Reino Unido, drones y tecnología

Agosto 23, 2022 - 11:55 p. m. 2022-08-23 Por: Mario Carvajal Cabal

El uso de la tecnología siempre va a depender del usuario. Así como el GPS puede ser utilizado para bombardear sin cesar a países o poblaciones, este mismo sistema puede ser utilizado para enviar insumos médicos a lugares remotos y de difícil acceso. Por esta razón, la tecnología puede ser vista como un facilitador de intenciones. Lo mismo sucede con los drones.

Inicialmente, estos fueron desarrollados por la industria militar para poder ejercer daños mayores, sin poner en riesgo a las tropas. No obstante, estos vehículos aéreos que no son tripulados por humanos han tenido un auge en diferentes industrias, desde el cine (profesional y aficionado), el monitoreo de áreas naturales protegidas, hasta el transporte de suministros médicos a lugares de difícil acceso. Esto último ha sido una de las razones por las cuales el Reino Unido, en un experimento único a nivel mundial, buscará establecer la primera ‘súper autopista de drones’ del mundo.

El gobierno inglés, según la BBC, autorizó a la compañía Skyaims implementar un proyecto que permite la circulación de drones autónomos entre el espacio aéreo entre Reading, Oxford, Milton Keynes, Cambridge, Coventry y Rugby (164 millas en total) para mediados del 2024. Este es uno de varios proyectos que han sido aprobados dentro de una estrategia relacionada con la ‘integración de los sistemas de aviación y vehículos de nueva tecnología’. Entre estos se encuentra el uso de drones para el transporte de correo común y de medicinas, lo cual podría derivar en que pacientes de cáncer puedan ser tratados en su comunidad local, en las Islas Soringas y Escocia.

Adicionalmente, según un reporte de la BBC y otro del Foro Económico Mundial, entre los usos de este tipo de súper autopista de drones, se encuentran usos policiales, inspección de infraestructura industrial, transporte de vacunas, entre otros. Este último ya se puso a prueba en partes de África, donde la infraestructura vial no era la adecuada para vehículos, y se utilizaron drones autónomos.

Este tipo de estrategias avanzadas por el gobierno británico son parte de un plan que busca innovaciones aeroespaciales y que serán financiadas con $273 millones de libras esterlinas. La idea es que este tipo de vehículos vuelen a una altura menor a la de los corredores de los aviones, y cualquier operador de drones que quiera circular por esta autopista tendrá que registrarse ante el gobierno británico y la autoridad aérea del país.

El gobierno estima que este tipo de proyectos de innovación aeronáutica podría crear hasta 8800 empleos dentro del país en el corto plazo. Igualmente, un reporte de investigación comisionado por Downing Street afirma que los drones, para el 2030, podrían contribuir por más de $50 billones de libras a la economía y podrían crear más de 650.000 empleos, si se pudiera desarrollar el potencial económico de estos aparatos.

Está claro que este tipo de estrategias e innovaciones vienen acompañadas de riesgos. Entre estos, el tráfico de sustancias ilegales, incremento de polución de ruido, accidentes aéreos entre drones o contra humanos (al momento de entregar correo o insumos médicos). Por esta razón, las autoridades y empresas privadas están diseñando la tecnología que permita dar un seguimiento en tiempo real de los drones y minimizar los accidentes.

Ahora, si el experimento funciona, esto podría revolucionar una variedad de sectores económicos y podría disminuir, significativamente, costos internos de transporte. No obstante, siempre es importante tener en cuenta que la tecnología depende del usuario.

Sigue en Twitter @Mariocarvajal9C

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS