"No tengo de qué avergonzarme": Juan Diego Flórez habla sobre el cuestionado contrato por el que salió de Emcali

Septiembre 24, 2022 - 11:55 p. m. 2022-09-24 Por:
Francy Elena Chagüendo Azcárate /  Editora Cali
cali

Juan Diego Flórez, exgerente de Emcali.

Foto: Especial para El País

A través de su abogado, Juan Diego Flórez se puso a disposición de la Fiscalía y dijo que está abierto a lo que las autoridades consideren pertinente. Esto, luego de presentar su renuncia a la gerencia de Empresas Municipales de Cali, Emcali, cuando se descubrieron sobrecostos en el contrato de Infraestructura de Medición Avanzada (AMI), que ha sido noticia toda la semana.

En algunos puntos de ese contrato se especificaba el costo de televisores a $43 millones la unidad, una silla a $17 y dos video wall por $1527 millones, entre otras cosas.

Antes de llegar a Emcali, Flórez fue secretario de Infraestructura de la presente Administración y también había sido secretario de Vivienda, durante la primera alcaldía de Jorge Iván Ospina.

Uno de los cuestionamientos sobre el manejo que le dio a Emcali tiene que ver con sus amigos políticos y la influencia que estos pudieron tener en los contratos que maneja la empresa de servicios públicos.

Lea además: Tragedia en Chocó: hundimiento de balsa dejó dos muertos en medio de fiestas patronales

¿Por qué dice usted que en los medios se está diciendo lo que no es sobre el caso de Emcali?

La misma información que tengo yo es la que los medios tienen. Yo no soy quien prepara todos los documentos de la contratación, obviamente era el representante legal y a mi despacho llegan los contratos cuando se van a suscribir. Pero todos los análisis previos, eso tiene 20 o 30 pasos y procesos, no los veo.

La explicación que me dio la gente de la Gerencia de Energía (sobre el ítem del televisor a $43 millones) fue que en el renglón donde aparece no se alcanzaban a discriminar los otros elementos que hacían parte de ese componente, que incluía un sistema de audio, un sistema donde se conectan las presentaciones, otras cosas. Entonces, la suma de todos esos elementos es lo que da el valor que todos vimos del televisor.

Ahora, se empeñan en seguir diciendo que se compró y realmente no se ha comprado nada. El contrato se suscribió y no se ha pagado nada.

Pero hasta el Alcalde dijo que esto estaba escrito en el documento...

Tal vez el error fue haberlo dejado así escrito, pero lo que yo le he pedido a todo el mundo es que, objetivamente, revisen los pliegos de condiciones, para que lean qué contenían esos ítems cuestionados y ahí está claro. Eso es lo que toca entrar a demostrar. Porque, objetivamente, ¿qué persona pagaría ese dinero por un televisor?. 

Yo, como cualquier otro, leo lo que dice ahí y también dije: ‘sí, eso está muy extraño’. Pero el grupo de Energía y el comité evaluador fueron los que aceptaron eso y uno espera que esté completamente sustentado.

¿O sea que para usted ese fue un error de forma?
Yo creo que sí hay errores de forma. Según los funcionarios de Emcali, en esa línea, en este ítem, no se alcanzaba a describir todo, entonces solo se ve eso. Pero no hay errores de fondo. Lo que me mostraron, hasta el día que yo estuve, es que en el caso de la silla no es lo que la gente piensa que es una silla normal, me explicaron que es para un centro de mando que va a durar 8 años. Lo mismo que el proyector, que no recuerdo cómo se llama, no es un video beam, como la gente se imagina, es un equipo para un centro especializado.

Lo primero que sale es el escándalo y la gente dice muchas cosas. Yo no soy el responsable de eso. Renuncio porque, como digo, hay errores de forma y de pronto no los vi. Me hago al costado para que se investigue, no porque tenga nada qué ver con eso.

Mi función es suscribir el contrato y no es mi función preparar esas cosas, y si hay errores, que los asuma la gente que preparó las especificaciones, la gente que recibió la oferta.

Esas no eran mis competencias como gerente. Pero otra cosa es la responsabilidad y yo creo que lo más lógico es que si las cosas no funcionaron bien, y estaban bajo mi tutela, yo suscribí el contrato, pues pongo mi carta de renuncia para que se todo se esclarezca.

Mi actuación en ese contrato y en todos los que llegan a Emcali, como representante legal, es suscribirlo y verifico que todo tenga un orden, pero antes de llegar a mis manos pasan por Jurídica, Secretaría General, por la Gerencia de Energía, por una cantidad de supervisiones y vistos buenos.

Lea también: "Crisis de la salud no se puede normalizar": el balance de MinSalud después de visitar Cali

Pero este no ha sido el único escándalo de Emcali. Pasó lo de la granja solar, cuya convocatoria se tuvo que suspender, entre otras cosas que generan dudas sobre el manejo de la empresa...

Creo que en Emcali hay mucha competencia entre los sindicatos, cada uno tiene dos fracciones, además hay una campaña política, y una empresa de estas, tan grande, genera mucho interés.

Como se tiene tanta información y están dentro de la empresa, pues cada error se aprovecha para capitalizar. Yo creo que soy una persona que ha hecho las cosas bien y no tengo de qué avergonzarme.

Esto me ha lastimado mucho, de ver cómo se han referido a mí, a mi familia. Han sido situaciones difíciles. Sin embargo, más o menos navego con la tranquilidad de que jurídicamente las cosas se han hecho bien. En estos contratos se va mucho tiempo en estructuración e interviene mucha gente, entonces no son un capricho del gerente.

¿Considera usted que todas las personas que están involucradas en la estructuración del contrato cuestionado deberían salir de Emcali ?

No creo, incluso lo que me contaron ayer: el supervisor, que no conozco, en Emcali hay mucha gente, es un señor como de 30 años en esta empresa, muy experto, logró mostrar todas sus actuaciones y evidenciar que todo está en regla.

¿Y qué dice usted de las acusaciones de que en Emcali se contrata a dedo?

Te repito, he actuado desde la mejor manera para garantizar que en una empresa de estas, tan grandes, todo sea objetivo. En un momento como estos, todo el mundo es capaz de decir calumnias, informaciones inexactas, porque es muy fácil destruir, sin ninguna prueba y verificación.

Pero creo que en mi ejercicio hice lo mejor, con muchos aciertos. Esta es una empresa muy difícil de administrar, esto le ha pasado a otros gerentes.

¿Es cierto usted que salió del país?

Eso es falso, creo que eso es como una presión mediática, seguramente para que la gente piense algo malo, pero yo estoy en mi casa y el lunes vuelvo a buscar trabajo. Le pedí a mi abogado que mandara una carta diciendo que yo estoy aquí y estaré aquí presto para lo que se me necesite, aun diciendo que yo no tengo la responsabilidad.

Le puede interesar: Comercio, damnificado por Día sin Carro y sin moto en Cali: ventas cayeron 60 %

Se dice que todo esto se da por los intereses políticos y que detrás de todo está Juan Carlos Abadía...

Yo no sé por qué la gente se empeña tanto en eso. Tengo relación con muchos políticos del Valle, porque muchos van a Emcali y tienen gestiones y ayudan con el Gobierno Nacional y pienso que se quiere como satanizar, poniendo un halo de incertidumbre. Más allá de eso, yo no comparto con Juan Carlos, hace mucho tiempo no lo veo. Conozco a mucha gente y usan eso para mancillar.

¿Pero usted es amigo de él?

Sí, claro, y soy amigo de muchos políticos y concejales. Me presto de tener buena relación con todo el mundo, yo no soy una persona que tenga una mala relación con ninguna persona, intento no hacerlo, no es mi forma de proceder.

Es muy fácil decir las cosas sin ninguna prueba, sin ningún sustento, solo por decirlas. Mientras uno esté tranquilo con uno mismo, con su conciencia, con su actuar, lo que digan los demás en estos momentos para mí no es tan relevante.

Otro cuestionamiento que se ha hecho es el de firmas como Deltec, que llevan años siendo contratistas de Emcali, ¿por qué esto?

A esa empresa no la conozco muy bien, sé que lleva años trabajando en Emcali. Lo que uno recoge de la gente de Energía es que después de la intervención se cambiaron muchos procesos, entonces todos estos temas de normalización, cortes, recaudos, reinstalación se externalizaron y varias empresas se han profesionalizado en eso. Tengo entendido que Deltec es una compañía, no sé el tamaño, que no solo opera en Cali, sino en muchas ciudades, con más de 15 años de experiencia, y creo que es difícil competirles.

Si se atrevieran a realizar una evaluación juiciosa, desde qué año vienen esas empresas, pues se darán cuenta de que todos los años participan y ganan y es difícil competirles. Yo no vivo pendiente de la contratación, me da lo mismo, si vuelven y ganan si hacen las cosas bien, pues es lo único en lo que yo debería poner el interés.

Todos los entes de control anunciaron investigaciones a Emcali. ¿Cree que van a encontrar más errores o corrupción?

Yo soy un convencido de que uno en el ejercicio público debe de estar abierto al escrutinio y creo que en Emcali las cosas se hacen bastante bien. Hay varios procesos para poder que las cosas salgan adelante, no solo es el capricho de una persona; hay equipos gigantes que participan de eso y eso asegura la colectividad en la estructuración de los proyectos.

Errores pueden existir, pero creería que si hay errores, son de forma, errores que tienen actuaciones administrativas que corregir. En lo que a mi corresponde, creo que no hay ningún hecho que lamentar. Ustedes vieron cómo se hizo la auditoría de los años 2020, 2021 y 2022 y no se encontró ningún hallazgo significativo, más allá de las correcciones que deben hacerse. Es muy fácil destruir y decir cosas que no son sin ninguna prueba, pero se demuestra lo contrario y no se ve a nadie diciendo: me equivoqué.

Entonces, ¿para usted no hay corrupción dentro de Emcali?

No, desde mi punto de vista, no. Ni con los gerentes que yo trabajé, ni con la gente con la que ejercí, todos podrán probar o decir mi forma de comportarme en las reuniones, en cómo se dirigen las cosas. Una cosa es lo mediático y otra lo jurídico, y lo mediático siempre supera lo jurídico.

¿Quiénes conforman la junta directiva de Emcali?

Cuando yo llegué, toda la junta directiva ya estaba ahí. La junta es competencia del Alcalde, incluso todos los gerentes que estaban ahí han visto que yo llegue a administrar con lo que hay, hay gente muy buena y muy comprometida. La única persona con familia en la política es el hijo de la Gobernadora, pero el resto son personas independientes.

Decisiones

Le puede interesar: Las ideas del Gobierno para darle garantías a trabajadores de contratos de prestación de servicios

En la reunión de Junta Directiva de Emcali, del pasado viernes, se ratificó la decisión de suspender el contrato AMI (de Infraestructura de Medición Avanzada), que ha sido cuestionado toda la semana.

También se solicitó la renuncia de los funcionarios que participaron en ese proceso contractual. Inmediatamente el gerente de Energía, Marino del Río, anunció su dimisión al cargo y dijo que “mi gestión ha sido transparente y, para facilitar las investigaciones de los diferentes órganos de control, he decidido renunciar”.

La Junta Directiva, demás, pidió realizar una auditoría al contrato AMI, así como evaluar todo el proceso de abastecimiento y compras de Emcali. Habrá audiencia pública este martes y el miércoles otra reunión extraordinaria.

VER COMENTARIOS