Ciudades responsables

Escuchar este artículo

Ciudades responsables

Octubre 25, 2019 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

“Las ciudades son el lugar donde se ganará o perderá la batalla contra el cambio climático”. La responsabilidad que el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, les endosó a las urbes durante la Cumbre Mundial de Alcaldes realizada este mes en Copenhague, es un llamado a que desde ellas se den los pasos necesarios para transformar el futuro ambiental del Planeta.

Hay razón para que las ciudades estén en el centro de la que es, o debería ser, la mayor preocupación del mundo. En ellas se concentra el 56% de la población, con casos como el de Colombia donde la cifra llega al 78%, y son las generadoras del 70% de las emisiones de dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero más común. Como la proyección es que para la mitad del siglo 7 de cada 10 personas vivan en zonas urbanas, las decisiones de cómo hacerle frente a los problemas ambientales que se generarán tienen que tomarse ya.

Entre más grande y poblada sea una ciudad aumentará el número de vehículos, se desarrollará más la industria, habrá un consumo superior de servicios públicos y será más complicado regular los factores que inciden en la contaminación. Por eso es importante conocer el impacto que tienen las actividades desarrolladas en todos los sectores y segmentos de la población, para que, a partir de esa información se definan las políticas que permitan minimizar sus efectos sobre el medio ambiente.

Hay metas que se deberían cumplir, como lograr que dentro de 10 años las emisiones de CO2 hayan bajado al 45% y que en el 2050 se alcance la neutralidad climática que consiste en medir, reducir al mínimo la emanación de los gases contaminantes y compensar lo que no sea posible erradicar. ¿Qué necesitan hacer las ciudades? Contar con un plan de desarrollo urbanístico que corrija los problemas actuales y que proyecte unas localidades más limpias, verdes y ambientalmente responsables.

Los objetivos son claros. Hay que tener un ordenamiento territorial que permita tener un crecimiento urbano responsable; los sistemas masivos de transporte deben ser más eficientes y sustentables para poder desestimular así el uso de vehículos particulares; la conversión hacia las energías renovables debe darse en el corto plazo, mientras que se necesitan unas políticas aplicables para el manejo de los residuos y unos planes ambientales integrales.

El Valle y Cali comienzan la tarea. El departamento cuenta con un programa para enfrentar el cambio climático que busca mitigar para el 2030 los efectos negativos del clima sobre sus recursos hídricos, ecosistemas, la agricultura y la salud de su población. En la capital existe desde el 2016 un plan de mitigación y adaptación para trabajar en siete áreas que incluyen la recuperación de las cuencas y sus ríos, cambiar hacia una movilidad más sostenible y educar a la población para que disminuya su huella de carbono. Las buenas intenciones existen, habrá que esperar para ver si se traducen en resultados.

El tiempo corre, el mundo se calienta más cada año y las ciudades tienen que actuar de inmediato. Ya lo dijo Guterres en la clausura de la Cumbre Mundial de Alcaldes: “Sin una planificación urbana respetuosa del clima, las consecuencias serán profundas. Hoy tenemos los conocimientos, la tecnología, contamos con los recursos para atender la emergencia climática y fomentar el desarrollo sostenible. Lo que falta es la voluntad política”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS