Cuidemos la economía

Noviembre 16, 2022 - 11:55 p. m. 2022-11-16 Por: Editorial .

El dato del crecimiento de la economía colombiana confirma su solidez y la capacidad que tiene el país para enfrentar los retos que le esperan. Y es una respuesta rotunda a quienes desde el gobierno han pretendido descalificar lo que la Nación ha construido con esfuerzo, para tratar de imponer puntos de vista que en muchos casos desafían la lógica.

Crecer el 7% en el tercer trimestre es una demostración real de fortaleza, que mantiene a Colombia entre los países con mayor capacidad para responder a los retos de una economía global desconcertada por la inflación, golpeada por los efectos de la invasión a Ucrania y, sobre todo, temerosa ante los anuncios de recesión. Y es más relevante en un país afectado por la incertidumbre que causó la política con la elección del presidente Gustavo Petro y de las mayorías en el Congreso, construidas mediante alianzas con los partidos tradicionales.

No obstante, la respuesta de los sectores productivos que demandan mano de obra muestra el empuje de los colombianos: actividades artísticas y entretenimiento que crecieron 36,90%; las comunicaciones, 14%; la construcción 13,40%, las actividades financieras 9,20%, el comercio 8,10%, las actividades profesionales y técnicas 7,90% y la industria 7%. Todo ello, apalancado por el aporte sostenido de los sectores de hidrocarburos y la minería.

Ese es el resultado de un modelo económico en el cual la libre empresa y la iniciativa privada han sido factores sustanciales. Y aunque el país adolece de problemas sociales que deben resolverse, y de inequidades que golpean a muchos sectores de la población, la respuesta no puede ser el desconocimiento de las fortalezas que, como la industria petrolera se han ido construyendo, logrando recursos de gran importancia para resolver esos problemas.

Ahora, miembros del gabinete ministerial y no pocas declaraciones del presidente Petro parecen encaminadas a sembrar dudas entre los colombianos. El resultado es el desconcierto que ya muestran muchos de los factores que han hecho posible un crecimiento que aporta a las arcas públicas para permitir que el Estado tenga el músculo que requiere para resolver las dificultades de la sociedad y para satisfacer sus compromisos, evitando una crisis fiscal.

Es claro que si esa tendencia a la descalificación continúa, el resultado se verá en muy poco tiempo, y no precisamente por los factores que como la inflación, el alza de las tasas de interés para contenerla y la devaluación, son los grandes enemigos de la estabilidad económica y del bolsillo de los colombianos. Y no es un asunto de alabar lo que existe, de callar ante los problemas o de silenciar la crítica frente a los errores que se puedan haber cometido.

Se trata de entender que la economía es de todos, que no es un asunto de ideologías y que las decisiones que se tomen afectan a todas las familias colombianas. Por ello hay que cuidarla y defenderla de las amenazas que la rondan en el campo internacional como en el interior del país donde campea la desinformación. Y hacer lo posible para proteger el bienestar de la Nación y la riqueza del país.

VER COMENTARIOS