Sigue la 'pelea' por los aranceles en la industria de las confecciones

Sigue la 'pelea' por los aranceles en la industria de las confecciones

Abril 11, 2019 - 11:15 p.m. Por:
Redacción de El País 
Sector textil / Imagen de referencia

Impacto. Se estima que en la ciudad de Bogotá hay unas 26.000 empresas de la cadena de confecciones; en Medellín, 14.000 y en todo el país unas 70.000 compañías entre grandes y pequeñas.

El País

Producir en Colombia un kilo de blusas (15 prendas) puede costar, a un precio muy económico, $150.000, unos US$48, mientras que importarlas vale menos de la mitad de esta cifra.

Esa diferencia, explica Guillermo Criado, presidente de la Cámara Colombiana de la Confecciones y Afines (CCCA), hace que la industria en Colombia no pueda competir y pierda cada vez más espacio.

Por esta razón, el gremio logró que el Gobierno Nacional incluyera en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) un artículo en el que se aumenta el arancel para las importaciones de textiles y confecciones, decisión que ha despertado la alerta entre otros miembros de esta cadena productiva.

Lea también: Producción industrial del Valle aumentó un 4,3% en enero

Actualmente existe un umbral de US$10 por kilo, es decir las prendas que se importan por debajo de ese valor pagan 15 % de arancel. La propuesta en el PND es que el umbral aumente a US$20 y el impuesto también. De esta forma, quienes importen prendas por debajo de US$20 por kilo pagarían un arancel de 37,9 % y quienes lo hagan por encima de ese valor cancelarían un impuesto de 10 % más 3 dólares por kilo.

“La propuesta es que esto opere para las naciones que no tienen acuerdo comercial con Colombia, como países de Asia y África, cuyos costos de producción son muy económicos, en especial por la mano de obra barata”, dijo Criado.

Agregó el directivo que Colombia tiene costos superiores a los de cualquier país asiático. “Por ejemplo, la energía vale el doble, la mano de obra 4 veces más y la carga impositiva es altísima. Pagamos un salario mínimo, con todo lo que implica, de US$400 y en Asia algunos pagan hasta US$50”.

Según la Cámara de la Confección, en el país hay 70.000 empresas formales en el sector textil, de diferentes tamaños, que en los últimos 10 años han perdido unos 600.000 empleos.

Sin embargo, algunos miembros de la industria de confecciones y textiles plantean otra cosa. Juliana Calad, directora Cámara de la Cadena Algodón, Fibras, Textiles y Confecciones de la Andi, aseguró que no se está en contra de los aranceles sino del método que se está usando para implementarlos.

“Esto debe ser vía el Ministerio de Comercio y no a través del Congreso. Nosotros sí apoyamos las medidas, pero si son estudiadas técnicamente y tienen en cuenta a toda la cadena productiva”, dijo.

Agregó que “si analizamos el tema con el Ministerio de Comercio se tendría en cuenta a todos los eslabones, no es proteger la confección solamente, sino también las fibras, hilados, textiles, incentivar el cultivo de algodón, mirar el impacto del contrabando y otros asuntos de competitividad”.

Según cálculos de la Cámara de la Confección, entre 2016 al 2017 entraron al país 138 millones de kilos de prendas de los países asiáticos importados legalmente. Asimismo, de acuerdo con datos del Dane, las importaciones de hilados, tejidos, textiles en 2018 sumaron US$1532,5 millones, cuando un año atrás había sido de US$1231,8 millones. Asimismo, las importaciones de prendas de vestir llegaron el año pasado a US$782,9 millones.

Impacto en el Valle

Para el empresario Nelson Aristizabal, la industria de la confección tiene gran importancia en el Valle y genera alrededor de 80.000 empleos.

En el departamento hay empresas representativas como Studio F, que genera alrededor de 3000 empleos, Quest, Spataro Napoli, los productores de fajas, “pero tenemos también muchas compañías pequeñas y talleres que dependen del negocio, de ahí la necesidad de proteger al productor con aranceles porque tenemos que competir con los precios irrisorios de los fabricantes asiáticos”, dijo el directivo.

Desde el Valle se importaron en 2018 US$43,7 millones en vestuario y otros componenetes de textiles.

El Gobierno mexicano impuso esta semana impuestos a las importaciones de calzado, textil y confección, entre 10 % y 30 %, para frenar las compras desleales de China.

Sin acuerdo 

La Cámara de la Cadena de Algodón, Fibras, Textiles y Confecciones de la Andi hizo algunas propuestas para intentar conciliar un cambio en los aranceles que introdujo el Plan Nacional de Desarrollo, sin embargo, no se llegó a un acuerdo con los confeccionistas y las iniciativas quedaron para el debate.

Ayer la Cámara Colombiana de Confecciones de Colombia emitió un comunicado en el que ratifica que no hay acuerdo con el resto de la cadena productiva de textiles y confecciones ni con el Ministerio de Comercio. “Las posiciones son totalmente opuestas y no existe ninguna aproximación”, dijeron.

El sector de confecciones y textiles exportó US$745 millones en 2018.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad