El pais
SUSCRÍBETE
Bandera Colombia - Recesión - Indicadores - Billetes - Desaceleración
El crecimiento de la economía caleña durante el primer trimestre de 2024, muy por encima del promedio nacional, es una noticia alentadora. | Foto: Getty Images

Editorial

Cifras positivas

El momento positivo se refleja también las cifras de la inflación en Cali, inferior a la del promedio resto del país, lo que significa un alivio para el bolsillo de los ciudadanos.

14 de junio de 2024 Por: Editorial

El crecimiento de la economía caleña durante el primer trimestre de 2024, muy por encima del promedio nacional, es una noticia alentadora. Falta, sin embargo, volver a los niveles anteriores a 2023 para garantizar una recuperación duradera, e impulsar sectores como el de la vivienda y las exportaciones para que haya una mayor incidencia en la generación de empleos y se refleje de forma directa en una mejor calidad de vida para quienes viven en la capital del Valle.

Según los resultados del Indicador de Actividad Mensual Económica, IMAE, que mide once variables entre las que están el índice de producción real, la ejecución del gasto público, los depósitos de ahorro, las licencias de construcción o las matrículas de vehículos, entre otros, durante los meses de enero, febrero y marzo de este año la economía local mostró un repunte del 2,6%. Una diferencia de 1,9% con la reportada a nivel nacional que apenas llegó a 0,7%.

Comparados con el mismo periodo del 2023, dos ítems jalonaron ese crecimiento: por un lado la ejecución del gasto público, que aumentó un 19%, y por el otro el peaje de carga, que subió el 18%. Por el contrario, siguen decreciendo renglones como el de las licencias de construcción, el cual bajó el 23,4%, y el de las exportaciones, con una disminución del 26,6%.

Los más afectados por la recesión que empezó a sentirse en año anterior, son precisamente dos de los sectores que más pueden aportar a la oferta de puestos de trabajo, de ahí que su impacto se refleje en la cifra de desempleo local, que en abril marcó un 12%.

Pese a que la cifra de crecimiento de la economía caleña está muy por debajo de su promedio histórico del 3,8%, hay esperanzas de que vaya en aumento en lo que resta del año. En primer lugar, existe una mayor confianza en la actual administración municipal así como en su manejo de lo público, lo que puede atraer más inversión a la ciudad. Además, la realización de la COP16, la cumbre mundial de biodiversidad que reunirá en la capital del Valle a 12.000 participantes, traerá réditos importantes en materia económica.

El momento positivo se refleja también las cifras de la inflación en Cali, inferior a la del promedio resto del país, lo que significa un alivio para el bolsillo de los ciudadanos. Si hay mayor capacidad adquisitiva, la reactivación puede ser más ágil y efectiva. Para que así sea, se debe insistir en que el Banco de la República reduzca las tasas de interés, lo cual puede incentivar el consumo y contribuir a un mejor desempeño de la economía.

Aunque el Valle del Cauca mostró un menor crecimiento que Cali en el primer trimestre del año, con un 1,3%, es de resaltar que también estuvo 0,6% por encima del de la Nación. La recuperación será más lenta, la mayoría de los indicadores del IMAE departamental siguen estando en rojo aún pero se han recuperado en comparación con los del 2023.

Si bien este seguirá siendo un año difícil para las economías local y regional, hay buenas expectativas sobre su mejoría. Para ello hay que trabajar aún más sobre la confianza para que lleguen nuevos inversores e insistir en el potencial único de la región por su ubicación geográfica, por su infraestructura y por su capital humano.

AHORA EN Editorial