¿Durará la tregua?

¿Durará la tregua?

Junio 30, 2019 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

La tregua que se dieron Donald Trump y Xi Jinping en la guerra comercial que los enfrenta desde hace meses fue lo más relevante de la cumbre de líderes del G-20 realizada en Japón. En el marco de esa reunión los presidentes de Estados Unidos y China reabrieron el diálogo para buscar un acercamiento y llegar a un acuerdo, lo que no significa que se despejen los temores de que la tensión resurja y ponga de nuevo en riesgo la salud de la economía mundial.

Los mandatarios acordaron reestablecer las conversaciones interrumpidas desde mayo y Estados Unidos renunció a gravar con nuevos aranceles US$325.000 millones en importaciones de China, como amenazó antes de la cumbre. Sin embargo, no levantará los que ya había impuesto sobre US$200.000 millones, como no lo hará China con los US$60.000 millones en productos norteamericanos que gravó en represalia. Estados Unidos también permitirá que sus empresas vendan productos y componentes al gigante tecnológico chino Huawei, mientras los asiáticos se comprometieron a realizar mayores esfuerzos para abrir su mercado a compañías extranjeras.

Al final del encuentro con el mandatario chino, Trump aseguró que “vamos a desistir de nuevos aranceles y ellos van a comprar productos agrícolas”. Y se mostró optimista sobre la posibilidad de conseguir un pacto que permita resolver conflictos a futuro, lo que según sus palabras “sería un acontecimiento histórico”.

Hay que recordar que las negociaciones entre ambas potencias se suspendieron cuando Estados Unidos acusó a China de retractarse a último momento de compromisos que se habían cerrado sobre igualdad de acceso al mercado asiático o propiedad intelectual, y para los que China debía modificar su legislación. El gigante oriental respondió que EE.UU. quería exigirle unas condiciones que afectaban su soberanía. Entonces se impusieron los aranceles.

La tregua alcanzada significa un alivio para los mercados financieros, aunque aún subsisten dudas. Entre ellas qué fue realmente lo pactado sobre Huawei, el gigante tecnológico chino vetado y señalado de violar la seguridad nacional de Estados Unidos, al que se le levantó el boicot. Tampoco se sabe cuáles son las cartas que Trump o Jinping se han guardado debajo del saco y ante la falta de detalles sobre la nueva ronda de negociaciones entre los dos países no hay certeza de que la tregua sea firme y duradera.

En esencia lo que el gobierno de Trump pretende es que China cambie la forma como ha crecido en las últimas décadas, es decir, que elimine los subsidios a las empresas estatales, abra su mercado interior, no se apropie de las innovaciones de las compañías estadounidenses y que rinda cuentas si no cumple con algunos de estos compromisos. Pero China ha dicho que no cederá a la presión y que están en juego cuestiones de principios.

Al margen de este episodio que fue protagonista, el G-20 ratificó en Osaka el compromiso con el Acuerdo de París sobre cambio climático, a excepción de Estados Unidos, y marcó un punto alto en las relaciones comerciales al firmarse, tras 20 años de negociaciones, un acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur que permitirá una zona de libre comercio de 780 millones de consumidores. Un espaldarazo a la economía globalizada, a pesar de los mensajes contradictorios del presidente Donald Trump.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS