Cali no cumplirá la meta de tener menos de mil homicidios, ¿qué se hará?

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

Cali no cumplirá la meta de tener menos de mil homicidios, ¿qué se hará?

Octubre 09, 2019 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Homicidios en Cali, imagen de referencia

Homicidios en Cali

Foto: Archivo de El País

Septiembre de 2019 quedó en las estadísticas como uno de los meses más violentos del año en Cali. Según el balance preliminar del Observatorio de Seguridad de la Alcaldía, hubo 101 homicidios; 23 más que el mismo mes del año pasado. En total, con corte al 30 de septiembre, en la ciudad se contaban 829 asesinatos.

Con ello, se sabe, la meta de finalizar este 2019 con menos de 1000 homicidios no se va a cumplir. Ahora el objetivo de las autoridades es cerrar lo que resta del año con menos de 1100 asesinatos. En 2018 fueron 1157.

¿Qué se hará entonces para bajar los homicidios y a qué se debió el aumento de los mismos en septiembre pasado?

¿Qué se va a hacer para bajar los homicidios en la capital del Valle?

El comandante de la Policía de Cali, general Hugo Casas, dice ser “optimista” pese a las críticas. Para el tercer y último trimestre del año de la actual Administración, asegura, volverán a bajar las cifras de homicidios.

Para lograrlo, desde hace tres semanas se rediseñó el dispositivo de presencia en la ciudad tanto de la Policía como del Ejército. Fiscalía también participa.

La estrategia macro sigue siendo similar: focalizar los puntos críticos de la ciudad, determinar los horarios donde más ocurren asesinatos, y hacer más presencia policial y militar en esos lugares y a esas horas. También hacer investigaciones ‘exprés’ contra grupos organizados.

Lea también: En septiembre hubo más de 15 mil riñas en Cali y Policía dice que bajaron los casos

“La estrategia tiene dos componentes: uno de prevención social de la violencia que sigue funcionando muy bien. La prueba de que esto está funcionando es que los homicidios por convivencia se han reducido casi en un 30%. Y esa es una muy buena noticia porque esos cambios toman más tiempo que se den, pero también son más estables y duran más en el tiempo. En cambio, las dinámicas criminales son más coyunturales. Tenemos que adaptarnos a ellas para enfrentar los reacomodos de las estructuras del narcotráfico. Ese es el reto que tenemos y al que le estamos haciendo frente”, afirma Andrés Villamizar, secretario de Seguridad de Cali.

La Policía explica que se tomarán los ‘puntos calientes’ afectados por asesinatos, en determinados días y horarios. Para ello los cuadrantes de esas zonas serán fortalecidos con unidades de la Unipol, un grupo especializado en atacar tanto los homicidios como los hurtos.

En cuanto al término ‘investigaciones exprés’, Casas insiste en que no se refiere a casos que no se adelanten de manera rigurosa, sino que, por el contrario, se harán en coordinación con diferentes instancias para cruzar información y pruebas que permitan judicializar a los delincuentes.

“Lo que buscamos es que todas las autoridades tengamos una reacción inmediata ante casos particulares como un homicidio. Hay fiscales de apoyo dedicados a acompañarnos”, acota Casas.

Reacomodo de bandas

Una de las explicaciones de las autoridades a la ola de violencia tiene que ver con una lucha interna que estarían librando varias estructuras dedicadas al narcotráfico en la ciudad.

Estos grupos, argumenta Villamizar, están plenamente identificados, “aunque no los podemos revelar para no interferir en las investigaciones de la Fiscalía”.

Se trata de organizaciones delincuenciales dedicadas a la venta de estupefacientes, principalmente, que tienen presencia en las comunas 15, 21 y 18, precisamente las zonas de la ciudad donde más aumentaron los asesinatos durante septiembre. En la Comuna 6 también hubo más homicidios, pero en esta zona se debieron sobre todo a asuntos de convivencia: intolerancia, riñas.

El reacomodamiento de las estructuras dedicadas al narcotráfico se debe por un lado a integrantes de las mismas que han salido de la cárcel para recuperar su control delincuencial, y también a golpes que ha propinado la Policía como la captura de ‘Martín Bala Jr’, de alias W, y el desmantelamiento de organizaciones dedicadas al sicariato como ‘Los Vaqueros’.

“En ese sentido hay dinámicas sociales y delincuenciales que se van transformando y como Policía tenemos que estar monitoreándolas. Además de estos reacomodamientos de las bandas, en la ciudad está impactando también el aumento de los cultivos ilícitos en Jamundí y la situación de violencia que eso genera, además de la situación en general del Cauca y de Nariño. Cali, al ser capital del Pacífico, sufre las dinámicas de violencia de la región, y eso se ve reflejado en el tema de homicidios”, dice el general Casas.

Pie de fuerza

El aumento de los homicidios en Cali también coincide con la salida de la ciudad de aproximadamente 600 policías que se acogieron a un fallo que permitió el retiro de los agentes que tuvieran entre 15 y 20 años de servicio.

Sin embargo, y pese a la escasez de policías en Colombia, (agentes de todo el país se acogieron al fallo y salieron) hay ciudades más pequeñas que Cali y con menos problemas de seguridad que sin embargo tienen más policías por cada 100 mil habitantes. Los ejemplos abundan: Tunja, Popayán, Bucaramanga, para nombrar unos cuantos.

La respuesta del Gobierno ante esta situación ha sido la misma: hay déficit de policías en todo el país, por lo tanto no llegará más pie de fuerza a Cali en el corto plazo. Pero una ciudad en la que matan a 1000 personas al año debería ser una prioridad.

Al respecto, Casas explica que los cuadrantes están siendo reforzados con otras fuerzas como la Unipol, “para que ese policía que está en los cuadrantes no esté solo”.

A mediano plazo, además, a la institución se reincorporarán agentes que se fueron pero que quieren volver. También se incorporarán mujeres como auxiliares, y además la Policía se propuso, en sus escuelas, graduar 8000 policías cada año, y no 5000 como lo venía haciendo.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad