Escuchar este artículo

Créditos baratos podrían extenderse hasta el 2021

Octubre 11, 2020 - 07:55 a. m. Por:
 Redacción de El País
Créditos tasas de interés bancos

Según la banca, debido al desempleo y la afectación generada por la crisis, los niveles de riesgo han aumentado generando más rigurosidad en los procesos de otorgamiento de créditos.

Archivo de El País

La posibilidad de que las personas y las empresas accedan fácilmente a créditos es vital para impulsar la inversión y el consumo en una economía como la colombiana.

En tiempos de crisis, como la actual, el Banco de la República ha venido bajando su tasa de referencia de 4,25 %, antes de la pandemia, a 1,75 % para este mes de octubre, precisamente con el propósito de estimular la economía nacional.

Esa decisión tiene varias consecuencias. Por un lado, debería reflejarse en créditos más baratos para las personas y las empresas, por el efecto que esto tiene en las tasas de interés a las que prestan los bancos en el país. Por otra parte, se espera un aumento de la inversión local.

Julio César Alonso, director del Centro de Investigación en Economía y Finanzas, Cienfi de la Icesi, explica que no es fácil que las medidas de reducción de tasas del Emisor se vean reflejadas inmediatamente en los bancos y que eso puede tardar unos meses.

Puede leer: Valle aumenta exportaciones a Bélgica, Italia y Alemania

“Uno quisiera, en tiempos de pandemia, un efecto rápido de estas medidas, pero hay que tener en consideración que la incertidumbre aumenta y eso evita que las tasas que cobran las instituciones financieras bajen al ritmo esperado”.

¿Hay crédito barato?

Según el Banco de Occidente, sí hay crédito barato y, debido al impacto económico por la emergencia sanitaria, “las tasas de interés de préstamos de libre inversión y libranza han disminuido en 9 puntos básicos mensuales, promediando para el año 2020 en libre inversión 1,07 % y en libranza 1,02 %”.

Lo mismo comentó una asesora del Banco de Bogotá. “Hace unos meses el crédito de libre inversión, que no fuera por libranza, tenía una tasa promedio de 1,9 % y ahora se está bajando a 1,5 % o 1,6 % y las libranzas oscilan entre 0.99 % y 1,2 %”, comentó.

Según la banca, debido al desempleo y la afectación generada por la crisis, los niveles de riesgo han aumentado generando más rigurosidad en los procesos de otorgamiento de créditos.

Pero el costo del crédito no depende solo de lo que pase con la tasa de referencias del Banco de la República, sino también de los riesgos, y en momentos como el actual, con una tasa alta de desempleo e incertidumbre, los bancos se cuidan a la hora de colocar el dinero: a través de mayores exigencias o no reduciendo mucho el costo de ese préstamo.

Aún así, según la Superfinanciera, con corte al 25 de septiembre, las tasas de interés promedio de las diferentes modalidades de crédito correspondientes al periodo de aislamiento registran una reducción frente a las tasas de interés promedio de inicio de 2020 tanto para hogares como para empresas. En especial reporta bajas en el costo de la financiación con tarjetas de crédito para personas y corporativas.

Lo que podría esperarse entonces para la próximos meses y para el 2021 es que el costo de tomar un crédito sea un poco más barato, si no se presentan otras condiciones que afecten el rumbo de la economía.

“De acuerdo con los análisis macroeconómicos y la afectación que sufrió el país, en el banco vemos una recuperación gradual y de esta misma manera será la expansión del crédito a medida que los niveles de riesgo se vayan normalizando”, dijeron directivas del Banco de Occidente.

Al mes de julio de 2020 los hogares tenían deudas por $155,5 billones, 4,7 % más que un año atrás y las empresas debían $278,4 billones, 8,11 % más que para igual mes del 2019.

Adicionalmente, en julio pasado se hicieron cerca de 1,2 millones de solicitudes de crédito por un monto de $58 billones. De este total, el 79 % fue aprobado, de acuerdo con la Superfinanciera.

¿A quiénes afecta?

Julián Cárdenas, economista de Protección, destacó que la estrategia de bajar las tasas de interés de referencia del Banco de la República es una medida que para los consumidores y las empresas que tienen deuda es buena, porque alivia un poco en el costo del dinero.

Pero considera que esa determinación también tiene unos riesgos y es que unas tasas bajas no motivan a los inversionistas extranjeros, es decir el país se hace menos atractivo porque generalmente esos capitales lo que buscan son rentabilidades altas.

Asimismo, no motivan tanto el ahorro por la baja rentabilidad. “Inversiones conservadoras y tradicionales, por ejemplo, quienes guardan su dinero en CDT (Certificado de Depósito a Término) en este momento no están obteniendo muchas ganancias, porque la tasa está por debajo del 3 % al año”, expresó.

Aun así, en Colombia había depósitos en CDT por $182,7 billones, al mes de julio de este año. El 73,3 % lo tenían empresas y el 26,7 % personas naturales.

Sobre el tema, Felipe Campos, director de investigaciones del Grupo Alianza, coincidió en que las tasas bajas del Emisor no estimulan la inversión internacional, pero dice que sí impulsa la inversión local porque la gente decide hacer proyectos porque se puede endeudar barato o consumir más. Por lo tanto, ayudan a generar un entorno de consumo que estimule la economía y “si esto se da, de manera indirecta la inversión internacional puede llegar, pero no es un efecto directo”.

Resaltó que en tiempos de tasas bajas, a nivel mundial, como se vive hoy, se puede estimular la inversión (proyectos, empresas, papeles) porque el ahorro no es tan rentable.

Seguirán las tasas bajas

Economistas del Bbva Research consideran que las condiciones de debilidad en la demanda seguirán en los próximos meses y, por consiguiente, creen que el Banco de la República mantendrá tasas bajas por un periodo considerable de tiempo, por lo menos hasta la mitad del año 2021.

“Esto siempre y cuando el escenario económico no se deteriore significativamente en el futuro cercano”.

Asimismo Juan David Ballén, director de Investigaciones de Casa de Bolsa, dice que el país está superando una de las recesiones más grandes en la historia reciente y que debido a eso cree que el Banco de la República mantendrá durante todo el 2021 la tasa de interés de referencia en su nivel más bajo.

“Hasta que la economía no mejore, habrá crédito barato. El aumento de tasas de interés dependerá del crecimiento económico, el Emisor aumentaría las tasas de interés cuando la economía ya no lo necesite y esté creciendo cerca a su potencial”, afirmó.

En cifras

En lo corrido del periodo de aislamiento por la pandemia (20 de marzo hasta el 25 de septiembre del 2020), las empresas y los hogares han financiado sus actividades económicas y personales con créditos. En ese periodo se hicieron desembolsos por $160,72 billones, según datos de la Superintendencia Financiera.

Asimismo, hasta el pasado mes de julio, los periodos de gracia, prórrogas o redefiniciones, que hicieron los bancos con los créditos de empresas y personas, cubrieron un total de $225 billones de la cartera, correspondiente a 11,7 millones de clientes en el país.

Para el mes de julio el saldo total de la cartera de crédito en Colombia ascendió a $526,2 billones.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS