de transporte público es la principal hipótesis que maneja la Fiscalía General de la Nación a propósito de los hechos ocurridos en la noche del lunes pasado sobre la vía Panamericana, a la altura del corregimiento de Párraga, en el municipio de Rosas, Cauca.

Se trata de una tragedia que dejó siete muertos, 13 heridos y tres casas totalmente destruidas luego de que el vehículo de transporte, vinculado a la Cooperativa Supertaxis, explotara hacia las 7:30 de la noche y también terminara por afectar a cuatro vehículos que se movilizaban por ese sector conocido como Pan de Azúcar.

Ubicación de Rosas, Cauca

Todas las víctimas fatales iban dentro del automotor que explotó y cuatro de ellas ya fueron identificadas por el CTI de la Fiscalía. Se trata de Juan Fernando Villota Chitan, quien conducía el vehículo que cubría la ruta Pasto-Cali, y tres de los pasajeros: José Fernando Potosí Castillo, Eval Roma Mora Insuasty y Alicia Del Socorro Chicaisa Rodríguez.

Entre tanto, los heridos fueron remitidos al centro asistencial del municipio de Rosas y al Hospital San Juan de Popayán, a una hora de distancia de ocurrido el hecho.

“Estos explosivos tendrían como destino la ejecución de acciones terroristas o para su uso en la minería criminal”, afirmó el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, quien indicó que aún está por determinar qué tipo de explosivo provocó el terrible hecho, al igual que la cantidad transportada.

El funcionario agregó: “No hay elementos de información que indiquen que en la zona se hubiere presentado enfrentamientos entre grupos armados organizados, como también un presunto atentado terrorista. No obstante, el curso de las investigaciones, nuevos detalles y sus resultados se estarán informando oportunamente a la opinión pública”.

Lea también: Explosión en el Cauca estaría relacionada con transporte ilegal de explosivos: Mindefensa

Aun así, para los habitantes afectados, ante la impresión de perderlo todo, de ver sus casas y electrodomésticos convertidos en escombros y chatarra, es casi insólito escuchar que lo ocurrido no tiene nada que ver con un atentado.

“¿Qué mas atentado no va a ser esto, con esta explosión tan ‘berraca’, con la gente pidiendo auxilio, con esos carros en llamas, cómo van a decir que nada de esto fue un atentado?”, protestó Pedro Nel Silva, uno los habitantes de la zona y quien vio cómo la casa en la que vivía con su esposa y dos niños se convirtió en instantes en una pila de paredes resquebrajadas, vidrios rotos y una fachada inexistente.

Ni el hombre ni su familia estaban al momento de la explosión, pues justamente esa noche del 17 de febrero celebraban el cumpleaños número 51 de su hermana Laura María en casa de su madre; todos los padres y hermanos y sobrinos de la familia Silva Gómez, tradicional de la zona, celebraban con una comida al momento de escuchar el fuerte estallido.

Pedro Nel continuó su relato: “El cumpleaños fue lo que nos salvó la vida. Al poco tiempo, llegó el Ejército y nos obligó a todos a evacuar con la excusa de un posible hostigamiento de la guerrilla, según lo que nos advirtieron. Todos los habitantes pasamos la noche a la intemperie en un parque de por aquí cerca. La impresión fue tan fuerte que ni tenía ganas de dormir”.

Lea: Un cumpleaños salvó a toda una familia de la explosión en Rosas, Cauca

Después de que el incendio fuera aplacado por los cuerpos de Bomberos de Rosas, Popayán y La Sierra hacia las 9:30 de la noche, el padre de familia descubrió a la mañana siguiente que no había rastro de su vehículo, que siempre dejaba estacionado en frente de su casa, dado que fue uno de los directamente afectados por la explosión.

“Nadie me da razón del carro. Todo se acabó, todo”, se lamentó el señor.
Otro residente de la zona, Arles Chávez, contó: “Una vez vi toda la llamarada desde la pendiente de mi casa, corrí de una a rescatar a las personas que pedían auxilio, que agitaban las manos desde debajo de los escombros. Así fuera con chanclas, logramos sacar a una mujer que estaba muy herida. El impacto psicológico de todo esto ha sido terrible”.

Y es que pareciera que los daños fueran un reflejo material de la devastación moral por la que atraviesan las familias que vieron perder las tres viviendas que ocupaban desde hace años: una puerta, la puerta de la casa de Pedro Nel, que fue arrojada contra un destruido cuadro de ‘La última cena’; una habitación infantil que terminó por asumir el aspecto de una mazmorra bombardeada; o una sala en donde, en vez de un cómodo sillón, era ocupada por una llanta que salió disparada tras el estallido.

“Nos reuniremos con las autoridades para evaluar la situación de seguridad del Cauca. Toda nuestra solidaridad con esta comunidad”, afirmó al respecto el presidente Iván Duque, quien desde Popayán dio instrucciones a la Unidad de Víctimas para apoyar a las familias de los siete muertos, al igual que a los heridos.

Algo similar dijo el secretario de Gobierno del Cauca, Luis Cornelio Angulo, quien afirmó que la Gobernación, la Alcaldía de Rosas y la Unidad de Víctimas trabajarán conjuntamente para dar solución a quienes presentaron fuertes pérdidas materiales en sus viviendas.

Vea: En fotos: los estragos que dejó la explosión de un vehículo en Rosas, Cauca

Es por eso que este martes se realizó un censo para medir los daños, actividades que se desarrollaron poco antes de las 11:00 de la mañana, cuando el hermano mayor de Pedro Nel, Adolfo Silva, se postraba en medio de los escombros para emitir una oración. Entre las 11:00 y 11:15, las familias ayudaban a sacar los objetos que se salvaron, comida incluida. Y hacia las 11:14 llegaron al lugar -directamente venidos desde Nariño- los familiares de Juan Fernando Villota, el conductor de Supertaxis que murió en el acto.

Entre los parientes, se encontraban los padres de Villota, que fueron entrevistados por los peritos del CTI para ayudar a la identificación de las víctimas fatales. 20 minutos más tarde, la familia -con los rostros llorosos- se subieron en los mismos carros en los que habían llegado al lugar para dirigirse con destino a Popayán. Tan pronto se fueron, esa carretera en donde tuvo lugar una tragedia quedó sola, salvo por un lazo amarillo que pese a danzar violentamente por efecto del viento, se podía leer con claridad el mensaje que tenía impreso en letras rojas: ‘peligro’.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS