Las claves para que el Halloween traiga mejor sexo

Escuchar este artículo

Las claves para que el Halloween traiga mejor sexo

Octubre 20, 2019 - 07:55 a. m. Por:
Redacción de El País 
disfrazse

Los disfraces hipersexualizados, sostiene Besteiro, “no solo perpetúan los roles de género, sino que relegan a la mujer a un mero objeto sexual”.

iStock photo / El País

La relación de pareja, debido a la cotidianidad y la tendencia del ser humano a la rutina, tiende a pasar por periodos de monotonía en los cuales una pareja interesada en mantener vivo y nutrido el vínculo debe trabajar por evitar caer en esta.

Según la psicóloga clínica Paula Dávila, “la sexualidad no está exenta de pasar por dicho proceso y es ahí donde juegan papeles muy importantes el erotismo y la sensualidad a favor del placer individual, pero por supuesto también del encuentro con la pareja”.

Lea también: ¿Le gustan mayores?, este es el secreto del 'sex appeal' de los hombres de más de 45 años

“El punto esta en sentirse sensual y para esto el juego de roles es una alternativa que nos permite ser otros de alguna manera, deshinibirnos y hacer y ser lo que en realidad no somos. Un elemento sumamente importante para que el juego de roles sea un éxito está en la comunicación y el conocimiento previo que se tenga sobre la pareja, porque de esta manera es posible ajustar lo que quiero proyectar con lo que al otro excita”, agrega la experta.

Los disfraces para adultos se consiguen en Cali en sitios como la Pantera Roja o en tiendas online. Hay accesorios desde $20.900 hasta vestuario por $180.000.

De acuerdo con la sexóloga Carmita Laboy, el mes de octubre con Halloween se ha convertido en la mejor excusa para saciar una necesidad de fantasía sexual. “A mayor insatisfacción sexual con la pareja, mayor uso de disfraces. Y esos otros elementos que son idóneos para subsanar lo que verdaderamente falta en esa relación, en ese vínculo”, aclara.

Al ocultarse, al disimular su propia identidad, las personas se consideran en mayor libertad de actuar espontáneamente. Se atreven a hacer cosas que, sin el disfraz, jamás considerarían o se atreverían y en el sexo esa libertad es imprescindible.

Laboy recomienda, que antes de usar disfraces o ponerse la máscara, las parejas aprenden a conocer las respuestas de su cuerpo y las del otro ante cada estímulo que experimentan. Al haber conquistado dicho plano, son bienvenidas toda clase de ayudas externas, que busquen reactivar la pasión.

Es así como los disfraces permiten plantear juegos de roles, que generan una sensación de novedad, de transgresión, y si la pareja es creativa y los roles se hacen creíbles es un excelente recurso erótico. El tipo de disfraz depende de lo que los gustos de cada uno, pero más que el vestuario o el maquillaje, es importante la actitud y creerse el rol que se está interpretando, para que la estrategia funcione”, dice el sexólogo argentino Ezequiel López Peralta. Aquí, tips para ponerse la máscara y juga

Cómo elegir

Es importante conocer a la pareja, saber qué fantasías tiene, qué se las genera, para satisfacerla a través de sus sentidos con un juego de rol que despierte toda su pasión. “Depende mucho cada persona. En algunos disfraces inocentes, de monja o sacerdote, despiertan su lado más sensual, otros quieren roles en su pareja más rudos, tipo policía; loables como enfermera o médico, sexis como secretaria, ejecutiva o profesora, o jugar a ser rescatados por héroes de cómics”, dice Ezequiel López.

Pregúntese qué le gustaría ver a su pareja: a una gatita, a una conejita, a una bruja, una muñeca, o un policía, un stripper, luchador, vaquero, pirata, policía o convicto.

Consejos

No es imprescindible usar un disfraz entero, basta con un accesorio que le permita meterse en el rol y jugar a ser otro, que interpreta un papel.

Entre los juegos de roles comunes está el de la colegiala que seduce a su profesor; la enfermera que cuida juiciosamente a su paciente; la camarera que lleva un buen servicio a la habitación, o la domadora capaz de domesticar a la más indomable de las criaturas, o la secretaria sexy que plantea la clandestinidad de una relación en medio de un contexto poco apropiado.

Ideas para jugar

Nada más sexy que una minifalda, una cablusa camisera entreabierta dejando ver algo de lencería y unos lentes que le den ese aire intelectual-erótico.

Un traje de pantalón y chaqueta puede hacer milagros a la hora de alterar los sentidos. Jueguen a desabrochar los botones.

Explorar el cuerpo del otro es posible con un disfraz de enfermera.

El delantal puede ser usado como elemento erótico mientras le cocina a su pareja llevando algo de ropa íntima (o nada).

Un camuflado puede hacer que su pareja quiera adherirse a sus fila. 

Polémica

“La producción de disfraces basados en los roles de género no es nueva”, cuenta la doctora en Historia Elizabeth A. Grater en su tesis sobre la sexualización de Halloween. “Sin embargo, cada vez se vuelven más estereotipados, más sexualizados y más limitados en su variedad de opciones para mujeres”.

Según Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas (FMP), de España, “algunas mujeres, para resaltar sus atributos físicos frente a los hombres compran disfraces que perpetúan la idea de cosificación de la mujer. La problemática crece cuando estos son versiones infantiles, como el de enfermera sexy para niñas”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad