El pais
SUSCRÍBETE
Congreso Asobancaria
Congreso Asobancaria Gustavo Petro, Presidente de la República de Colombia.* Jonathan Malagón, Presidente de Asobancaria. Cartagena 7 junio 2024 | Foto: GUILLERMO TORRES REINA / SEMANA

Editorial

El recorte al gasto

Cuando a las arcas del Estado no ingresa lo requerido para financiar todo lo que se proyectó inicialmente, lo responsable es recortar el gasto.

8 de junio de 2024 Por: Editorial

Una vez más, el sector empresarial ha elevado una voz de alerta sobre la necesidad de que se ponga en marcha, cuanto antes, un plan de reactivación que detenga el deterioro progresivo que viene experimentando de la economía colombiana.

Lo ha hecho en el marco de la convención de Asobancaria, que concluyó ayer en Cartagena, donde no solo representantes del sistema financiero, sino también académicos, analistas y voces de otros gremios han expresado su preocupación por el comportamiento de las variables macroeconómicas durante lo que va del presente año.

Fue en el marco de ese diálogo, respetuoso y franco, donde el Gobierno reconoció, a través del Ministro de Hacienda, lo que ya muchos expertos habían vaticinado: que las proyecciones sobre los ingresos del Estado para el 2024 no se pudieron cumplir y que hoy el hueco fiscal del país es más grande de lo que inicialmente se pensó. Por lo cual ahora será necesario hacer un drástico recorte en el Presupuesto General de la Nación, cuyos impactos apenas empezarán a definirse la próxima semana.

Por supuesto, es sano que el Gobierno reconozca que sus números no cuadran. La posición del Ministro de Hacienda lanza un mensaje de tranquilidad a los mercados, pues Colombia se ha distinguido históricamente por una férrea disciplina fiscal que ha mantenido la confianza inversionista en su economía.

Cuando a las arcas del Estado no ingresa lo requerido para financiar todo lo que se proyectó inicialmente, lo responsable es recortar el gasto. Pero ese ajuste debe hacerse especialmente en el funcionamiento, donde el Gobierno se ha excedido, y no sacrificar la inversión.

Si hay algo en lo que se requiere un gran acuerdo nacional, es en el manejo de la economía. Porque aunque la inflación ha venido cediendo terreno, las tasas de interés empiezan a bajar y hay algunos indicadores que muestran recuperación, es un hecho que la producción y el consumo muestran estancamiento, mientras el desempleo sigue sin descender.

El Estado juega un papel clave para revertir este panorama y eso es lo que señalaron, una vez más, los empresarios que asistieron a la cumbre de Asobancaria. Se requiere, entre otras medidas, un impulso claro y decidido a la construcción, no solo en materia de vivienda, sino especialmente en infraestructura. A la fecha hay por lo menos 14 proyectos de vías 4G con un muy bajo nivel de ejecución, debido a la falta de coordinación entre los sectores privado y público. Destrabarlos significaría una inversión de más de $14 billones este año a la economía en diferentes regiones del país.

El Gobierno tiene hoy una gran oportunidad para recomponer el camino. Pero hacerlo implica dos cosas: por un lado, no seguir desgastando al país en discusiones políticas inútiles -como el embeleco de una Constituyente-, que no hacen más que crear incertidumbre. Y por otro, seguir dispuesto a corregir errores, escuchar y tratar con respeto al sector productivo. Evitar una recesión es tarea de todos.

AHORA EN Editorial