La emergencia es real

Noviembre 15, 2022 - 11:55 p. m. 2022-11-15 Por:
Elpais.com.co

Durante el último mes y como se anticipó con suficiencia, Colombia ha sufrido el embate de una ola invernal de grandes proporciones que parece prolongarse. En contraste, la reacción de todos los niveles de la administración pública sigue siendo dispersa y miles de colombianos padecen la tragedia que deja pérdidas de vidas humanas, destrucción y angustia en casi todo el territorio.

Esa es la emergencia nacional que se temía desde que el Instituto de Hidrología y Meteorología, Ideam, anunció la llegada de La Niña, fenómeno atmosférico ampliamente conocido por los daños que ha causado en nuestro país. Era el aviso que debió obligar a coordinar la actividad de las autoridades nacionales, departamentales y municipales para prevenir lo que podía pasar y para tener listos los recursos que permitieran atender los desastres que ocasionaría.

Pues no fue así. Quizás, la euforia del cambio de gobierno, las maniobras que requerían asuntos como la construcción de una coalición y la aprobación de la reforma tributaria desplazaron la alerta del Ideam de la agenda presidencial. Incluso la declaración de emergencia que hace varias semanas anunció el presidente Gustavo Petro pasó a un segundo plano, mientras la situación del país se complicaba de manera alarmante.

Así departamentos como el Valle han registrado innumerables consecuencias como el hundimiento de la vía entre Dagua y Loboguerrero que aísla a Cali y al suroccidente colombiano del Pacífico y obliga a un extenso rodeo, o la creciente del río Cauca en la capital vallecaucana que ya se extiende hacia los municipios comprendidos entre Palmira y Cartago. Y hay centenares de comunidades en peligro en las zonas de ladera.

El balance, según la Unidad Nacional para la Gestión de Riesgo, Ungrd, es estremecedor: hasta el momento, las lluvias han afectado a 496.226 personas que conforman 149.645 familias y van 205 muertos, 281 heridos y 53 desaparecidos. Se han producido 1.169 movimientos en masa, 799 inundaciones, 297 crecientes súbitas, 219 vendavales, 100 avenidas torrenciales, 83 temporales, 32 granizadas que destruyeron 5.858 viviendas y averiaron 77.816, afectaron 2.236 vías, 247 puentes vehiculares, 321 acueductos, 84 alcantarillados, 19 centros de salud, 247 educativos y dejaron hasta ahora 23.518 hectáreas inundadas.

En el Valle, la información es igual de alarmante: 28 de los 42 municipios del departamento están en alerta naranja, de acuerdo con la Secretaría de Gestión de Riesgos y Desastres, mientras el gobierno departamental ha hecho reiterados llamados para que la Nación apoye con recursos la atención de lo que es una calamidad pública que no da espera.

Ayer, el Ministro del Interior anunció una serie de medidas que tomará el Gobierno Nacional para atender la situación, incluyendo la presencia del presidente Petro en el Puesto de Mando Unificado. Reconociendo que esa es una demostración de interés, es momento para pedir que las respuestas no demoren. Son cientos de miles de colombianos que requieren la asistencia y la coordinación del Estado que atienda lo que es una verdadera Emergencia Nacional.

VER COMENTARIOS