Las cajas de compensación que impulsan la región
Valle con sentido

Las cajas de compensación que impulsan la región

Octubre 07, 2018 - 10:19 p.m. Por:
Elpais.com.co
confenalco y comfandi

Las cajas de compensación familiar son mucho más que un sistema de administración de subsidios. Esta es la historia del mapa de beneficios que construyen Comfandi y Comfenalco Valle delagente.

El mapa del tejido social que las cajas de compensación construyen día a día, es tan extenso como el mismo departamento. Solo Comfandi y Comfenalco Valle delagente, suman cerca de dos millones de beneficiarios afiliados, correspondientes a 56.442 empresas de la región. Entonces viendo en profundidad el registro, lo que esas cifras representan es un tejido de beneficios prácticamente incuantificable, ya que el impacto social de las obras y los programas desarrollados por Comfandi y Comfenalco Valle delagente rebasa las fronteras de las afiliaciones, a través de servicios de subsidios, educación, cultura, recreación, deportes, vivienda, emprendimiento, empleabilidad, supermercados, droguerías y crédito social.

Mire no más lo que ocurre con Henry Jiménez, habitante del corregimiento Montebello, que todas las mañanas baja hasta el Centro Cultural Comfandi Nelson Garcés Vernaza, en la calle octava con carrera sexta de Cali, para darle luz a sus días antes de que realmente empiecen en la calle: de 42 años y vendedor ambulante, Henry es discapacitado visual de nacimiento.

Pero allí queda su ventana favorita para contemplar el mundo previamente a caminarlo. El espacio se llama ‘Sala Consentidos’, queda en el quinto piso, y fue adecuado por Comfandi para que las personas con capacidades diferentes encontraran un lugar en la ciudad concebido para atender sus necesidades de comunicación y conexión con el universo. En la ‘Sala Consentidos’, que visitan 1.300 personas al año, hay un software que traduce textos a audios, ayudas ópticas, amplificadores de sonido, material audiovisual en lenguaje de señas, libros digitales, una colección bibliográfica sobre discapacidad, y otra colección de títulos en sistema Braille: aquella galaxia de diminutos puntos que reemplazando la tinta en el papel, aterriza la literatura al idioma táctil del relieve.
Los autores más amados por Henry son García Márquez, Cervantes Saavedra y Pombo. “Cuando leo, veo”, jura él, pelo negro y sonrisa. “Esta Sala es como si fuera mi casa…” dice.

Lo que comenzó, en 1954, como una remuneración adicional que otorgaban voluntariamente las empresas a los trabajadores con personas a cargo, para aliviar su carga económica, y que posteriormente se convirtió en una obligación reglamentada por la ley, a lo largo de los años evolucionó en el sistema de las 43 Cajas de Compensación del país que han sido constructoras de paz y equidad social, trabajando por mejorar la calidad de vida de los colombianos, administrando los aportes del 4% de la nómina las empresas afiliadas, y reinvirtiéndolos en servicios sociales.

Hoy día las Cajas brindan cobertura a 992 municipios de los 32 departamentos del país. El Sistema del Subsidio Familiar cuenta con 627.595 empresas adscritas, 9.554.529 trabajadores afiliados y 11.465.827 beneficiarios, para una población cubierta de 27.498.037, es decir, cerca del 56% de la población colombiana.

En el departamento, los beneficios de las cajas de compensación trazan un mapa que puede comenzar en una biblioteca y terminar en un campo deportivo. La vida de Santiago Ordóñez, por ejemplo, ha crecido en buena parte gracias al tenis que puede practicar de forma subsidiada en las canchas del Club Cañasgordas de Comfenalco Valle delagente.

Santiago lleva siete años entrenando en ese escenario y ahora, a los 14, acaba de ganar un torneo de la Confederación Sudamericana. El chico heredó la fascinación por el tenis de su padre, instructor de Comfenalco Valle delagente y afiliado a la caja de compensación. Su condición de afiliado, justamente, le permitió practicar y avanzar en una disciplina que hasta hace un tiempo casi fue exclusiva de clubes sociales y canchas imposibles. Pero eso es lo que ocurre con las cajas de compensación: ayudan a posibilitar el mundo.

Fanático irremediable de Rafael Nadal, Santiago Ordóñez anhela ser tenista de profesión. Y cree que puede lograrlo, dice, con el sueño cuajado en los ojos. Santiago es uno de los cinco mejores de Colombia en categoría 14 años. “Todo este tiempo de entrenamiento habría sido muy difícil sin el apoyo de Comfenalco Valle”, dice Fernando, su papá, explicando que el chico es parte del programa ‘Academias Deportivas’ que durante el 2017 cobijó a 7.526 niños de Cali, Buga, Palmira, Tuluá, Cartago y Buenaventura. Chicos que allí han empezado a crecer.

En definitiva, es su segunda casa. La labor que realizan Comfandi y Comfenalco Valle delagente, sumada a su experiencia y solidez, las convierten en aliadas del Estado y las empresas, en motor de desarrollo sostenible de la región y en actores relevantes que contribuyen al cierre de brechas sociales del país y a la construcción de una sociedad más equitativa e incluyente para todos.

En cifras

  • 43 cajas de compensación conforman el sistema de subsidio familiar en el país
  • 627.595 empresas afiliadas con 9.554.529 trabajadores afiliados en Colombia.
  • Al cierre del año pasado 27.498.037 colombianos estaban cubiertos por los beneficios de las cajas de compensación que cobijan al 56%




  • Educación formal 16.562 menores matriculados.
  • Recreación 1.428.308 personas atendidas en centros recreativos y vacacionales
  • $ 202.812 millones de subsidio monetario
  • $ 65.614 millones en subsidio de vivienda
  • $ 35.009 millones en subsidios al desempleo 
  • 973.144 millones de servicios prestados en bibliotecas
  • 186.082 asistentes a actividades culturales















confenalco

Valle con sentieo

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad