La trilogía de aniversarios que se celebran en Roldanillo

Escuchar este artículo

La trilogía de aniversarios que se celebran en Roldanillo

Febrero 01, 2021 - 11:30 p. m. Por:
Juan Felipe Delgado - redactor de El País
Con la exposición de Sara Rayo el Museo Rayo celebra su aniversario

Con una exposición de Sara Rayo, la artista celebra el aniversario de Roldanillo, de su padre Omar Rayo y del Museo Rayo.

Foto: El País

En 1973 como reconocimiento por el premio que recibió Omar Rayo en la Bienal de Sao Paulo, el municipio de Roldanillo le donó un terreno con el fin de crear nuevos espacios y posibilidades para el arte.

Fue así como nació el Museo Rayo, que se fundó en enero de 1981 y este año llega a sus 40 años. La idea de este espacio siempre ha sido la de ser un museo dinámico y activo, y en su taller se han formado varias generaciones de artistas nacionales.

El 7 de junio del 2010 el maestro Omar Rayo partió de este mundo y fue su esposa, Águeda Pizarro, con quien estuvo casado durante casi 34 años, quien tomó las riendas del museo y asumió la difícil labor, en medio del dolor por su deceso, de mantener el legado que su esposo dejó.

Nacida en Nueva York, pero enamorada de Colombia, y especialmente de Roldanillo, Águeda cuenta cómo era el maestro Rayo y cuáles fueron los retos más grandes que tuvieron que superar, para que el museo se fundará y se sostuviera a lo largo de estas cuatro décadas.

“Fue una hazaña poder realizar este museo. Él había expuesto en todo el mundo y tras ganar varios premios, el municipio le donó un terreno. Se puso a buscar un arquitecto que entendiera su idea y en el año 1971 empezó a hacer gestiones para llevar a cabo el museo. Fueron casi 10 años en la construcción de los ocho módulos octogonales. Nosotros pudimos abrir antes, pero Rayo quería hacer las cosas bien y dijo: hay que hacerlo todo o nunca se va a completar. Fue inaugurado en 1981 y este año cumplimos 40 años de actividades ininterrumpidas. Fue muy difícil conseguir los fondos, pero gracias a la gestión de Omar se logró”, apuntó.

Sobre la inauguración, la esposa de Omar Rayo dijo que en aquel entonces el pueblo era muy pequeño y que acudieron tantas personas que no había donde parquear. Los hoteles también quedaron llenos y muchos tuvieron que dormir en hamacas.

Águeda Pizarro

Águeda Pizarro, poeta y exesposa de Rayo, es la actual directora del Museo Rayo.

Foto: Jorge Orozco - Especial para El País.

“Fue apoteósica porque vinieron miles de personas y en ese momento se iba la luz y el agua, porque Roldanillo en esos años era un pueblo pequeño y de pronto se inaugura este museo internacional, al que vinieron varios presidentes, de los que recuerdo el que primero llegó fue Turbay, quien arribó con su hija, que tiempo después murió. No había dónde parquear ni dormir, era un pueblo pequeño (risas). Él (Omar) estaba muy feliz porque logró algo importante. Quería mantener ese nivel y traer progreso para Roldanillo”, aseguró.

Si bien el museo fue un gran logro no solo para el arte, sino que también lo fue para todo el municipio, no todo ha sido fácil en el camino. La esposa del maestro Rayo relata que en sus últimos años de vida, el artista se fue retirando por el desgaste que arrastraba de tantos años de trabajo.

“Omar siempre fue muy fuerte, hasta sus últimos años estuvo empujando y guiando el barco hacía adelante. Con todo y eso siempre estuvo produciendo para que el museo siempre estuviera ofreciendo alguno nuevo. Dos o tres años antes de su muerte él se fue alejando porque su salud se empezó a complicar. Cuando murió bajaron las visitas, por eso tuve que darme a la tarea de volver a levantar todo y que el museo recobrará su brillo. Muchas personas han estado involucradas, comprometidas a hacer diversas tareas para cumplir esa misión”, indicó.

Lea además: San Vicente, un destino ecoturístico para descubrir en Jamundí

La pandemia amenazó el arte

Debido a la pandemia del Covid-19 el museo tuvo que cerrar sus puertas, lo que generó una crisis económica importante. Por tal razón Pizarro, que este año cumplirá ochenta años, manifestó que el reto era reinventarse para mantener el museo.

Museo Rayo

La exposición de Sara Rayo se encuentra en una sala que su padre no conoció en vida, pero que siempre soñó.

Foto: Jorge Orozco - Especial para El País.

“Cuando inició la pandemia empezamos a trabajar en plan de renovación porque las condiciones por el Covid-19 así nos lo obligaban. Una de las cosas que tuvimos que hacer fue pedirles a los trabajadores si aceptaban una reducción de su salario. Ellos lo aceptaron y se dieron cuenta que preferían estar aquí que buscar otro empleo. Agradezco muchísimo su entrega”, relató la poeta.

Y agregó: “En estos momentos el aforo de las personas está limitado por la pandemia, ya que estamos cumpliendo todos los protocolos de bioseguridad. Estas son las primeras exposiciones desde marzo, por eso invitamos a todas las personas a que visiten el Museo Rayo, que cumple 40 años este mes. Sin embargo, continuamos con nuestras actividades virtuales, que han tenido una gran acogida dentro de nuestro público, como lo es el Encuentro de Mujeres Poetas Colombianas”.

De Rayo a Rayo

Este año también se celebra el natalicio número 93 del maestro Omar Rayo, por eso Sara, su hija y artista, realizó cuatro obras en papel que estarán presentes en la exposición de su padre ‘De Rayo a Rayo, intaglios’, en la sala del Museo del Intaglio, en el Museo Rayo de Roldanillo.

Sara Rayo

Sara Rayo está exponiendo, en el museo una serie de obras en homenaje a su padre.

Foto: Jorge Orozco - Especial para El País.

“La exposición que sacamos es una conversación con mi papá. Nosotros hablábamos con papel, no teníamos que usar palabras; utilizábamos el origami para comunicarnos, eran charlas muy artísticas”, comentó.
Sara dice que estas obras son como un eco de ese diálogo de amor que sigue sosteniendo con su padre.

“Mi padre me enseñó que el arte nos lleva a otros mundos. Cuando ves una obra de alguien estás viendo su mundo y aprendes a verlo como él lo ve. No tengo un solo recuerdo con el que me quede, aún hablamos a través de su legado. Cuando voy a hacer alguna investigación me encuentro con que él ya hizo algo parecido o un libro donde hacen referencia a su arte. Está en todas partes donde haya arte”, manifestó.

Las obras están expuestas en una sala especial. Tanto las series con títulos que contienen el nombre de Águeda (Aguedópteros), las que se refieren a la hija de la poeta, Sara (Coleópsara poestis y Osso), como la gran colección de obras dedicadas a su nieto, Mateo (Mateo’s Toys), reflejan el amor y el interés de Rayo por su familia.

“La sala en la que están expuestas las obras ‘De Rayo a Rayo’ están en una sala que él no alcanzó a ver en vida, pero que siempre quiso adecuar para ubicar los mejores trabajos. Nosotros adecuamos el espacio, que antes era un taller, para que se convirtiera en lo que hoy es”, dijo.

Lea además: San Vicente, un destino ecoturístico para descubrir en Jamundí

Museo a cielo abierto

En medio de un paisaje típico del Valle del Cauca se encuentra Roldanillo, un municipio fundado en el siglo XVI, de arquitectura colonial y sede del Museo Rayo.

Sus habitantes y dirigentes valoran el legado que dejó el maestro Omar Rayo con su Museo, que ha brindado al municipio una identidad cultural y artística.

“Los 40 años del museo Rayo son muy importantes, ya que el maestro Omar le dio un gran impulso a Roldanillo nacional e internacionalmente. Para nosotros siempre será un orgullo contar con este espacio. Nos ha dado esa identidad que muchos municipios buscan. El Maestro nos dejó un gran legado y es nuestra labor preservarlo y fortalecerlo”, dijo Jorge Mario Escarria, alcalde Roldanillo.

Museo Rayo

En enero se celebraron tres aniversarios en Roldanillo: los 445 años de fundación del municipio, el natalicio 93 del maestro Omar Rayo y los 40 años del museo Rayo.
Foto: Jorge Orozco - Especial para El País

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS