¿Deben los sacerdotes continuar con el celibato?, dos opiniones sobre el debate

Escuchar este artículo

¿Deben los sacerdotes continuar con el celibato?, dos opiniones sobre el debate

Enero 15, 2020 - 11:50 p. m. Por:
Olga Lucía Criollo, editora de Poder
Sacerdote

Sacerdote, imagen de referencia.

Pixabay

La supuesta participación de Benedicto XVI en un libro que defiende la ordenación sacerdotal de hombres casados, en contravía a lo que se propuso en el Sínodo de la Amazonía, revivió la polémica sobre el tema.

A continuación, dos posturas respecto a este tema:

Le puede interesar: Vaticano aprueba primer milagro de José Gregorio Hernández

“Hoy, a la gente no le interesa que un sacerdote sea célibe”
Gonzalo Gallo

Gonzalo Gallo González, exsacerdote católico.

Especial para El País

Usted fue sacerdote y no está de acuerdo con el celibato. ¿Por qué?

No hay ningún texto del Evangelio que asegure que Jesús fue célibe. La Iglesia termina aprobando el celibato hacia el Siglo IV, pero en realidad nunca se ha cumplido del todo: en 1680 Alejandro Borgia tiene como hijos a César y a Lucrecia Borgia, o sea que ni los papas lo respetaban, y hay un buen número de papas con hijos. Para que una persona sea buen sacerdote, solo necesita ser amorosa, buena consejera, muy espiritual, correcta; no le interesa a la gente, a no ser que tengan las creencias de antes, que sea célibe.

¿Una persona con esposa e hijos sí tendría el tiempo necesario para cumplir como sacerdote?

El Papa Benedicto acaba de sugerir un consejo al Papa Francisco, que no ordene hombres casados por la ausencia de sacerdotes en el Amazonas, que el celibato es un misterio que va inscrito con el sacerdocio, eso es una teología de la Iglesia que no tiene ninguna base evangélica, pero si se hace una encuesta entre cien católicos y se pregunta: usted necesita que el sacerdote sea célibe para que lo atienda bien, ninguno va a decir que sí o quizá solo personas de mucha edad. De hecho, si aplicamos eso a cualquier otra profesión, un abogado o un médico tampoco podrían dedicar todo el tiempo a su trabajo y tendrían que ser célibes para atender bien a la gente, eso no tiene sentido.

"El Evangelio dice que Jesús le cura una fiebre a la suegra de San Pedro, lo cual quiere decir que el primer Papa, porque así lo llamó la Iglesia, era casado”.
Gonzalo Gallo
Exsacerdote católico

¿O sea que en la práctica no lo considera necesario?

Para nada. El argumento para poner célibe a los sacerdotes no tiene nada qué ver con que haga bien o mal su trabajo, porque todas las otras profesiones hacen bien su trabajo si lo quieren, incluso religiosas, y se casan. Eso es un argumento de la antigüedad, que todavía perdura en el Cristianismo, una visión muy negativa de la sexualidad. Por eso Jesús tiene que ser célibe, María tiene que ser virgen y San José tiene que ser un ancianito, para que todo esté alejado de la sexualidad. También es un argumento económico, y es que el sacerdote tenga hijos y haya problemas de dinero en la herencia, la Iglesia quiere estar libre frente a eso. Eso es todo.

¿Qué opina de que se permita que en lugares apartados haya sacerdotes casados?

Con todo el respeto a la Iglesia, porque tiene muchas cosas maravillosas, hace mucho tiempo que no solo debió haber hecho eso, sino haber ordenado a la mujer. Los cristianos ya lo están haciendo, son excelentes pastoras, la mujer es más espiritual que el hombre. Los paradigmas y las creencias humanas que la Iglesia tiene que romper son cantidades, si quiere ponerse al día y poder responder a la gente como ella lo desea.

Otro debate anexo al celibato es el que lo liga con los casos de pederastia en la Iglesia...

Sin que esta sea la verdadera razón, creo que ayudaría. Es claro que no hay los mismos casos ni la misma cantidad de escándalos mundiales de pederastia en los rabinos. No hay grandes problemas de pederastas en los pastores, aunque también los haya.

¿Está de acuerdo con que Benedicto XVI encarna la Iglesia conservadora y Francisco la de los cambios?

El Papa Benedicto, siendo un gran teólogo, es de la línea conservadora u ortodoxa de la Iglesia, como Juan Pablo II. Francisco me parece amable, humilde, simpático, con carisma, pero no está haciendo ningún cambio significativo en la Iglesia. Está sacando la pederastia porque es un escándalo mundial y ha hecho cambios en el Banco Vaticano porque la comunidad internacional financiera le dijo que lo hiciera. Aunque lo respeto, no veo ninguno de los cambios que la Iglesia necesita.

“Es un llamado personal de Dios a vivir consagrado a él”
Padre Dagoberto Cárdenas

Dagoberto Cárdenas, sacerdote de la Arquidiócesis de Cali.

Especial para El País

¿Cuál es la importancia del celibato para la Iglesia católica?

Hay hombres creyentes que, en el camino de la fe, tienen la voluntad de guardar el celibato por amor al Reino de los Cielos. Jesucristo habla en el Evangelio de que hay eunucos que nacen así, otros que los hacen los hombres y hay eunucos por amor al Reino de los Cielos y agrega: ‘él que tenga oídos para oír, que entienda’, o sea, no es fácil de entender, más aun porque la vida matrimonial se ha tenido como algo grande dentro de la fe, pero también hay algunos que, a ejemplo de Jesucristo, son capaces de dedicarse plenamente al anuncio del Reino de Dios y permanecer célibes toda la vida.

Pero Pedro, que fue el primer Papa, era casado porque el Evangelio dice que Jesús curó a su suegra....

Hay que entender el contexto, se habla de la suegra de Pedro pero nunca de la esposa de Pedro. Muchas tradiciones manifiestan que, cuando se unió con Jesús, Pedro estaba viudo... Desde el principio, el celibato fue valorado por los creyentes. El apóstol Pablo habla en su primera carta a los Corintios de que el soltero se preocupe por las cosas del Señor y cómo puede agradarlo, y el casado de las cosas del mundo y cómo agradar a su mujer, y luego dice: ‘quisiera que todos fueran como yo, pero cada uno que viva de acuerdo a su condición’.
Si bien en los primeros diez siglos el celibato no era una obligación, habían diferencias que permanecen en las iglesias católicas orientales, como que los obispos sean elegidos entre quienes hubieran abrazado el celibato.

"La Iglesia siempre ha sido capaz de transfor- marse, bajo los signos de los tiempos, en el momento adecuado y en lo que no corresponde al depósito
la fe”.
Padre Dagoberto Cárdenas
Sacerdote de la Arquidiócesis de Cali

Se dice que el sacerdocio debe asumirse como una profesión más...

Es un llamado personal de Dios a vivir consagrado a él. El sacerdocio no puede ser entendido como una profesión sino como un estado de vida y por ello es permanente. Yo no soy casado durante seis días a la semana y el séptimo descanso del matrimonio, lo mismo el sacerdocio, es 24/7. Por lo tanto, vivir el celibato como una opción de vida va mucho más allá.

También se argumenta que quitar el celibato ayudaría a disminuir los casos de pederastia en la Iglesia...

Si bien los casos de pederastia en la Iglesia son una realidad, y ella ha hecho su examen de conciencia, los mayores casos se dan en situaciones de familias y hombres casados. No es una limitación de la sexualidad sino un problema mental sexual que no le permite identificar la realidad de sus pares y termina haciendo daño a un niño o a una niña. Identificar falta de vivencia del celibato con pederastia iría en contra así de las pruebas estadísticas que tienen las distintas organizaciones contra la pederastia.

¿Detrás de esto está la posibilidad de que en regiones apartadas haya sacerdotes casados, como propone el Sínodo de la Amazonía?

Los sínodos son un instrumento que el Papa Pablo VI dejó para analizar la realidad del mundo y de la Iglesia, pero no son dogmáticos. Siempre se invita a un grupo de obispos, se escucha la opinión de todos y mediante votación se acepta o no un documento final que se le presenta al Santo Padre, que no exige un pronunciamiento de él... El sínodo se ha pensado, no un replanteamiento del celibato abiertamente, sino que en esos lugares de misión, donde difícilmente se cuenta con vocaciones sacerdotales, puedan haber hombres casados, de probada experiencia, que puedan acceder al orden sacerdotal para atender sacramentalmente a esas poblaciones, es lo que ocurre en las iglesias de Oriente, pero no lo contrario: nunca se ha probado en la historia de la Iglesia que un hombre célibe, ordenado sacerdote, acceda al matrimonio y continúe en su ministerio sacerdotal.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad