¿Cuál es el mejor medio de transporte para llegar a las universidades?, la experiencia de tres jóvenes
Página no encontrada
PÁGINA NO
ENCONTRADA
No encontró la información que buscaba, intente haciendo una nueva búsqueda.
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad

¿Cuál es el mejor medio de transporte para llegar a la universidad?, la experiencia de tres jóvenes

Mayo 17, 2019 - 11:30 p.m. Por:
Laura C. Peralta Giraldo, del Semillero de Periodismo UAO- El País
Patinetas Cali

Las patinetas eléctricas son el medio de transporte más reciente en la ciudad. En marzo, Cali se convirtió en la primera ciudad de Colombia en añadirlas a su sistema de transporte.

El País Cali

Universidades es la estación del MÍO más utilizada por los estudiantes de Cali, desde allí se distribuye el flujo de pasajeros a los centros educativos del Sur. Según Metrocali, es una de las estaciones más transitadas del sistema de transporte masivo de la ciudad por donde pasan, en promedio, 75.000 viajes día.

La estación es el corazón de las rutas que conducen a las principales universidades de Cali ya sea hacia la vía Panamericana donde están la Universidad Libre y la Universidad Autónoma de Occidente; o hacia la vía Cañasgordas, donde se ubican la Universidad Javeriana, la Universidad Icesi y la Universidad de San Buenaventura. Sobre la Calle 5 se encuentra la Universidad Santiago de Cali y la Universidad del Valle.

Para los expertos, Universidades, es conocida como la estación de la última milla ya que es el trayecto final del sistema -de 1.6 kilómetros- donde se presenta la mayor congestión y los tiempos más complejos de desplazamiento.

Para llegar desde esta estación, hasta sus respectivas universidades, son distintos los medios de transportes que emplean los estudiantes: bicicleta, patineta, bus, carro.

El País acompañó durante diferentes días a Juan Andrés Uribe, Iván Holguín y Daniel Herrera, estudiantes de la Pontificia Universidad Javeriana, a hacer su recorrido desde la estación Universidades hacia su alma máter. Cada uno lo hizo en el medio de transporte que usualmente emplea. ¿Cuánto tiempo se demoró cada uno en su recorrido? ¿Cuánto gastó?, esto contaron.

Rodando en patineta

La primera vez que Juan Andrés Uribe Lotero utilizó las patinetas eléctricas lo hizo por una necesidad mezclada de curiosidad. Debía llegar a su universidad y entregar un trabajo puntualmente. Sabía que no lo lograría ni en MÍO, ni en taxi o Uber.

Logró fácilmente vincular sus datos personales con la aplicación necesaria para activar la patineta y hecho esto, comenzó a rodar. Dejando atrás la congestión vehicular, su recorrido de la estación Universidades a la Javeriana tardó 7 minutos aproximadamente y debió pagar $7000.

Lea también: Expansión de las ciclorrutas causa 'amores y odios' en Cali

Las patinetas eléctricas son el medio de transporte vinculado a la ciudad más recientemente. En marzo, Cali se convirtió en la primera ciudad de Colombia en añadirlas a su sistema de transporte.

Para hacer uso de las patinetas se debe descargar una aplicación, registrar el número de celular, la forma de pago y escanear el código QR para iniciar el viaje. El desbloqueo tiene un valor de $1500 pesos. De allí, cada minuto valdrá 300 pesos.

Este estudiante de noveno semestre de Administración de Empresas, incluyó las patinetas, a uno de sus emprendimientos, ‘Sándwiches en la U’. Durante la semana se dedica a preparar y a vender sándwiches de pan artesanal, cordero y salami y salsa de ajo en su centro de estudio. “Es un servicio de comida a domicilio. Yo estoy en la Javeriana, pero me piden mucho en la Icesi, entonces, en vez de irme caminando, me monto a la patineta y llego más rápido”.

Asegura que usa las patinetas por funcionalidad y optimización de tiempo, “no será lo más barato, pero me ha servido en momentos de urgencia”.

El único ‘pero’ que Juan Andrés ve en ese medio de transporte es el precio. “Realmente me gusta. Es chévere y diferente, lástima el precio porque no debería ser tan exageradamente caro”.

Vehículo particular y carpolling

Los miércoles, jueves y viernes, Iván Holguín va a su universidad. Siempre lo hace en carro. A veces, en el suyo, y otras, en el vehículo de alguien más. Y aunque el valor es mayor que el que pagaría usando un bus, la suma, sostiene que no es alta si se compara con la comodidad, el ahorro de tiempo y la tranquilidad.

“Siempre que voy en el carro, lo hago acompañado de alguien más; o porque voy en ‘cupo’ -carpolling-. No me parece justo ir solo, hay que ayudar a los demás”.

El sistema del carpolling o el carro compartido consiste, ya sea a través de aplicaciones o redes sociales, en compartir un viaje, entre varias personas, para llegar al mismo destino.

“Los cupos son una alternativa que utilizan los universitarios para realizar sus trayectos de universidad-casa y viceversa. La intención es compartir vehículo entre universitarios de la misma institución, conectando pasajeros y conductores y así, contribuir con su economía, la optimización de su tiempo, aportar con el cuidado del medio ambiente y evitar la máxima congestión vehicular.

En Facebook, los mismos universitarios crean grupos donde se publican los recorridos de los cupos, los horarios y los valores. ‘Cupos Javeriana Cali’ cuenta ya con más de 7400 miembros y cada día se hacen alrededor de 40 publicaciones.

Iván paga por su recorrido $2500 y en promedio tarda 15 minutos desde la estación Universidades hasta La Javeriana, cuando no tiene suerte y se encuentra con trancones, hasta 30 minutos.

“Hacer cupos e ir en cupos es chévere, el dinero me ayuda para el parqueadero, me voy charlando con quienes vayan, te da la oportunidad de conocer personas nuevas”. comenta Holguín.

Y es que este fenómeno de compartir vehículo tiene el nombre de ‘Carpooling’ y va más allá del ámbito universitario. Aplicaciones y sitios web como ‘Voy con cupo’ ‘Wheels’ y ‘Rollin’ ofrecen crear, visualizar y compartir recorridos intermunicipales e interdepartamentales.

Viajando en el MÍO

Daniel Herrera es estudiante de psicología de la Javeriana. Todos los días toma el MÍO en su recorrido de ida y regreso. “De tanto coger MÍO, ya sé a qué hora pasan, sé a qué hora salir y cómo calcular mi tiempo”, dice.

Para llegar a su clase de 7:00 de la mañana sabe que, máximo, debe tomar el MÍO que pasa por su casa a las 6:00 a.m. “En la noche, los horarios varían tanto, que es mejor no calcular mucho para no decepcionarse”, dice.

Otro tema que le preocupa a Herrera es el precio del servicio, pues piensa que es un poco elevado para quienes lo usan todos los días, como mínimo dos veces. Además, cree que debería de haber cierta ayuda con los universitarios o tarifas diferenciales.

Carlos Alberto Fernández, conductor del MÍO desde hace dos años, explica que a los operadores les cambian de ruta todos los días y que las que más disfruta que le asignen son las de las universidades: la A11, que lleva hacia la Javeriana y la Icesi; la A17, hacia la Libre y la Autónoma de Occidente y la A14, que dirige a la San Buenaventura; pues son estas las rutas más suaves en cuanto recorrido. “Yo diría que el día más suave para las rutas de universidades es el jueves. De resto, todos los días tiene el mismo flujo de personas, sobre todo, en las horas pico de la mañana y de la noche”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad