Médicos lanzan alerta sobre la moda de cigarrillos electrónicos entre jóvenes

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Médicos lanzan alerta sobre la moda de cigarrillos electrónicos entre jóvenes

Julio 16, 2019 - 11:40 p.m. Por:
Redacción de El País
Vapeadores, imagen de referencia

Los cigarrillos electrónicos y sistemas de vapeo con y sin nicotina se pueden adquirir desde $35.000 hasta más de $250.000. Los líquidos que se inyectan al dispositivo para generar el vapor cuestan entre $10.000 y $50.000, dependiendo de la cantidad, sabor y sustancia que contenga.

Foto: Archivo de El País

Por moda o para ser aceptados dentro de un círculo social. Esas son dos de las razones más comunes por las que niños y jóvenes están accediendo al uso de cigarrillos electrónicos, vapeadores o aparatos similares a estos.

Los testimonios los ha escuchado *Lucía, cuando compradores de estos dispositivos se acercan a su local, ubicado en el centro de Cali, donde vende productos e insumos para tatuajes y perforaciones corporales.

“La mayoría de los que compran los cigarrillos electrónicos son muchachos que comentan que tal amigo lo compró y que él también quiere, o que se van a reunir en determinado evento y todos van a llevar su ‘vap’ (como le llaman a estos dispositivos), entonces es como cuando salen unas zapatillas de moda, que todos las quieren tener y como esto todavía no es ilegal, uno lo vende sin restricción”, expresó la comerciante.

En otros casos, como el de Iveth Ruiz, una joven de 18 años, estos dispositivos se adquieren pensando que es una forma de reemplazar el cigarrillo tradicional, sin que ocasione daño.

“Yo se lo compré a mi novio porque escuché que esto le ayudaba a dejar el cigarrillo normal, que es el que enferma a la gente. Él ya llevaba 15 días utilizando el ‘Vap’, pero el fin de semana estuvimos en una fiesta familiar y otro primo empezó a fumar al lado de él, se antojó y se fumó como cinco cigarrillos normales. Todo lo que había avanzado en 15 días se lo tiró en una noche”, contó la joven.

Precisamente, el uso de cigarrillos electrónicos y sistemas similares de administración de nicotina y sin nicotina en jóvenes tiene en alerta a las organizaciones médicas científicas del país, que están solicitando q ue se regule y controle este tipo de dispositivos.

“Estamos muy preocupados por los daños que representan estos dispositivos en la salud, pero sobre todo nos alarma la falta de interés de los países, incluido Colombia, de promover unas políticas de salud pública claras frente al consumo de estos cigarrillos en lugares públicos y de manera libre”, afirmó Diana Dávalos, jefa del departamento de Salud Pública y medicina comunitaria de la Universidad Icesi.

¿Cuáles son los efectos?

La Universidad Icesi advirtió que un 9% de los adolescentes en el país está consumiendo cigarrillos electrónicos y un 16% de los estudiantes universitarios admiten haber usado uno de estos dispositivos alguna vez en la vida, según la Encuesta Nacional de Tabaquismo en Jóvenes presentada el año pasado.

Blanca Llorente, directora de investigación de la Fundación Anaas, que a través del portal change.org promueve una petición para regular los cigarrillos electrónicos, la cual ha alcanzado más de 12.000 firmas virtuales, manifestó que estos dispositivos no deben ser utilizados por menores de edad “porque son la puerta de entrada al consumo de nicotina, viene la experimentación con el cigarrillo tradicional y luego el consumo de otras sustancias como la marihuana”.

“Estos dispositivos tienen un atractivo grande por dos razones: primero, porque hablan con el lenguaje tecnológico, que es atractivo y común para ellos (los jóvenes) en su uso cotidiano, por ejemplo, muchos se parecen a memorias USB, utilizan dispositivos de bluetooth, vienen con descargas de música, vienen con una cantidad de accesorios y lenguaje atractivo para niños y jóvenes; lo segundo, vienen con cantidad de saborizantes y colores que buscan atraer a esta población”, dijo Llorente.

La investigadora añadió que se viene observando que a través de redes sociales los niños están recibiendo información y ofertas comerciales “que sin ningún control les ponen el producto en sus manos”. Asimismo, han identificado que los mismos niños están llevando esos productos para ser distribuidos en los colegios.

“Lo otro es que los mismos papás, muchas veces por desinformación, terminan comprándoles los productos porque piensan que es como una aromaterapia, y no saben que muchos tienen nicotina... los muchachos reciben información de youtubers o influenciadores que dan argumentos para convencer a los papás que eso no es dañino”, dijo Llorente y añadió que mientras se define la regulación de estos dispositivos es necesario que la Superintendencia de Industria y Comercio establezca medidas de precaución para proteger a los niños, “porque se trata de productos peligrosos para estos”.

Alfonso Ávila, docente de la Universidad Icesi, e integrante del grupo de Prevención y Atención del Tabaquismo, explicó que estos dispositivos tienen alto riesgo de adicción, porque las concentraciones de nicotina pueden ser mucho mayores y es más fácil que se enganche un consumidor.

Asimismo, señaló que los productos que vienen con nicotina pueden afectar el desarrollo cognitivo de los adolescentes y en la parte cardiovascular aumentan el riesgo de infarto y de toxicidad en los pulmones.

“Los que no tienen nicotina también generan riesgo a nivel cardiovascular, está identificado que tienen sustancias como el formaldehído y a nivel bronquial pueden favorecer el cierre de las vías respiratorias, por ejemplo, la glicerina que la tienen la mayoría de cigarrillos electrónicos, está asociada a aparición de neumonía”, precisó Ávila.

El docente agregó que otros riesgos adicionales son las explosiones y quemaduras secundarias: “hay datos de Estados Unidos del incremento de numero de explosiones, debido a que es un dispositivo electrónico y como cualquiera puede estallar; otro riesgo que no se relata a los consumidores es la intoxicación por accidente, porque estos dispositivos regularmente no tienen sellos de seguridad, tienen empaques llamativos, colores y sabores, entonces existe riesgo de intoxicación en los niños por consumo e ingesta”.

El País consultó algunas páginas donde se ofrecen estos productos y muchas advierten que están diseñados para mayores de 18 años, otras señalan que no contienen sustancias tóxicas y que no causan daño como el cigarrillo tradicional, incluso entregan un listado sobre sus beneficios.

*Nombre cambiado por solicitud de la fuente.

¿Hay regulación sobre estos dispositivos?

El pasado 15 de mayo, la Comisión VII del Senado aprobó el Proyecto de ley No. 174 de 2018, que busca regular el uso y consumo de cigarrillos electrónicos y vapeadores en Colombia.

El senador José David Name, autor del proyecto, manifestó que este mes se espera aprobar la iniciativa en segundo debate para que pase a discusión a Cámara.

“El proyecto lo que hace es regular la venta del cigarrillo electrónico y vaporizadores, aplicando la mismas normas de la Ley Antitabaco (1335 de 2009), hay cuatro puntos fundamentales: no vender a menores de edad; no vender a través de plataformas de internet; no vender en establecimientos al aire libre, como el cigarrillo que está prohibido venderlo al menudeo; no puede ser utilizado en universidades, establecimientos públicos, aviones, colegios o lugares cerrados de ningún tipo, y además la publicidad tiene que contarle al consumidor que tiene nicotina y el daño que le está haciendo a la salud”, explicó el senador Name.

Nelson Sinisterra, secretario de Salud de Cali, indicó que a partir de la Ley Antitabaco, se vienen desarrollando acciones de promoción y prevención del consumo del tabaco en la ciudad o productos derivados “y dentro de eso está lo de los cigarrillos electrónicos que tienen la sustancia adictiva (nicotina) o tienen sustancias químicas que pueden ocasionar algún daño para la salud”.

“Venimos trabajando en la implementación en las zonas libres de humo, sobre todo en las universidades y en las instituciones educativas”, precisó Sinisterra.

El País intentó conocer una opinión del Ministerio de Salud sobre el tema, pero no hubo respuesta.

Lea además: OMS exaltará a docente de la Icesi por iniciativa contra el tabaquismo

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad