Ocho consejos para estimular la creatividad en su vida

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Ocho consejos para estimular la creatividad en su vida

Enero 08, 2019 - 07:04 p.m. Por:
Redacción de El País
Estimular la creatividad

Según Adam J. Kurtz, una de las mayores dificultades que tiene una persona al momento de emprender y ser creativo es encontrar gente con la que pueda hablar de sus miedos, inseguridades y sueños.

Imagen: El País


Para este año que apenas inicia muchas personas tienen como meta ser emprendedores y creativos para crear sus propias empresas o proyectos familiares. Sin embargo, ser creativo no es una tarea fácil, por el contrario, está llena de retos que se deben afrontar y miedos que se deben vencer y cortar de raíz.

Adam J. Kurtz es un artista y autor cuyo trabajo ilustrativo se basa en la honestidad y el humor. Sus libros se han traducido a más de una docena de idiomas y su más reciente publicación titulada ‘Las cosas son lo que tú quieres que sean. Consejos para una vida creativa’ es uno de los libros más vendidos del año.

¿Usted cree que es la primera persona que se siente confundida al momento de aprender? ¿Que nadie ha intentado crear una obra maestra, emprender una carrera creativa o simplemente dar un primer paso artístico sin dudar de todo?

A continuación, encontrará ocho recomendaciones, ofrecidas por Adam J. Kurtz, que debe saber toda persona que quiera ser creativa. Además, conocerá otras, publicadas en el libro, para que venza y pierda los miedos a la hora de emprender, crear y desarrollar un proyecto de cualquier tipo.

Todo lo que Adam dice en la publicación lo ha vivido en primera persona. De aquí nace esta guía de sabios, empáticos y honestos consejos sobre el arte de crear. Todos los consejos los podrá compartir con las personas que los necesiten.


1. Es mágico, no mágica

La creatividad es una especie de idea amplia. Es difícil de definir pero usted la podrá reconocer cuando la vea. Eso sí, hay que tener claro que la creatividad no es un súper poder con el que usted nació. Ni tampoco es exclusiva. Cualquiera puede recurrir a su energía creativa para hacer algo especial, con mucho trabajo y un poco de suerte, su creatividad saldrá a flote.

2. Igual se es un poco torpe

Nadie sabe qué está haciendo y está bien que así sea. Buena parte de los proyectos que se deciden emprender se aprenden sobre la marcha y así se encuentran perspectivas distintas. Todos los emprendedores han tenido que iniciar en algún sitio y todos los seres humanos siguen aprendiendo sin parar. Hay que aceptar que cometemos errores, pero si los sabemos corregir, todo saldrá perfecto.

3. No necesita permiso

Internet nos ha concedido recursos ilimitados en cuestión de aprendizaje, software y producción, por lo que ya no es necesario e importante que a usted como creativo le den luz verde a sus proyectos los grandes empresarios o los guardianes de la industria. Indagando un poco usted podrá diseñar y ejecutar los proyectos que quiere ofrecerle al mundo, distribuirlos y verlos florecer.

4. El fracaso es una opción real

El fracaso es verdaderamente una opción. En realidad, es una de las dos alternativas principales en casi cualquier situación. En vez de mentirse a usted mismo sobre las posibilidades a la hora de emprender un proyecto, opte por prepararse para cualquier desenlace y dispóngase a aprender de la experiencia. Su vida creativa es un trayecto y con cada paso irá avanzando más.

5. Nada de etiquetas

Es posible que sienta una presión tremenda por vincularse a un arte concreto, pero la verdad es que la mayoría de los seres humanos hacen muchas cosas distintas. Una opción puede ser trabajar en varios proyectos para ver en cuál usted se desempeña mejor, todo esto antes de quedar encasillado en un papel único que limite las oportunidades que puedan surgir a medida que crece.

6. No se tiene que ser el mejor en todo

Tal vez usted es el mejor en muchas cosas, pero jamas será el mejor en todo. Aceptarlo no es debilidad, sino conciencia de uno mismo. Examine sus puntos fuertes y luego busque colaboradores o empleados en lo que usted como emprendedor es ‘normalito’. Con esta estrategia crecerán todos juntos mientras cada uno hace lo que de verdad le gusta y así le aporta de gran manera al proyecto.

7. Odiará su obra

¿En alguna ocasión se ha quedado despierto, en medio de la noche, revisando alguna obra que creó hace años? Pues pasará lo mismo con lo que está haciendo ahora: se morirá de vergüenza al recordarlo. Respete su proceso de crecimiento y se dará cuenta de que, a medida que aprende, lo que una vez fue su obra maestra le parecerá cosa de aficionados y eso lo hará sentirse orgulloso.

8. Hay que ser valiente

Como creativo sabe lo difícil que son estos proyectos, así que conoce también con qué están lidiando los demás. No compita con el resto del mundo, pues usted es único y debe ser la respetuosa y positiva versión de usted mismo con la gente que elija trabajar. Debe confiar en sus colaboradores y ayudarlos con las dificultades que se presentan en el
camino.


Le puede interesar: Las consecuencias para su salud de quedar 'mal dormido'

¿Cómo superar los miedos creativos?


1. Reconocer el miedo: crear algo y enviarlo al mundo es aterrador. Depender de su pasión para ganarse la vida también es aterrador. Acepte que su miedo no lo hace débil, sino humano. Ahora es momento de enfrentarlo.

2. Descompóngalo: ¿Qué le está diciendo ese miedo? Como creativo usted debe estar acostumbrado a resolver los problemas de formas nuevas, así que ¿cuál es su problema? Averíguelo para encontrar una solución.

3. “No puedo hacerlo”: quizá este sea el más básico de todos los miedos, pero también el más difícil de superar. ¿Cómo sabe que usted no es capaz de hacer algo sino lo ha intentado de verdad? No se puede ganar una carrera sin correr, y no está corriendo de verdad si no ha entrenado antes.


4. Ría: si todo lo demás falla trate de combatir el miedo con humor. Al igual que un buen llanto, unas buenas carcajadas pueden ser un gran alivio. Todo es aterrador pero al final saldrá bien.

También le recomendamos: Esta es la guía definitiva para cumplir la meta de ponerse en forma en el 2019

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad