"Los buses eléctricos demandan un gran desarrollo de infraestructura"

"Los buses eléctricos demandan un gran desarrollo de infraestructura"

Abril 29, 2019 - 11:00 p.m. Por:
Redacción de El País 
El CEO y director general de vehículos comerciales de Daimler Colombia, Claudio Siedmann

El argentino Claudio Siedmann asumió recientemente la presidencia de Daimler-Mercedes y la dirección general de vehículos comerciales en Colombia. En diálogo con El País habló de las perspectivas de la empresa y de las nuevas tecnologías.

¿Cómo se mueve el mercado de los vehículos comerciales en el país?

Se percibe una recuperación, la cual puede mejorar con la ley de chatarrización porque en el mercado se observa un parque automotor antiguo. Allí hay una demanda reprimida que sin duda se va a empezar a reactivar en los próximos meses, así que las expectativas son muy buenas.

¿En ese segmento cuáles son las marcas fuertes?

Tenemos dos marcas importantes que actúan allí, una es la americana Freightliner, la otra proviene de nuestras plantas en Europa, que es Mercedes Benz, pero como le digo ese segmento necesita una renovación en Colombia.

Lea también: Cali apuesta cada vez más por la movilidad 'limpia'

¿Cuál será su apuesta en el país?

En el grupo Daimler manejamos todas la líneas de productos, en todos los segmentos y tenemos soluciones para todos, por eso no podemos concentrarnos en un solo nicho.

Tenemos marcas importantes en el grupo de vehículos más livianos como es el caso de Fuso, que son camiones livianos, los cuales representan un mercado muy atractivo para ese segmento.

¿Son los medianos los que más se venden?

Sí, el mayor segmento está en vehículos livianos y en busetas y busetones. Hay mucha demanda de vehículos entre livianos y medianos y eso es lo que hace tan atractivo el mercado colombiano.

¿En otras palabras, las perspectivas de la empresa son positivas?

En general la perspectiva en todos los segmentos es positiva, empezando por la demanda reprimida de camiones que se percibe en los últimos años. De igual manera se nota una demanda reprimida en cuanto a la renovación de buses. El sistema de Transmilenio en Bogotá, por ejemplo, se está renovando después de 14 años, pero también hay sistemas que si bien no están tan estructurados, tienen una demanda que necesita renovarse, como en los de Cali, Medellín y Barranquilla.

¿Eso quiere decir que el panorama es positivo para los buses del sistema de transporte MÍO en Cali?

Sin lugar a dudas que sí, pero debo decirle que el tema del transporte público tal vez es más complejo por tratarse justamente de ese tipo de sistema.

En todas las ciudades del mundo se necesita el apoyo del Estado para que las condiciones estén dadas para renovar la flota, generalmente son flotas grandes y son pocas las empresas privadas que pueden hacer frente en lo económico y en la operación.

Se necesita un marco de acción del Gobierno y en eso me refiero a subsidios, pero además se debe tener una estructura que permita a los operadores poder financiarse, funcionar y asegurar que el transporte pueda ser de buena calidad para la población.

¿Cómo ve el presente y futuro de los vehículos híbridos y eléctricos?

Todas esas tecnologías necesitan tener dos aspectos, el primero es madurez suficiente para que el producto funcione y, segundo, que las condiciones en el mercado también estén dadas.

En esto me refiero a infraestructura. De nada serviría traer vehículos híbridos o eléctricos si la generación de esas energías va a contaminar más el ambiente.

Estas tecnologías funcionan mejor en países donde hay un sistema de electricidad limpio, como el eólico y el solar. Lo digo porque un bus de transporte urbano, como el del MÍO o el de Transmilenio necesita mucha energía y si no existen las condiciones necesarias para darles energía el impacto para la ciudad puede ser fuerte.

Mire, cargar una flota de 100 buses eléctricos durante toda la noche puede apagar una ciudad. Cuando las condiciones en la ciudad están dadas los vehículos eléctricos son una excelente solución, pero si no lo están es un error.

Le cuento que cuando me trasladé del aeropuerto Alfonso Bonilla a Cali observé un parque automotor bastante antiguo. Entonces me pregunto esto: ¿la ciudad va a tener buses eléctricos que emiten cero emisiones de contaminación, pero al mismo tiempo seguirá con buses de 20 ó 25 años con tecnologías de motorización viejas que utilizan sistema euro 0, 1 ó 2 y que generan altos niveles de contaminación?

¿Es decir que cambiar de tecnología requiere un tiempo prudencial?

El traslado de una tecnología a otra implica un largo periodo de tiempo.

Mire, Europa está comenzando a utilizar las primeras unidades eléctricas, pero desde hace cinco años maneja tecnología euro 6. Ese es el tope que puede desarrollar un motor diesel y genera un nivel muy bajo en materia de contaminación del medio ambiente, pero la evolución de la tecnología euro 0 a la 6 tomó casi 30 años.

Hoy por hoy se ha dado un debate en algunas ciudades del país por el uso de buses eléctricos para el transporte masivo, ¿usted considera que para llegar a eso se requiere de una preparación que va más allá de la infraestructura?

Creo que es más fácil y políticamente llamativo ofrecerle a la sociedad una tecnología limpia por ser innovadora, pero ser innovador no necesariamente significa ser eficiente. Esto sucede en muchas ciudades del mundo.

Alguien quiere ser el primero en instalar una flota de buses con cero emisiones, pero como ya lo he dicho, eso funciona siempre y cuando se den las condiciones en materia de infraestructura y en el momento apropiado. Le quiero reiterar el ejemplo, en Bogotá el sistema masivo de transporte es tan grande que si cargan 100 buses eléctricos al tiempo apagan una ciudad. Creo que se debe empezar a mejorar la calidad de la actual flota porque el impacto que le genera a la ciudad la carga de buses eléctricos es fuerte. Si no limpiamos el parque automotor no se percibirá una reducción en materia de contaminación ambiental. Tiene que ser un trabajo a mediano y largo plazos.

¿A escala mundial cómo está esa tecnología?

Le quiero decir que a la tecnología eléctrica en el mundo le falta madurez. Hoy no conozco una empresa que produzca buses eléctricos que tengan baterías de larga duración, que la vida útil sea superior a seis años. El tema es que no hay desechos para esas baterías. Son grandes y el nivel de contaminación que generan también es grande.

¿Como está viendo el 2019 para la compañía?

Vemos buenas perspectivas en la reactivación de los vehículos pesados y en la renovación de los sistemas de transporte en general.

La compañía le seguirá apostando con fuerza al segmento de vehículos comerciales. Vemos buenas perspectivas en la reactivación de los vehículos pesados y en la renovación de los sistemas de transporte en general”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad