Así va la dura 'pelea' política por las 20 curules del Concejo de Cali

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Así va la dura 'pelea' política por las 20 curules del Concejo de Cali

Agosto 11, 2019 - 07:50 a.m. Por:
Olga Lucía Criollo / Editora de Poder
Concejo de Cali

Hemiciclo del Concejo de Cali.

Giancarlo Manzano / El País

Mientras nueve candidatos se disputan la Alcaldía de Cali e igual número de aspirantes compiten por la Gobernación del Valle del Cauca, un ‘ejército’ de 247 personas ‘pelean’ hombro a hombro por las 20 curules para el Concejo de Cali que se elegirán el próximo 27 de octubre.

En efecto, la Ley de Equilibrio de Poderes dispuso que en adelante el último escaño para esta corporación, el 21, sea ocupado por el candidato a la Alcaldía que obtenga la segunda votación más alta. Pero si el favorecido declina tal derecho, el escrutinio se hará para todas las curules.

Es por ello que en esta ocasión las cuentas de partidos políticos y aspirantes están más enredadas que en años anteriores, sobre todo porque hasta el 27 de septiembre seguirá la expectativa por saber si Cambio Radical se queda por fuera del Concejo, tras el lío que enfrentó al momento de la inscripción de su lista porque, dicen, no cumplió la cuota femenina.

Lo cierto es que 16 de los 21 actuales concejales aspiran a conservar sus curules, pero a la ‘pelea’ se han sumado nombres y partidos que pueden resultar atractivos para el electorado, por lo que según todo está por definirse.

Lea además: La 'jugadita' a Cambio Radical que complicó inscripción de candidatos al Concejo de Cali

Los cálculos

En el caso de los liberales, que hoy poseen cinco escaños, la novedad corre por cuenta de la joven Diana Rojas, a quien las directivas nacionales del partido escogieron como cabeza de lista. Asegura que va a “desatornillar” las malas prácticas del Cabildo y se dice que tiene amplio respaldo burocrático, puesto que hizo parte de la actual Administración Municipal.

Para Duvan Guerrero, jefe de Comunicaciones y Relaciones Corporativas del Concejo, la de Rojas podría ser la sexta curul liberal, dando por sentado que los actuales escaños se mantienen “porque son las mismas sólidas estructuras para una campaña política que no demuestra cambios”.

En efecto, Clementina Vélez, quien aspira por octava vez a la corporación, tras casi 50 años de presencia en el ruedo político, cuenta con voto de opinión e importantes cuotas burocráticas, lo que le garantiza su regreso. “Considero que debemos sacar los mismos cinco y aspiramos a pelear el sexto”, dice.

Junto a ella están Juan Manuel Chicango, que pertenece a una poderosa casa electoral; Óscar Javier Ortiz, que no regresará pero le cederá el puesto a Fabio Arroyave, ‘dueño’ de los votos que eligieron a Ortiz; Carlos Pinilla Malo, expresidente de la Corporación, y Juan Pablo Rojas, que tiene una base social de seis mil mujeres, herencia política de su papá. Aunque no será fácil, de no llegar los seis, Rojas desplazaría a uno de los últimos.

Lea también: Así se alinearon las fuerzas políticas de Cali y el Valle para las elecciones

Con respecto al Partido de la U, cuyos cinco concejales aspiran a repetir, los analistas coinciden en que tiene dos escaños asegurados para Tania Fernández y Audry María Toro (cabeza de lista), del movimiento Nueva Generación, de Dilian Francisca Toro.

A su lado están Carlos Andrés Arias, María Grace Figueroa y Henry Peláez, que al haber construido sus propias estructuras tampoco le van a poner el camino fácil a la competencia. Y hay una novedad interesante: Emmanuel Aljure, que sumaría apoyos del grupos políticos asentados en la Administración Departamental y de empresarios.

Al igual que los liberales, la aspiración de la U es obtener seis escaños, pero de no ser así el riesgo sería para Figueroa o Peláez, partiendo de la base de que el último llegaría hasta con diez mil votos y de que muchos amigos del senador Roy Barreras no votarán en ese partido sino en Colombia Renaciente.

En Cambio Radical, la cabeza de lista es la actual cabildante Alexandra Hernández, del grupo del senador José Luis Pérez y cuyo trabajo social en los barrios también la ubican como fija. Junto a ella está Carlos Hernán Rodríguez, cuota del congresista Carlos Abraham Jiménez y quien, pese a su bajo perfil, tendría la fuerza para repetir escaño en la corporación caleña.

Sin embargo, tras la salida de Diego Sardi y Luis Enrique Gómez, de cuatro curules, el partido podría bajar a dos, a no ser que Hernando González, quien declinó su aspiración a la Alcaldía y jalaría voto de opinión, logre hacerse a una tercera.

Esa es la apuesta del senador Carlos Fernando Motoa, quien asegura que la lista de la colectividad no está en riesgo, después de que Gómez, cuando se vencía el plazo para los cambios en las inscripciones, retirara a tres mujeres para que el documento fuese impugnado por no cumplir la Ley de Cuotas.

“Hay jurisprudencia del Consejo Nacional Electoral, CNE, del 2015 en casos idénticos a lo que sucedió en Cali sobre renuncias en tiempo después de inscripciones y lo que dice es que si la inscripción cumplió con los requisitos de ley y luego hay modificaciones que no son informadas a los inscriptores, como ocurrió aquí, no se responsabiliza a la lista de esas modificaciones y, por lo tanto, no afectan los derechos fundamentales del partido ni de los candidatos a ser avalados”, asegura Motoa.

Y alega que el calendario electoral habla del último día de inscripciones, “pero no de que la plataforma se cierra a las 6:00 de la tarde”, reconociendo que dos hombres renunciaron a la lista antes de esa hora y un tercero lo hizo a las 7:15 de la noche.

Por eso, mientras no descarta que alguien impugne la lista de Cambio Radical en el CNE, sigue haciendo cálculos electorales y reconoce que su colectividad se quedaría solo con dos curules en el Cabildo caleño.

Ahora bien, según Guerrero, de no haber participación de Cambio Radical, los beneficiarios directos serían el liberalismo, la U y el conservatismo, “porque al quedarse sin representación en el Concejo por ese partido, quienes tienen respaldo político buscarían cómo sostenerse de otras organizaciones que les puedan brindar réditos”.

Precisamente sobre los azules, el actual presidente de la corporación y cabeza de lista, Fernando Tamayo, también tendría el camino despejado para seguir con su curul, al igual que Richard Rivera, que pertenece a Coraje, el grupo de Heriberto Sanabria.

“Primero se dijo que nadie se iba a meter a la lista porque era empujar solo mi elección, pero se logró conformar una lista muy fuerte que va a tener cuatro concejales, partiendo de un trabajo colectivo como partido, independiente de las diferencias que haya”, dice Tamayo, antes de calcular que cada una de las cartas azules aspira a contabilizar entre doce mil y quince mil votos.

Ahora bien, el escaño de Jacobo Nader espera ser cedido a Juan Martín Bravo, mediante los votos del grupo político del exgobernador Ubeimar Delgado. Sin embargo, ese tercer cupo estaría en disputa con Albeiro Echeverry y Milton Castrillón, quien decidió volver a la política electoral con los azules, y el exsecretario de Educación Municipal, Édgar Polanco, que podría recoger el voto de opinión que, por ejemplo, dejará libre Diego Sardi.

Le puede interesar: Carteles mexicanos estarían financiando campañas electorales en Colombia

Otras opciones

En el Centro Democrático, la apuesta es, en primera instancia, retener la curul de Roberto Rodríguez, pero se aspira a que las estructuras políticas de la exsenadora Susana Correa y de los actuales congresistas Christian Garcés y Gabriel Velasco logren otro escaño para Rafael Rodríguez.
Sin embargo, hay que anotar que la hoy diputada Juanita Cataño ‘montó tolda aparte’ y se la está jugando por elegir a Diana Manrique a punta de voto de opinión, como sucedió con ella hace cuatro años en la Asamblea.

En cuanto a la Alianza Verde, Flower Rojas, cabeza de lista, parece tener el camino despejado para la reelección en la corporación, dada su cercanía con el aspirante a la Alcaldía, Jorge Iván Ospina, pero el partido también tiene la opción de sacar a María Isabel Moreno, quien pasaría de la Asamblea al Concejo.

Ahora bien, por el lado del Polo Democrático habría cambios en la curul, ya que Patricia Molina, tras el escándalo en el que se vio involucrada, no repite y en su lugar encabeza la lista un ‘histórico’ del partido, Jaime Perea. Pero las opiniones están divididas sobre el futuro del escaño, ya que si bien algunos dan por seguro que se mantendrá e incluso se afirma que las alianzas gestadas con Griselda Janeth Restrepo para la Gobernación del Valle podrían arañarle un segundo cupo, otros, como el exprecandidato a ese cargo por el partido, Alejandro Ocampo, sostienen que esa misma circunstancia podría afectar la votación de las bases, al punto que no falta que el Polo se podría quedar sin espacio en el hemiciclo.

Y finalizando el recorrido por los partidos que hoy tienen representación en el Cabildo caleño está el Mira, cuyos militantes se caracterizan por ser muy disciplinados, lo que garantizaría que Juan Carlos Olaya mantenga su curul.

Vea: Apenas empieza la campaña y ya hay varias relaciones rotas en la política de Cali

Sin embargo, el escaño de esta colectividad cristiana podría verse amenazada por Colombia Justa Libres, el partido del pastor y senador caleño Jhon Milton Rodríguez que, debido al crecimiento de su estructura, podría llegar por primera vez al Cabildo local.

Y como si no hubiera suficientes opciones, el partido ASI, que avaló la candidatura de Michel Maya a la Alcaldía, también lanzó lista al Concejo, encabezada por María Alexandra Pacheco.

“Nos faltaron dos para completar los 21, pero la hemos denominado la lista cívica de unión”, dice Maya, cuya campaña, se afirma, podría traducirse en una curul.

Además hay otro partido que entra en juego, Colombia Renaciente, que, con el impulso de los Barrera y tras la alianza del concejal Gómez con Harvey Mosquera, podría alcanzar un escaño. Eso sí, la cabeza de lista es Enilse Lopera Ocampo, del grupo del representante Jhon Arley Murillo.

Así las cosas, si bien los partidos políticos suelen resultar determinantes en esta elección, sin duda el voto de opinión pesará en la definición del Concejo de Cali que se escogerá el próximo 27 de octubre.

Le puede interesar: Inscripciones también causan 'divorcios' en los partidos de la oposición

En detalle

  • Para un grupo político, la elección de concejales se convierte en la piedra angular de las estructuras políticas.

  • La cabeza de lista es un reconocimiento que se le hace a las personas más representativas de los partidos.

  • Pero tienen la responsabilidad de jalonar la votación de la lista, pues esta se hace por partidos y el número de concejales se reparte según el número de votos que tenga la lista con cada integrante.

  • Una campaña al Concejo promedio puede costar $120 millones, pero hay quienes gastan hasta mil millones.
Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad