Escuchar este artículo

Homenajes que ofenden

Septiembre 23, 2021 - 11:55 p. m. 2021-09-23 Por: Editorial .

Mientras que el país se esfuerza por hacer viable el acuerdo que se celebró en La Habana para terminar el conflicto con las Farc, lo que incluye enormes concesiones para quienes fueron causantes de las peores acciones contra la vida, la integridad de miles de seres humanos y las libertades de nuestra nación, el partido que nació de ese propósito celebra los once años de la muerte de uno de sus más sanguinarios y tenebrosos cabecillas. ¿Será esa la manera de sus integrantes de reconocer la voluntad de paz de los colombianos?

El homenaje a alias el mono Jojoy que realizó el partido de los Comunes en Bogotá parece más bien la evocación de las peores formas de violencia para, supuestamente, tomarse el poder. Algo que nunca iban a lograr las Farc, como se demostró a lo largo de más de cincuenta años de toda clase de delitos en los cuales, quienes dirigieron esa organización sacrificaron miles de vidas, incluidas las de quienes reclutaron a la fuerza o fueron atraídos por sus ofrecimientos mentirosos.

Pero sus atrocidades sí lograron concitar la unidad nacional para utilizar la Fuerza legítima en defensa, no de un régimen dictatorial sino de la vida y la libertad en Colombia. Y para derrotar a quienes desaparecieron miles de seres humanos, comprometieron en la guerra a decenas de miles de niños y niñas muchos de los cuales murieron, violaron y secuestraron a toda clase de personas en busca de una retribución económica o simplemente para ganar protagonismo político.

En uso de esa defensa legítima fue dado de baja ‘Jojoy’. En su vida como en su muerte no hubo nada de heroico, por el contrario, existe un extenso legado de testimonios y documentos tanto gráficos como fílmicos donde consta su desprecio por la condición humana de quienes caían víctimas de sus órdenes, en particular los secuestrados que fueron confinados a campos de concentración en los cuales se les negaron las más elementales condiciones. Y fue paradigmática su apelación a la violencia y al terror con el cual se ganó el reconocimiento universal por su crueldad.

Por ello no es fácil entender que un partido que representa a quienes fueron acogidos de nuevo por la sociedad, le rinda un homenaje a quien fue símbolo del horror y la violencia contra sus semejantes. A las Farc se les creó una jurisdicción especial y se les facilitó su participación en el Congreso y la política aún a costa de la unidad nacional, lo que merecería por lo menos un gesto sincero de arrepentimiento y de rechazo a la barbarie que ellos como organización patrocinaron, promovieron y ejercieron bajo las órdenes del tristemente homenajeado.

Así no se logra la paz ni el desarme de los espíritus ni el respaldo a medidas que como la creación de la JEP son concesiones dolorosas que generan división en nuestra sociedad. Y mucho menos, con ironías y burlas a los secuestrados por las Farc, como las pronunciadas por quien hoy es Senadora de la República. Así se disculpe, cometió otro acto más contra el respaldo que ese acuerdo debe tener entre los colombianos.

Sin duda, el homenaje a alias el mono Jojoy fue una ofensa a sus víctimas y a nuestra Nación.

Obtén acceso total por $9.900/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS